ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, el constante roce va dejando sus huellas por acciones físicas irremediables (cicatrices, arrugas, roturas, durezas); pero, a la vez, su decoración o intervención es también la manera que tenemos de comunicar quiénes somos a los demás en un golpe de vista (tatuajes, vestuario, colores, objetos colgantes). Así, por más capas de pintura blanca que cubran sus imperfecciones, la historia está indefectiblemente grabada en las paredes, en nuestras pieles.

Bóveda gagá, la ya finalizada muestra de Ana Vogelfang en el Centro Cultural Recoleta, nos invitaba a revisitar el pasado del lugar como si fuéramos gigantes. La exhibición, curada por Daniela Brunand y parte del ciclo Radar Artes Visuales, excavaba en la historia del lugar para condensarla en ocho piezas: trozos de edificación construidos con ladrillos en miniatura desarrollados por el artista, que eran a la vez protagonistas y soportes de pinturas murales realizadas sobre ellos.

La historia de este centro cultural es de las más largas de la ciudad de Buenos Aires. El edificio se inauguró por primera vez en 1732, funcionó como monasterio franciscano hasta 1822 y más tarde como asilo de mendigos y luego de ancianos hasta mediados del siglo pasado. Con el paso de las décadas, el barrio de la Recoleta fue mutando, y a partir de la década de 1960 la zona se había convertido ya en un polo gastronómico y la plaza, en hogar de la feria de artesanías dominical. Para 1979 se realizan nuevas modificaciones en el edificio, proyectadas por Clorindo Testa, Jacques Bedel y Luis Benedit. La función de centro cultural comienza en 1980, pero no es sino hasta 1990 cuando se lo designa como Centro Cultural Recoleta. Los volúmenes de la sala 7, objetos-imágenes sobre plataformas con ruedas, son una especie de dioramas dados vuelta sobre sí mismos. Las pinturas dialogan con los diferentes usos y estados que tuvo (o pudo haber tenido) el edificio donde ellas mismas fueron emplazadas.

Así, los fragmentos de murales a escala aludían al relato de este lugar en particular, pero también estaban anclados en imágenes propias de la historia del arte. Un par de pies de un monje. Un/a pintor/a con sus herramientas de trabajo. Parte del malón de Ángel della Valle, en clave remix. Un tigre y una bóveda dorada. Imágenes que achatan el tiempo mezclando pasado con presente. Casi oficiando de bienvenida, una columna cuyos pequeños ladrillos estaban descubiertos en sus cuatro lados construían y testificaban la violencia de la ruina. Porque la arqueología, incluso la ficticia, trata con lo que ya no es más. Con posibles historias pasadas y, sobre todo, finalizadas, fuera de nuestro alcance. El pasado es algo que se puede ver, pero no tocar. Podemos tocar y modificar sus rastros materiales, pero las acciones que los originaron existirán en nuestras cabezas para satisfacer nuestras fantasías e instintos voyeuristas.

Desde el ingreso a la sala, la mirada vagaba entre las paredes blancas del lugar y las maquetadas, que enseñaban sus secretos sin pudor. Uno no podía sino preguntarse acerca de la fascinación del arte contemporáneo con la estética de la ruina, con lo arqueológico. Tal vez este formato exprese cierta angustia de época por el colapso de los grandes relatos y la idea de “verdad”, y el surgir de la experiencia individual como única productora de sentido, capaz de hilar con fragmentos de otros sus historias y fantasías. O puede ser que construir directamente restos de cosas que no pasaron sea una manera de aceptar nuestra propia finitud.

Una vez más nos encontramos en la entrada, observando la exhibición. Y ahora podemos vislumbrar la bóveda del título: además de denominar una estructura arquitectónica, esta palabra define una habitación donde se (res)guardan objetos de gran valor. Vemos cómo los restos construidos por Vogelfang se convierten en testigos invaluables de pasados posibles del Centro Cultural. A ellos solo les importa su propia lógica y demarcan un “ring” donde convivir, dialogar y enfrentarse; ideas, imágenes, tiempos, sin jerarquías ni orden.

 

Ana Vogelfang, Bóveda gagá, curaduría de Daniela Brunand, Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 11 de abril – 25 de junio de 2017.

ARTE

Inmenso

Margarita García Faure

Mariana López / Diego Bentivegna

Antes de que comience la presentación de Inmenso —el libro que registra en imágenes la experiencia de la que surge este proyecto de Margarita García Faure—, en la pantalla del Centro Cultural de Bicentenario … leer más

ARTE

Partidas simultáneas

Estefanía Landesmann

Alfredo Aracil

Tan lejos de la fotografía… y sin embargo, todavía atraídos por su fuerza gravitatoria, por su magia. Desde las entrañas de un lenguaje que, a fuerza de chocar con sus límites, es capaz de … leer más

ARTE

La torpeza emocional

Clara Esborraz / Cotelito / Fabián Ramos / Alfredo Frías / Fantine Andrès

Alfredo Aracil

De igual forma que Piedras no es sólo una galería de arte gestionada por artistas, sino un departamento, un lugar para hacer amigos y, ocasionalmente, una pista de baile, una muestra a veces puede … leer más

ARTE

Una unidad indivisible

Florencia Vecino / Nina Kovensky / Cervio Martini / Ulises Mazzuca

Emmanuel Franco

Las exhibiciones son cuerpos afectados por lo que parece una terapia de acupuntura, en la que las ideas e hipótesis de los curadores funcionan como agujas que perforan las obras de arte, que a … leer más

ARTE

Miró: la experiencia de mirar

Joan Miró

Emmanuel Franco

La obra de Joan Miró implica practicar el ejercicio de la nostalgia, una tendencia viral que aparece en la producción de series ochentosas como Stranger Things o en remakes de clásicos como It, en … leer más

ARTE

Sergio Avello: joven profesional multipropósito

Sergio Avello

Francisco Lemus

“Me interesa lo portátil en el arte. Aprovechar lo higiénico que va implícito con todo lo fácil de llevar. Digamos que soy un artista de intenciones limpias. Mi obra es como bañarse varias veces … leer más

ARTE

Cerámicas sin ceramistas

María Fernanda Pinta

Un ladrillo escoltado por dos veladores, sobre una alfombra verde que trepa apenas por la pared, resulta una imagen bastante sintética de la exhibición que puede verse por estos días en la galería Ruby. … leer más

ARTE

Lontano

Pablo Accinelli

Alfredo Aracil

No fue especialmente atrevido ni interesante el Gallery Weekend de Madrid celebrado el pasado 14 de septiembre. La cita, que marcaba el arranque de una nueva temporada, fue utilizada por las galerías, salvo alguna … leer más

ARTE

Lxs Pierri

Orlando Pierri / Duilio Pierri / Tiziana Pierri

Juan Laxagueborde

En pocos días ya no van a estar colgados en el Centro Cultural Recoleta los cuadros de tres personas apellidadas Pierri, Lxs Pierri: Orlando, Duilio y Tiziana. Abuelo, padre e hija. Antes de que cierre, … leer más

ARTE

Pruden, Guerrieri, Böhtlingk

Déborah Pruden / María Guerrieri / Florencia Böhtlingk

Mario Scorzelli

Uno puede estar con entusiasmo o depresión mientras navega leyendo los diarios del mundo, o permanecer con desconcierto frente a las noticias que predicen el fatal calentamiento global, como un sapo que explota dentro … leer más

ver más de ARTE