ARTE

Arquitectura del humo

Ximena Garrido-Lecca

Gaby Cepeda

Las muestras en la galería 80mts2 Livia Benavides generan una cierta anticipación suscitada por las características del local: una casona colonial, dividida por un pasillo con tres amplias habitaciones a cada lado. Su demanda espacial es más afín a una retrospectiva museística que a una individual de artista emergente. “¿Cómo resolverán la escala del espacio?” es una pregunta constante.

Ximena Garrido-Lecca satisfizo hábilmente esas exigencias al transplantar una fábrica de ladrillos con todas sus partes al interior de la galería. En la entrada, hizo construir un horno para cocerlos, con una chimenea de ducto galvanizado que atraviesa todas las habitaciones de la casona para finalmente despedir el humo en el patio trasero. En cada sala se realizan diferentes etapas del proceso artesanal: selección de tierra, tamizado, mezcla, moldeado y secado previo a la cocción, y hay una sala dedicada a las herramientas necesarias.

Los ladrillos resultantes de la actividad en la fábrica-galería iban a apilarse en el pasillo central, formando divisiones laberínticas del espacio que redefinirían y dificultarían el recorrido del espectador. Pero en la praxis, debido a imprevistos técnicos como la anchura excesiva de la chimenea —que impide que se genere el calor necesario para la cocción— o, en una galería ubicada frente al mar, la humedad del ambiente —que paraliza el secado de los ladrillos—, la producción no alcanzó un nivel tal que el laberinto tomase forma contundente. Esos muros hipotéticos pretendían reflejar “la arquitectura urbana [que contiene y dirige] el movimiento de las masas” y exponerlos “como sistemas de control social”. Al final, lo que se erige en la galería son unas curiosas tentativas de barreras que apenas consiguen la altura de jardineras y que son fácilmente eludibles.

Lo que también encuentra el espectador es la presencia del trabajador encargado de la elaboración de los ladrillos. Durante la visita, el señor —acompañado de un cuidador que parece asignado a vigilarlo, pero que además se dio a la tarea de hacerse su cuate— trabajaba en el moldeado de ladrillos y en unas versiones miniaturas de estos. Cuando se le preguntó sobre esas minirreproducciones, el vigilante contestó: “él no habla con los visitantes”. Extrañamente, el texto que acompaña la muestra afirma, acerca de los ladrillos, que no hay una “referencia exacta sobre quién los produce”.

La inequívoca presencia del hombre y de su trabajo, cuya única función concreta es para Garrido-Lecca la de generar capital (real y simbólico), transforma las críticas de la artista a “las demandas de la modernización” y al “ideal de productividad y progreso” en argumentos poco sostenibles. Lo que sí trasciende es una sospecha de apropiacionismo burdo. Desde los intentos de invisibilización del trabajo manual detrás de la muestra, y desde su transposición apenas estetizada al desregularizado territorio galerístico (¿cuánto será su sueldo?, ¿es relativamente justo?), se ponen en práctica las mismas condiciones del capitalismo, opacas y hostiles, que se busca criticar.

La exhibición aparece como un triunfo por escrito y seguramente en la documentación, pero al enfrentarse al visitante atraviesa una serie de crisis irremediables. Si formalmente logra alcanzar cierto éxito, los fracasos funcionales y discursivos lo obstaculizan de hecho, como lo harían esos muros que nunca fueron.

 

Ximena Garrido-Lecca, Arquitectura del humo, Galería 80mts2 Livia Benavides, Lima, 16 de abril – 30 de mayo de 2015.

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que … leer más

ARTE

Materia, forma y poder

Carlos Huffmann

Mario Scorzelli

Una pintura que parece representar la tapa de alguna versión alternativa del libro Leviatán de Thomas Hobbes recibe a los individuos que ingresan a la sala para observar la muestra de Carlos Huffmann. La … leer más

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ver más de ARTE