ARTE

Barón Biza, artista conceptual

Laura Códega / Julieta Ortiz de Latierro / Aurora Rosales

Florencia Qualina

Metrónomo es un espacio de arte que funciona en/desde una vitrina en el Pasaje Obelisco Norte Juan de Garay, conectado con la línea B del subte; allí se exhibió hasta hace poco Barón Biza, artista conceptual, una pintura instalación de Laura Códega, Julieta Ortiz de Latierro y Aurora Rosales.

El ámbito no es azaroso. El pasaje, creado por Raúl Barón Biza, funciona como preludio de la obra: las artistas rescataron el gesto fundacional de Barón Biza, quien empeñó una fortuna con la intención de convertir ese espacio en “una alegre calle subterránea”. “Yo fui –escribió en 1960– concesionario municipal. Queriendo rehacer mi fortuna perdida en acciones que se desvalorizaron en la última crisis, me presenté y obtuve, por mejor postor, en licitación pública realizada en el Banco Municipal, la explotación de un pasaje que estaba abandonado desde su construcción, hace ya veinticinco años, y que servía de refugio de pordioseros y malandras”. Hoy, resulta evidente que la predicción resultó fallida. El pasaje aún debe estar magnetizado con el aura podrida de Raúl.

Barón Biza, artista conceptual es un dispositivo multidireccional: detrás de la vitrina, un cortinado se abre para  descubrir una pintura que contiene varias otras pinturas y desvíos, un diorama que recoge episodios en la vida-mito de un millonario caprichoso, con la misma dosis de convicción y demencia que Howard Hughes, pero sin su cualidad visionaria.

La vidriera deja asomarse a un escenario de composición meticulosa que responde a un imaginario de clase y época: paredes con molduras, marcos dorados y plateados, lámpara de araña, jarrones, juego de té, alfombras. Sobre la superficie pictórica se adhiere una gigantesca botella de champagne Baron B, en la base están los libros de Raúl –El derecho de matar, Por qué me hice revolucionario, entre otros–, y hay perlas dispersas, indicios de una hipotética novela policial. Retratos de su primera esposa, Myriam Stefford, una pintura de Roberto Aizemberg, Barón Biza posando ataviado en pieles detrás de la ventana, el avión piloteado por Myriam a punto de estrellarse en San Juan.

La saga familiar de Barón Biza es un guión en sí misma: romance, locura, intrigas políticas, riqueza y muerte (muchas muertes). Cruce entre La casa de los espíritus, Dinastía y Twin Peaks, la historia, dirigida por el Paul Thomas Anderson de There Will Be Blood, sería memorable. No es difícil imaginárselo a Jeremy Irons como Raúl.

Códega, Ortiz de Latierro y Rosales aprovechan la carga melodramática de la vida de Barón Biza para componer una puesta en escena polifónica. La multidireccionalidad no sólo tiene que ver con las narraciones  que despliegan, sino también con los sucesivos estilos pictóricos que replican y citan: la fotografía de estudio de los años veinte, la pintura metafísica, el expresionismo, el art déco, la arquitectura funcionalista, forjan un monumento extraño y ambicioso en un contexto en perpetuo deterioro.

 

Laura Códega, Julieta Ortiz de Latierro y Aurora Rosales, Barón Biza, artista conceptual, Galería Metrónomo, Pasaje Obelisco Norte Juan de Garay, Buenos Aires, junio – julio de 2013.

ARTE

Porque ¡yo escribo!

Mirtha Dermisache

Alfredo Aracil

No es afortunado el título de esta primera retrospectiva que Malba presenta del trabajo de Mirtha Dermisache. Extraída de su contexto, la cita de la artista no logra evidenciar las fugas presentes en un … leer más

ARTE

… to keep the Moon in sight

Erica Bohm

Martín Legón

Nuestra historia con la luna es la historia de una distancia. Las mitologías y cosmogonías que le atribuyen valores son innumerables (por no decir infinitas), en gran medida porque son las narrativas que nos … leer más

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ver más de ARTE