TEATRO

Clara

Sofía Wilhelmi

Román Setton

El título de la obra, Clara, evoca la tradición del melodrama. Se trata solamente de un MacGuffin y refiere al no-personaje epónimo cuya vida se encuentra en peligro cuando comienza la acción. Clara es la novia de Santiago (Agustín León Pruzzo), quien va a ver al doctor Gabriel Rojas (Javier Pedersoli) para suplicarle que opere a su amada y la salve de un cáncer cerebral. Santiago está, previsiblemente, en estado crítico, pero Rojas no le ahorra por ello los mil y un modos de pequeñas denigraciones, mortificaciones y torturas del sistema médico y la idiosincrasia de sus grandes figuras, que encuentran un oscuro goce en disciplinar con la espera a sus pacientes. Mientras Santiago le refiere el caso de Clara, Gabriel contesta un millón de veces el teléfono y discute morosamente infinidad de minucias cotidianas (por ejemplo, la cena de ese día). Finalmente, como Santiago no cuenta con la totalidad del dinero para pagar la operación, el médico lo despide con una negativa y con la amenaza de llamar a los agentes de seguridad para expulsarlo por la fuerza si no se retira de inmediato.

A partir de este pequeño marco se desarrolla una comedia sólida, en la que la muerte de Clara es sólo la ocasión para que Santiago y su hermano Abel (Claudio Mattos) intenten perpetrar una venganza. Pero los vengadores son dos ineptos y Santiago tiene además estándares morales muy altos y formula constantes objeciones a los planes. Abel, por su parte, es un actor contrariado, que no logra representar su papel. Así, el motivo de la actuación da lugar a una gran cantidad de pasajes de comicidad, mezclados con alusiones a Shakespeare y a la función terapéutica que cumplen muchas veces los talleres de teatro (“la cantidad de gente con problemas que se acerca al teatro”, comenta Abel).

Como dictan las normas de la comedia, la situación se complica, los planes van variando sobre la marcha y los vengadores terminan por secuestrar, sin quererlo, a Gabriel, a quien en un comienzo sólo querían extorsionar amenazándolo con hacer pública su homosexualidad. A esta situación de secuestro involuntario se suman Ramiro (Francisco Prim), el novio de Gabriel, que va a buscarlo porque este no ha llegado a la casa por la noche, y Bernardo (Ezequiel Tronconi), un vecino muy preocupado por la seguridad del edificio, que rápidamente se devela homofóbico, psicópata y codicioso.

La trama es sólida, pero mucho más sólida es la articulación de cada escena, así como las actuaciones, que hacen que la comedia funcione como tal. La trama del secuestro se combina además con la de la vocación de Abel por la actuación y con las diversas tramas amorosas y orientaciones sexuales más o menos negadas o abiertas. Con gran inteligencia, la escenografía fue configurada como una serie de roperos que proveen las puertas de entrada y salida que necesita toda buena comedia, y que a la vez funcionan como metáfora material de las orientaciones sexuales, ya que los personajes entran y salen sucesivamente de los roperos.

 

Clara, dramaturgia y dirección de Sofía Wilhelmi, El Camarín de las Musas, Buenos Aires.

LITERATURA IBEROAMERICANA

Así en la tierra como debajo de la tierra

Ana Paula Maia

Juan F. Comperatore

Diagramadora de microcosmos masculinos implacables, la brasileña Ana Paula Maia cuenta en su haber seis libros, cada uno de ellos el fragmento de una historia que sigue una temporalidad inversa respecto al orden de … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Leer en Bizancio

Guglielmo Cavallo

Rodolfo Biscia

Los hábitos de la lectura durante los más de mil años que duró Bizancio: sólo un paleógrafo como Guglielmo Cavallo pudo atreverse a abordar un tema tan escurridizo en un lapso tan grandioso. La … leer más

CINE y TV

The Disaster Artist

James Franco

Federico Romani

Está claro que James Franco tiene una fascinación border por los desclasados, por lo suprimido, por lo marginal en sus diversas posibilidades. En Interior. Leather Bar (2013) había intentado medirse con Cruising (1980), el … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La música de Frankie

Luis Gusmán

Edgardo Scott

En verdad costaría encontrar en la literatura argentina otro autor con la trayectoria (en el sentido hiperespacial, de recorrido extenso y coordenadas) de Luis Gusmán. En esa trayectoria, por sus accidentes decisivos, Gusmán ha … leer más

CINE y TV

Tres anuncios por un crimen

Martin McDonagh

Federico Romani

Ciertas defensas de Hollywood se activan indefectiblemente todos los años, con ese instinto de autopreservación que lo acompaña desde fines de la década del setenta —la última verdaderamente importante del cine norteamericano— y suele … leer más

MÚSICA

Daylight Ghosts

Craig Taborn

Marcelo Cohen

Pudo comprobarse en los dos conciertos que Craig Taborn dio en Buenos Aires en los últimos años, uno de piano solo, otro en trío con Chess Smith y Matt Manieri: su música maravilla. No … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Filosofía gourmet

Mariano Carou

Darío Steimberg

Excéntrico pero indudablemente partícipe de esa categoría de ensayos sobre el inefable “ser nacional” que es perenne entre nosotros, Filosofía gourmet presenta una reflexión encarada con humor y poca solemnidad. Avanza a través de … leer más

OTRAS LITERATURAS

Las lágrimas

Pascal Quignard

Raúl A. Cuello

En una entrevista realizada hace unos años, Pascal Quignard (Verneuil-sur-Avre, 1948) advertía sobre lo que puede pasarle a quien decida abocarse a la lectura: “Aquel que toma un libro se expone al riesgo de … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Deuda & Literatura

Omar Chauvié

Luis Sagasti

Nada descubrimos si decimos que poesía y capital son desde el vamos términos antagónicos: constituyen dos formas alternadas de vincularse con lo que es próximo. El asunto es darse cuenta de cuál de ambas … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

El diablo de las provincias

Juan Cárdenas

Mario Hinojos

Los griegos nunca vieron un héroe clásico en Ulises. El viajero por antonomasia les resultaba demasiado embustero. Siempre fabricando argucias para sobrevivir. Dispuesto a casi cualquier cosa por vencer. Yo me acerco a El … leer más