ARTE

Dórico, jónico, corintio

Ariel Schettini

Reflejar de algún modo la obra de Federico Klemm es una tarea compleja. En parte, porque la personalidad del personaje aludido es tan caleidoscópica y tan fechada históricamente que cualquier alusión puede ser anacrónica o trivial.

Sacar a esa figura de su cristalización es la tarea a la que se entregó Jimena Ferreiro en Dórico, jónico, corintio. El título de la muestra ya pone al visitante en alerta. Se trata de atravesar el hilo delgado de una obra que, más allá de haber sido tragada por el personaje, tiene los rasgos más densos de la historia del arte: una mirada comprometida con lo sublime, la idealización de sus formas y sus etiquetas, una necesidad urgente de ubicarse cerca de lo “expresivo” del cuerpo y, finalmente, el uso político del arte como coartada para mostrar las distancias morales que nos separan. Todas las categorías del arte del siglo XX son necesarias para pensar la obra de Klemm y esta muestra que busca la sintonía con su obra y el salto imposible hacia un momento concreto de la historia del arte: kitsch, camp, gay, queer, arte, forma, técnica, material, mercado, propiedad, inversión, vip, jet set, exclusividad, vanguardia, creatividad, etcétera. Todas esas categorías que rápidamente pasaron en este siglo al uso de la televisión y de las masas, de los teléfonos y de los no entendidos, son las que hacen de la obra de Klemm un objeto de culto.

Eso fue un instante en la historia del arte argentino. Y ese fue el lugar central y popularísimo que una loca perdida y millonaria se podía adjudicar en la historia del arte de un país periférico de América Latina. Si la figura de Klemm sigue siendo convocante, es porque nadie fue capaz de mostrar esos valores finiseculares y decadentistas de la forma crítica en que él lo hizo.

La prueba es la retahíla de herederos de su obra que, más allá de todas las definiciones que lo encasillaron, encuentran allí el susurro de un artista que fue desafiante y complejo. Pero que logró, con su modo escolar de mirar el arte, cuestionar el lugar saturado, macizo y elitista que tiene en Buenos Aires la producción artística, y que es parte de la seriedad provinciana y torva con que el arte es experimentado por la gente “seria”, por los eruditos académicos y los coleccionistas pacatos.

La muestra de Ferreiro toma esa distancia entre el desparpajo de las columnas con peluca de Mauro Guzmán y las alusiones del cuerpo y el sacrificio de Malena Pizani. Un video de Laura Códega, literalmente “fabuloso”, en el que se cuenta la tragedia o la comedia griega en la que los conceptos de la historia del arte “luchan” por la supervivencia puede verse desde los sillones que el mismo Klemm diseñó, como si ambos elementos pudieran encontrar un puente en el tiempo y hubieran sido pensados el uno para el otro. No hay muchas posibilidades en Buenos Aires de experimentar esa distancia perfecta entre lo sublime y lo abyecto como en esta muestra de la Fundación Klemm.

 

Dórico, jónico, corintio. La historia del arte después del derrumbe de la norma, curaduría de Jimena Ferreiro, Fundación Federico Jorge Klemm, Buenos Aires, 10 de agosto – 10 de octubre de 2016.

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que … leer más

ARTE

Materia, forma y poder

Carlos Huffmann

Mario Scorzelli

Una pintura que parece representar la tapa de alguna versión alternativa del libro Leviatán de Thomas Hobbes recibe a los individuos que ingresan a la sala para observar la muestra de Carlos Huffmann. La … leer más

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ver más de ARTE