ARTE

Decomiso

Faivovich & Goldberg

Graciela Speranza

Asociados por un “&” como Gilbert & George o el rythm & blues, Faivovich & Goldberg llevan más de una década sondeando el misterio de una lluvia de meteoritos que aterrizó hace 4.000 años en “Campo del Cielo”. Así llamaron los nativos a la franja del Chaco Austral en que se dispersó el asteroide, sin imaginar que el rapto poético en lengua guaycurú prologaría empresas estéticas más ambiciosas. Porque desde el primer encuentro con El Chaco, el segundo mayor meteorito desplomado en el planeta, F&G vienen desempolvando archivos, desandando rutas provinciales, tramando redes con centros astronómicos de todas las latitudes, movidos por una obsesión, un grial, una aventura que develaría otras paradojas. No sólo pusieron a volar la mole de 37 toneladas en la primera estampilla 3D de la filatelia argentina, sino que reunieron en Fráncfort las dos mitades de otra pieza, El Taco, separadas durante 45 años de intrigas patrimoniales, y hasta intentaron transportar El Chaco a Kassel para exhibirlo como un “ready-made cósmico”, un viaje descarriado que sin embargo inspiró un rocambolesco folletín histórico, institucional, mediático y político. De la investigación a la ingeniería institucional, de la instalación a la microfotografía, el inclasificable proyecto de F&G quiere volver visible lo que estaba oculto pero no tiene medio específico, y tanto puede hermanarse con el arte de lo “ya hecho” como alentar la elocuencia de lo “no hecho”, y hasta hacer por su propia cuenta “lo que debería ser hecho”.

Sucede en Decomiso, la última aventura del dúo, documentada por partida doble en una galería de Villa Crespo. Convertidos en auxiliares de la justicia después de largas gestiones con la Fiscalía de Estado de Santiago del Estero, F&G orquestaron durante tres días de mayo la indexación de 410 meteoritos, decomisados dos años antes en el establecimiento Don Lolo a punto de ser contrabandeados, y arrumbados desde entonces en la Fiscalía. No siempre el arte consigue salir del arte sin perder su adn estético, pero aquí, alentado quizás por los despliegues geométricos de armas de fuego, billetes o ladrillos de marihuana —gran momento estético de los operativos policiales—, el decomiso encendió una mecha. En una de las salas, un video casero revela los insólitos protocolos del operativo, improvisado en el despacho y el patio de la repartición entre cajones de gaseosas y trastos viejos, al ritmo de una banda sonora de zambas que cantan los lugareños para celebrar la proeza: 3.500 kg de rocas cósmicas pacientemente transportadas, cepilladas, pesadas, catalogadas y fotografiadas, con la ayuda de todo el personal de la Fiscalía. Conviene calibrar la audacia de la empresa cotejando el local santiagueño con los laboratorios asépticos y ultratecnológicos del Smithsonian, que asesoró a F&G en el proceso. De escombro indiferenciado —prueba de un delito— a parque meteórico alineado en el patio, las piezas ganaron identidad y señas particulares, prueba clara de una atención generosa al mundo inanimado. Pero hay otra metamorfosis no menos asombrosa en la pequeña sala anexa de la galería, doble espectral del tesoro confiscado. Dispuestos en pulcras estanterías, los 253 meteoritos hacen alarde de sus formas escultóricas labradas por 4.500 millones de años de viajes siderales y aterrizajes forzosos, en fotografías color de tamaño real (una por pieza), acompañadas por sendas copias de las actas que certifican el protocolo sui generis, el nombre y el peso de cada uno. Según da fe la escribana, F&G “manifiestan ser artistas visuales e investigadores” y si bien “no son peritos”, “por su conocimiento pueden decir que los que tienen a la vista son meteoritos”. Lo cierto es que por “obra” de dos artistas, la cosa finalmente “quedó hecha”. El destino de las piezas es todavía incierto y también el de sus dobles fotográficos que, dilatando inmoderadamente el tiempo del arte y remedando el origen, irán a dispersarse en el campo difuso del mercado y las instituciones artísticas como una lluvia espectral de meteoritos.

 

Faivovich & Goldberg, Decomiso, SlyZmud, Buenos Aires, 19 de noviembre de 2016 – 11 de marzo de 2017.

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ARTE

Objeto móvil recomendado a las familias

Sebastián Desbats

El fracaso como un riesgo necesario cuando se quiere ser vanguardia quedó inscripto en la trepidante aparición del Grupo Orión en 1939. Como una encrucijada aurática —aquí y ahora—, su lejanía se hizo presente … leer más

ARTE

Todas las ideas con las que me he acostado

Manuel Molina

Leticia Obeid

Todas las ideas con las que me he acostado es un potente conjunto de obras que se autodefinen como citas pero son mucho más que eso. Empezando con una copia mimética de la carpa … leer más

ARTE

Glusberg

Federico Baeza

Su barbada figura se retuerce hasta lo indiscernible. Comienza a multiplicarse, vira hacia un naranja intenso mientras un naciente plano azul sideral lo acecha y hace implosionar toda la imagen en una trama caleidoscópica … leer más

ARTE

La evaporación del encanto

Nani Lamarque

Mario Scorzelli

Estamos atravesados por un relato que no es sólo una pesada herencia, sino una fuerza telúrica con la forma de un hiperobjeto que no podemos aprehender y del que sólo somos capaces de percibir algunos fragmentos … leer más

ARTE

Patricia

Gabriel Chaile

Martín Legón

En algún momento no muy lejano, la nueva gestión del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires deberá recibir un reconocimiento sincero por parte de la escena porteña; indiscutiblemente, en estos años han pasado … leer más

ARTE

Liliana Maresca: fotoperformance, registros y homenajes

Francisco Lemus

Dos momentos extremos se presentan en la trayectoria de Liliana Maresca (1951-1994). El primero fue la huida de la vida conyugal burguesa, constituida por un marido profesional y su hija en un hogar de … leer más

ARTE

Pepsi

Claudia del Río

Nancy Rojas

Pepsi, la exposición reciente de Claudia del Río en la galería Diego Obligado de Rosario, se despliega como una instalación, o más bien como una suma de impresiones sucesivas. La muestra es, por un … leer más

ARTE

Ojo

Marcia Schvartz

Francisco Lemus

Las obras de Marcia Schvartz funcionan como una montaña rusa que nos pasea por los sentimientos de una nación y los de la intimidad y, sobre todo, nos sume en la tensión que surge … leer más

ver más de ARTE