ARTE

Condición y cabeza

Max Gómez Canle

Florencia Qualina

En 1715 Rosalba Carriera se retrató sobre un fondo que se vuelve opaco a medida que se aleja de su rostro, del nimbo amarillo pálido que rodea su cabeza. Lleva unos bucles sobrios y una flor cenicienta como único tocado. Tiene una mirada piadosa y se viste sin estridencia con una capa blanca tornasolada que culmina en unos volados azul marino. Con las manos sostiene el retrato de otra mujer y el pincel con el que está terminando la tarea. Max Gómez Canle toma esa pintura trescientos años después y pinta a “Rosalba”, la pintora del rococó veneciano. El peinado se vuelve más ornamental, transfigura la capa en un dorado refulgente que emula los pliegues de Bronzino o El Greco. Su escote toma un giro libertino y con sus dedos afilados sostiene una colorida pintura abstracta. Rosalba tiene el cuerpo cubierto de pelos.

“Sofonisba” clava sus ojos azules en la dimensión que se abre detrás del lienzo y lleva por gargantilla una serpiente multicolor. Tiene barba y bigotes, su piel está escondida debajo de un pelaje marrón tupido y sus cejas son una franja que le atraviesa la cara horizontalmente. La “Sofonisba con collar” es tan descendiente de Sofonisba Anguissola como de Ana Mendieta —en su serie Untitled (Facial Hair Transplants)— y de Frida Kahlo. El implante capilar que Gómez Canle ejecuta sobre sus retratados es —en ocasiones— la transformación que se dispara de femenino a masculino, y de allí a lo animal. No hay santo ni noble que salga ileso de la conversión en bestia.

En Condición y cabeza, Max Gómez Canle dispone un museo que se monta en el lenguaje del Renacimiento y el manierismo con sus códigos representativos anclados en dos de sus géneros distintivos: retrato e iconografía devocional cristiana. Es la exposición de una serie de métodos, donde el procedimiento más evidente es la cobertura pelo por pelo de todas las figuras humanas. En la exhibición se distinguen tres núcleos: uno de pinturas sobre óleo, otro de backlights que contienen calcos realizados con lápiz de grafito y una serie de dibujos sobre ediciones impresas de historia del arte. Las tres ramificaciones se irradian desde una geolocalización precisa: un territorio alejado del lugar donde viven las obras maestras de Rafael, Parmigianino, Durero. La distancia entre ambos puntos se abre como un prisma que se refracta en fascículos de la Pinacoteca de los Genios, Google, bibliotecas de láminas y enciclopedias. Condición y cabeza es la exposición de esa progenie nacida a través de filtros, impresiones monocromas y reproducciones en escalas caprichosas. Los peludos son una perversión de las imágenes canónicas de la historia del arte que podemos pensar en cierta analogía al modo en que Deleuze propuso su metabolización de la historia de la filosofía: “Me imaginaba acercándome a un autor por la espalda y dejándole embarazado de una criatura que, siendo suya, sería sin embargo monstruosa”. Para hacerlo, continúa Deleuze, “era necesario pasar por toda clase de descentramientos, deslizamientos, quebrantamientos y emisiones secretas”. Los personajes de Condición y cabeza pueden ser leídos entre esas líneas, que son las de otra historia de la cultura visual en los suburbios de Occidente, donde la Gioconda puede llevar una barba tan larga que se convierte en burka y a nadie le molesta.

 
Max Gómez Canle, Condición y cabeza, Fundación Federico Jorge Klemm, 3 de noviembre – 30 de diciembre de 2016.

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ARTE

Objeto móvil recomendado a las familias

Sebastián Desbats

El fracaso como un riesgo necesario cuando se quiere ser vanguardia quedó inscripto en la trepidante aparición del Grupo Orión en 1939. Como una encrucijada aurática —aquí y ahora—, su lejanía se hizo presente … leer más

ARTE

Todas las ideas con las que me he acostado

Manuel Molina

Leticia Obeid

Todas las ideas con las que me he acostado es un potente conjunto de obras que se autodefinen como citas pero son mucho más que eso. Empezando con una copia mimética de la carpa … leer más

ARTE

Glusberg

Federico Baeza

Su barbada figura se retuerce hasta lo indiscernible. Comienza a multiplicarse, vira hacia un naranja intenso mientras un naciente plano azul sideral lo acecha y hace implosionar toda la imagen en una trama caleidoscópica … leer más

ARTE

La evaporación del encanto

Nani Lamarque

Mario Scorzelli

Estamos atravesados por un relato que no es sólo una pesada herencia, sino una fuerza telúrica con la forma de un hiperobjeto que no podemos aprehender y del que sólo somos capaces de percibir algunos fragmentos … leer más

ARTE

Patricia

Gabriel Chaile

Martín Legón

En algún momento no muy lejano, la nueva gestión del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires deberá recibir un reconocimiento sincero por parte de la escena porteña; indiscutiblemente, en estos años han pasado … leer más

ARTE

Liliana Maresca: fotoperformance, registros y homenajes

Francisco Lemus

Dos momentos extremos se presentan en la trayectoria de Liliana Maresca (1951-1994). El primero fue la huida de la vida conyugal burguesa, constituida por un marido profesional y su hija en un hogar de … leer más

ARTE

Pepsi

Claudia del Río

Nancy Rojas

Pepsi, la exposición reciente de Claudia del Río en la galería Diego Obligado de Rosario, se despliega como una instalación, o más bien como una suma de impresiones sucesivas. La muestra es, por un … leer más

ARTE

Decomiso

Faivovich & Goldberg

Graciela Speranza

Asociados por un “&” como Gilbert & George o el rythm & blues, Faivovich & Goldberg llevan más de una década sondeando el misterio de una lluvia de meteoritos que aterrizó hace 4.000 años … leer más

ver más de ARTE