ARTE

El corazón de un mundo

Constanza Giuliani

Andrés Aizicovich

Toda mitología necesita de una casa. El hogar es el puntapié hacia lo desconocido, la referencia a partir de la cual lo incógnito busca ser develado, el contramodelo para que aquello que está oculto adquiera entidad. El corazón de un mundo, de Constanza Giuliani, retuerce estas dimensiones hacia una mitología doméstica, de entrecasa. Adentro y afuera, categorías clásicas con las cuales se flexiona la relación entre la experiencia individual y el mundo, se entrelazan promiscuamente y gestan seres andróginos y espacios alterados. Criaturas amorfas de extremidades manieristas, cuerpos oblongos que parecen resultado de un ritual, chorizos abdominales y miembros intestinales y viscosos con forma de duodeno se apelmazan mullidamente unas encima de otras como si fueran de mazapán; se trata de escenas de cobijo familiar, padres e hijos se funden en asfixiantes lazos de amor y represión. Como en la memoria, como en los sueños, las escenas suceden en un clima de neblina etérea; las formas se vuelven empalagosas como merengues. Flotan lamparones brumosos de matices confitados, colores de impresora de chorro de tinta: amarillo vainilla, magenta chicle, cyan crema del cielo.

Concebidas durante una residencia que la artista realizó en Nueva York, las obras degluten y procesan dos tradiciones visuales que la cultura popular estadounidense legó durante el siglo XX: el cómic underground y el grafiti. Los recuadros irregulares en forma de viñeta, las deformaciones lisérgicas, el espíritu callejero de los grafismos en aerosol con la soltura con la que se blande un estilete, la urgencia y el apuro contrastan con los tiempos laxos propios del clima de introspección intimista. Es posible rastrear algunos de estos procedimientos en las pinturas rupestres; allí la sucesión de imágenes encadenaban una narrativa de protohistorieta y las paredes cavernosas eran la superficie para transmitir conjuros, cosmogonías y ritos de iniciación. El elemento disruptivo que contamina el relato son los smartphones que los seres manipulan con pericia, como si fueran prótesis o apéndices, extensiones de sus propios cuerpos. Las pantallas, del mismo modo que las viñetas, los marcos, los recuadros o las ventanas, son portales; entes que intermedian entre el interior y el exterior. Las criaturas de las pinturas de Giuliani son perversos polimorfos que aún no identifican ni disocian lo interno de lo externo y asimilan el placer toquetón de la pantalla táctil como si fuera una zona erógena. A la manera de los Hikkikomori (el fenómeno extendido en Japón de que los jóvenes se aíslan en sus casas y sólo interactúan con el afuera a través de las redes sociales), los personajes que habitan estas obras son ermitaños que pretenden volver al útero y que se alimentan umbilicalmente a través de los dispositivos móviles. De forma similar a la alegoría de la caverna de Platón, los personajes aceptan la realidad tal como les es presentada; sombras bailarinas proyectadas sobre las paredes de la cueva o máscaras deformadas en las imágenes manipuladas mediante filtros en Instagram.

Si el esquema tradicional del mito (desde La Odisea hasta Star Wars) implica que el héroe debe dejar la casa, lo ordinario, lo establecido, para vivenciar diversas aventuras y finalmente volver al hogar transformado, trayendo consigo el “elixir del conocimiento”, en El corazón de un mundo Constanza Giuliani se interroga sobre la actualidad de la distinción entre interior y exterior en un mundo en el que los gadgets son prolongaciones del cuerpo y la hiperaccesibilidad y las redes de información parecen cubrirlo todo.Y otra pregunta subyace tras esta: ¿qué sucederá cuando internet reemplace a los mitos como inconsciente colectivo?

 

Constanza Giuliani, El corazón de un mundo, Espacio Piedras, Buenos Aires, 14 de mayo – 14 de junio de 2016.

 

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que … leer más

ARTE

Materia, forma y poder

Carlos Huffmann

Mario Scorzelli

Una pintura que parece representar la tapa de alguna versión alternativa del libro Leviatán de Thomas Hobbes recibe a los individuos que ingresan a la sala para observar la muestra de Carlos Huffmann. La … leer más

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ver más de ARTE