ARTE

Las fuerzas productivas

Martín Legón

Juan Laxegueborde

Primero cierto croquis. Sala 1: varias decenas de fotografías que narran un pedazo de sociedad occidental hacia los años sesenta y en el medio, un bloque de pilas de diapositivas sobre un mármol negro. Sala 2: amplia pileta de mármol negro, agua negra, un monstruito naranja en el borde y, enfrentadas, cinco figuras un poco más claras que el agua estancada, pero más perversas que un día de sol. Sala 3: las diapositivas que fueron embrión de las fotos de la primera sala sobre un vidrio iluminado y, a unos metros, un mármol negro que sostiene un almohadón, una chomba de piqué usada y un barquito de papel metalizado. Pero no importa aquí cada detalle sino otro itinerario, porque hay cuatro textos que entonan la muestra: un conferencista explicando Hegel y el arte y Marx y lo maquínico del corazón de los hombres bajo el capitalismo; amor profundo al dilema de si lo que hace lo poético es traducción, basura o invención; fenomenología del comensal; derivaciones jugosas sobre el anclado y el ancla. ¿Y si la muestra de Martín Legón se llamase Las fuerzas productivas porque al fin les puso nombre a esas piletas de agua negra que son también nicho para el espectador y pozo ciego para la historia? De ellas todo provendría y en ellas todo se diluiría. Enigma, charco y tumba, nadie puede dejar de pensar en vinculaciones, pero no se trata de pensar. Pensar es fácil. Trabajemos menos, que alarga la poca vida. Las detenciones de cada sala van formateándonos. Nos detenemos ante tres fotos cercanas en las que una casa arde dejando intacto un pino perfecto, dos viejos se guarecen del viento en un plano abierto que narra una costa y una construcción de American Express tiene una ventana mal tapada por el bien. Luego el cuadrado negro ya referido, con ese peluche naranja más perverso que risueño y, detrás de la última pared, los restos de náufrago flaco rezando al poema de Leónidas Lamborghini que cuelga enmarcado y que nos dice que finalmente nos atraparon las aguas turbias que bajan y suben. Que Legón logró ahogarse y ahogarnos. Que no le importa nada varar como sinónimo de aceptar simplemente la pena. Demostración sobre la pena, galería montada con penas de personas recortadas por la luz e impresas en papel que retienen un poco de lo que les falta. Muestra que ciñe algo de lo podrido que habremos de aceptar porque si no dónde está la salida. Invitación a resignarnos activos a eso, que es lo contrario a estar alienados. Esa, entonces y también, es una nueva fuerza productiva. De los artificios de Legón pende una lápida tallada por los progresos del oficio narrador que le va diciendo al tiempo que la muerte está preestablecida y que se es mejor hombre cuanto más avispado se está. Su venerable arte agrio es comprobación de que existe el alma. Estética del hambriento al borde del agujero atractivo y extraño. Estética del humedal después de la paliza. Algo de la libertad.

 

Martín Legón, Las fuerzas productivas, Barro, Buenos Aires, 18 de abril – 13 de junio.

ARTE

Liliana Maresca: fotoperformance, registros y homenajes

Francisco Lemus

Dos momentos extremos se presentan en la trayectoria de Liliana Maresca (1951-1994). El primero fue la huida de la vida conyugal burguesa, constituida por un marido profesional y su hija en un hogar de … leer más

ARTE

Pepsi

Claudia del Río

Nancy Rojas

Pepsi, la exposición reciente de Claudia del Río en la galería Diego Obligado de Rosario, se despliega como una instalación, o más bien como una suma de impresiones sucesivas. La muestra es, por un … leer más

ARTE

Decomiso

Faivovich & Goldberg

Graciela Speranza

Asociados por un “&” como Gilbert & George o el rythm & blues, Faivovich & Goldberg llevan más de una década sondeando el misterio de una lluvia de meteoritos que aterrizó hace 4.000 años … leer más

ARTE

Ojo

Marcia Schvartz

Francisco Lemus

Las obras de Marcia Schvartz funcionan como una montaña rusa que nos pasea por los sentimientos de una nación y los de la intimidad y, sobre todo, nos sume en la tensión que surge … leer más

ARTE

Condición y cabeza

Max Gómez Canle

Florencia Qualina

En 1715 Rosalba Carriera se retrató sobre un fondo que se vuelve opaco a medida que se aleja de su rostro, del nimbo amarillo pálido que rodea su cabeza. Lleva unos bucles sobrios y … leer más

ARTE

Melodrama panorama

Sofía Berakha

Juan Laxagueborde

Tratemos de apuntar lo que vivió y lo que murió en la última muestra de Sofía Berakha. Podríamos señalar algo principal que no puede estar sino en el centro de donde esté. Es la … leer más

ARTE

Antología genética

Nicanor Aráoz

Jimena Ferreiro

Hubo un momento en la obra de Nicanor Aráoz en que el cubo blanco dejó de ser un simple “escenario baldío para la exhibición de piezas de arte”, ascético y neutral, para convertirse en … leer más

ARTE

Dos escuelas

Proyecto Secundario Liliana Maresca / Belleza y Felicidad Fiorito

Leopoldo Estol

Muchas veces se naturaliza la pobreza. Se vuelve aplastante la sensación de que es muy poco lo que se puede hacer. Lo tremendamente diferente sería creer que uno tiene la potestad de interferir en … leer más

ARTE

Dórico, jónico, corintio

Ariel Schettini

Reflejar de algún modo la obra de Federico Klemm es una tarea compleja. En parte, porque la personalidad del personaje aludido es tan caleidoscópica y tan fechada históricamente que cualquier alusión puede ser anacrónica … leer más

ARTE

La orilla del hielo

Verónica Gómez

Jimena Ferreiro

Como si construyéramos una maqueta dentro de una caja de zapatos a la que luego le quitamos uno de los lados, la exposición La orilla del hielo de Verónica Gómez en la galería Gachi … leer más

ver más de ARTE