ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez con la misma piedra, es decir, sin atragantarse con su propio proyecto. Tal vez ese pudo haber sido el desvelo de Javier Villa, el curador de la muestra. La fuga fue hacia adentro y hacia afuera del mismo itinerario de Bianchi: tomó de sus sitiales más acorazados piezas paradigmáticas del patrimonio del museo entre los años sesenta y noventa para arrojarlas a su teatro de operaciones. Delimitó un espacio estriado por tabiques, divisiones espejadas, paneles de telgopor, rampas, conductos y puertas corredizas para condicionar el vínculo entre la colección y los visitantes. A esta carrera de obstáculos se suma la desorientación de los transeúntes que peregrinan con sus hojitas, como si fueran un mapa del tesoro, intentando recomponer las filiaciones de las obras en medio del marasmo que enreda cualquier atisbo cronológico o temático.

Una vez atravesada la zona más laberíntica de la muestra, se abre una perspectiva del abigarrado conjunto. En este horizonte sobresalen claramente las contorsionadas esculturas de Alberto Heredia, la evocación más previsible. Pero el recorrido aún depara sorpresas: un psicodélico Rogelio Polesello, un esmerado Miguel Ángel Vidal, una minimalista Margarita Paksa, dos prístinas columnas de Edgardo Giménez y hasta una pieza inalcanzable de Eduardo Costa que nos mira desde su base altísima, y la lista podría continuar. Bianchi encarna la fantasmagoría curatorial: toma las obras como objetos inertes, anestesiadas temporalmente de los relatos que las animaron. Las desafecta de sus apremios historiográficos más conspicuos. Ahora reposan, fueron reducidas a la mansedumbre y a la indefensión, deben jugar otra partida, moverse bajo un influjo que les es ajeno. Ya están acostumbradas, de algún modo les sucede recurrentemente.

El camino de Bianchi siempre se encontró marcado por un ethos hiperproductivo, muy dependiente de la inflexión idiosincrática de sus modos de hacer sobre la materia urbana o sobre ese magma de nuestros consumos más compulsivos. Pero en este episodio se revela otra cara de sus estrategias. La selección de obras, especialmente en torno a la figura de Heredia pero también a las derivas informalistas de los años sesenta, muestra que estuvo tomando notas. Exhibe su solidaridad con los esfuerzos de la crítica vernácula por situar retrospectivamente su trabajo en el ámbito de una historia del arte local. Es que Bianchi absorbe todo. Deglute lo que escuchó por ahí, lo que se escribe sobre él, lo que se hace a su alrededor, lo que polemiza o celebra su trabajo: la silueta que otros construyen sobre sí mismos. Y con esa voracidad logra transitar un sendero sinuoso sembrado de guiños locales y jugadas preparadas para la platea internacional. Se mantiene en movimiento, apenas toma aliento, sabe que la fuga hacia delante —o hacia atrás— es su mejor apuesta.

 

Diego Bianchi, El presente está encantador, curaduría de Javier Villa, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 22 de abril – 6 de agosto de 2017.

ARTE

Lontano

Pablo Accinelli

Alfredo Aracil

No fue especialmente atrevido ni interesante el Gallery Weekend de Madrid celebrado el pasado 14 de septiembre. La cita, que marcaba el arranque de una nueva temporada, fue utilizada por las galerías, salvo alguna … leer más

ARTE

Lxs Pierri

Orlando Pierri / Duilio Pierri / Tiziana Pierri

Juan Laxagueborde

En pocos días ya no van a estar colgados en el Centro Cultural Recoleta los cuadros de tres personas apellidadas Pierri, Lxs Pierri: Orlando, Duilio y Tiziana. Abuelo, padre e hija. Antes de que cierre, … leer más

ARTE

Pruden, Guerrieri, Böhtlingk

Déborah Pruden / María Guerrieri / Florencia Böhtlingk

Mario Scorzelli

Uno puede estar con entusiasmo o depresión mientras navega leyendo los diarios del mundo, o permanecer con desconcierto frente a las noticias que predicen el fatal calentamiento global, como un sapo que explota dentro … leer más

ARTE

¿Quién es Daniel Melgarejo?

Daniel Melgarejo

Emmanuel Franco

Parece que Daniel Melgarejo tuvo la oportunidad de hacerlo todo: ilustró tapas para los discos de Virus, bailó entre el mundo de la publicidad y el arte, pasó por la revista Playboy de España, … leer más

ARTE

Porque ¡yo escribo!

Mirtha Dermisache

Alfredo Aracil

No es afortunado el título de esta primera retrospectiva que Malba presenta del trabajo de Mirtha Dermisache. Extraída de su contexto, la cita de la artista no logra evidenciar las fugas presentes en un … leer más

ARTE

… to keep the Moon in sight

Erica Bohm

Martín Legón

Nuestra historia con la luna es la historia de una distancia. Las mitologías y cosmogonías que le atribuyen valores son innumerables (por no decir infinitas), en gran medida porque son las narrativas que nos … leer más

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ver más de ARTE