ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado como el Mick Jagger de las subastas. De protegido de Ernst Beyeler a mano derecha de Peter Wilson, de comprador y conservador de arte del barón Thyssen-Bornemisza (poseedor de una de las colecciones más espectaculares de arte, hoy patrimonio del museo Thyssen de Madrid) a fundador de una casa de subastas que compitió con el duopolio Christie’s/Sotheby’s, y figurando como “guía espiritual/líder carismático” del reality Work of Art, parece que la bandeja nunca dejó de pasar en su sinusoidal vida y él no se amedrentó ni siquiera cuando las cosas no funcionaban como estaban programadas, ya que para De Pury, “donde había arte, había esperanza”.

El libro se presenta como un recuento no demasiado crítico en materia de arte, pero sí de cómo hacerlo circular: “El trabajo del marchante puede consistir en encantar a la gente para hacerla comprar, mientras que el de la casa de subastas puede consistir en asustarla para hacerla vender”. Por momentos, las reflexiones del suizo parecen parodiar —de manera jocosa, incluso grosera— algunos temas trabajados por Jean Baudrillard o Don DeLillo: la alienación inevitable que conduce a la incorporación absoluta del individuo al sistema de objetos —en el que “ser” es igual a “consumir”—, el totalitarismo blando de las sociedades de consumo en las que se ha abolido la “alteridad” o la “negatividad” de las cosas en pos de su mercantilización, y aquella intuición de que los movimientos estéticos perdieron sus cualidades narrativas, pero se venden bien. La narratología del (ciber)capital parece ser la única que define quién puede ser considerado como “artista”: “El dinero trae reconocimiento, ¿y qué artista no quiere ser reconocido? Así se calcula cuánto gusta uno. Y eso es lo que hay”. De Pury lo sabe. Es por eso que cuando le preguntan hacia dónde va el arte, no titubea y afirma: “Yo y el arte vamos hacia donde va todo el mundo: a internet”, que es como decir: “hacia donde va la pasta grande”.

A pesar de ser escrito bajo los estándares de la colección para dummies, el libro de Simon de Pury deja algunas enseñanzas sobre cómo dialogar con el arte y formar parte de su mundo sin tener que (necesariamente) ser un artista —similar a aquello que dice Martin Amis sobre “conseguir la riqueza aun careciendo de talento”—, cómo olfatear oportunidades de negocios inclusive (o sobre todo, habría que decir) en lo kitsch, y sobre cómo para los mercenarios del arte la “pérdida del aura” de una obra no interesa puesto que sólo interesan los dividendos. Esto último podría condensarse bien en una frase hallada casi sobre el final del libro: “En el actual mercado del arte todos ganan, ganan estratosféricamente, y el cliente siempre tiene la razón”.

 

Simon de Pury y William Stadiem, El subastador. Aventuras en el mercado del arte, traducción de José Adrián Vitier, Turner, 2016, 336 págs.

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que … leer más

ARTE

Materia, forma y poder

Carlos Huffmann

Mario Scorzelli

Una pintura que parece representar la tapa de alguna versión alternativa del libro Leviatán de Thomas Hobbes recibe a los individuos que ingresan a la sala para observar la muestra de Carlos Huffmann. La … leer más

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ARTE

Objeto móvil recomendado a las familias

Sebastián Desbats

El fracaso como un riesgo necesario cuando se quiere ser vanguardia quedó inscripto en la trepidante aparición del Grupo Orión en 1939. Como una encrucijada aurática —aquí y ahora—, su lejanía se hizo presente … leer más

ver más de ARTE