ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, y sale con toda naturalidad a la Galerie Vivienne de París, a veces en la misma frase. Corren los años cuarenta en Buenos Aires pero en París es el siglo XIX, en pleno esplendor de las galerías cubiertas y los pasajes. Sin máquinas del tiempo ni maravillas sobrenaturales (“aceptando sin resistencia que se pudiera ir así de una cosa a otra”), Cortázar inventó el “fantástico sintáctico” y abrió los engranajes metafísicos del cuento borgeano a la vida cotidiana.

Pero por increíble que parezca, ese pasaje inverosímil entre dos tiempos y dos espacios acaba de materializarse entre otras dos galerías —la subterránea Ruth Benzacar de Florida al 1000 y su luminosa sucesora en Villa Crespo—, por obra de Jorge Macchi, que mostró sus primeras obras en aquel subsuelo de luces artificiales hace treinta años, y de Nicolás Fernández Sanz, el joven arquitecto que en 2015 convirtió un galpón industrial de la calle Juan Ramírez de Velasco en un resplandeciente cubo blanco. El ya mítico espacio de Florida, con sus techos bajos, sus inoportunas columnas y sus banquitos adosados, se revisita ahora en una especie de maqueta escala 1:1 incrustada en el cubo blanco, que no sólo recrea el original con precisión escultórica sino que lo extraña con un doble de madera veteada, abierto a la experiencia sensible del olor a madera recién cortada y al juego espontáneo de luces y sombras que los calados del techo que han reemplazado a los focos de Florida dibujan desde las claraboyas de Velasco.

Las constricciones espaciales siempre fueron un disparador de paradojas visuales para Macchi (un container, las aspas de un ventilador o las agujas de un reloj ya desafiaron las paredes de otras salas), pero aquí son la piedra de toque del pasaje. La planta de Florida no cabe del todo en la de Velasco, pero es precisamente en ese desajuste espacial donde asoma la tramoya del salto fantástico. Como las guirnaldas de estuco que conectan las galerías de Cortázar, las paredes blancas irrumpen aquí en la madera veteada, los calados del techo dejan ver el espinazo del galpón y una puerta al fondo se abre a un limbo espacial y temporal en donde la galería de Florida se confunde con la de Velasco. La memoria involuntaria se activa frente las columnas o los banquitos adosados, y el que mira se descubre viajando a las muestras que visitó en Florida, midiendo los espacios del recuerdo (¿había comprobado antes que la memoria es 3D y no sólo “fotográfica”?), aunque puede que también, si nunca la conoció, la descubra ahora en la maqueta o se abandone a la extrañeza de un espacio vagamente lyncheano, sin coordenadas precisas ni funcionalidad muy clara. Como en muchas otras obras de Macchi, el arte se expande en diálogo con otras artes, la espacialización del tiempo está en el centro de un surrealismo conceptual que lleva su marca, y los prodigios suceden, cortazarianamente, en un paisaje real de objetos cotidianos.

En el texto que acompaña la muestra, Mariana Enriquez puebla el espacio vacío con una serie nutrida de relatos fantásticos que podrían incluso conformar un subgénero, el “terror arquitectónico”. Pero se diría que el Díptico de galerías brilla más bien en la realidad material del pasaje, prescindiendo, como el “fantástico sintáctico”, de apariciones y fantasmas. El arte contemporáneo dirá sencillamente que es una obra site-specific (una especificidad que la galería y el arquitecto triplican) y es cierto que el activador de la memoria sólo se enciende en el sitio. Pero el Díptico de Macchi y Fernández Sanz, si todavía cabe otra cita literaria, es sobre todo “realmente fantástico”, uno y doble en la propia materia, un desafío patente y efímero para los agnósticos del arte.

 

Jorge Macchi y Nicolás Fernández Sanz, Díptico, Ruth Benzacar, Buenos Aires, 14 de junio – 15 de julio.

ARTE

Porque ¡yo escribo!

Mirtha Dermisache

Alfredo Aracil

No es afortunado el título de esta primera retrospectiva que Malba presenta del trabajo de Mirtha Dermisache. Extraída de su contexto, la cita de la artista no logra evidenciar las fugas presentes en un … leer más

ARTE

… to keep the Moon in sight

Erica Bohm

Martín Legón

Nuestra historia con la luna es la historia de una distancia. Las mitologías y cosmogonías que le atribuyen valores son innumerables (por no decir infinitas), en gran medida porque son las narrativas que nos … leer más

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ver más de ARTE