ARTE

Marcelo Pombo, un artista del pueblo

Marcelo Pombo

Federico Baeza

Rechazo a la abstracción conceptualista del statement, a la burocracia pusilánime de las muletillas catatónicas de lo contemporáneo, a la buena conciencia culposa de las redes globales del arte, a la distancia estéril y cínica de los grandes temas de la historia. A favor del erotismo centelleante de las superficies, de la devoción al milagro cotidiano conjugado en las lenguas bastardas del canutillo, la guirnalda y el moño, de la alegría, fantasía y desconsuelo de las “negras tristes” de un lado y del otro de la General Paz, de la algarabía psicodélica de un pequeño universo cercano, de un localismo militante e irreductible que pregona: “el sexo al gobierno, el placer al poder”. Este mapa de exclusiones y empatías fue trazando el jeroglífico itinerario de Marcelo Pombo al que esta muestra antológica tributa. Hoy su figura se proyecta emblemática en un campo de discusiones que engorda tesis académicas,  alimenta recorridos ensayísticos y nutre la incesante proliferación de papers: la producción artística local en los años noventa.

La exposición curada por Inés Katzenstein recompone los hilos de la producción del artista del “metro cuadrado” a partir de una serie de núcleos temáticos alternados por obras de otros artistas que habitan un fértil terreno en común. Los ejes podrían parafrasearse así: metabolización de la iconografía de los mass media en clave groupie irónica, deseos y fantasmagorías de un adolescente punk gay, alucinación bricoleuse encandilada por Once, realismos fantásticos del conurbano, amateurismo excéntrico vernáculo.

Las piezas, en su mayoría pequeñas, se ven protegidas por una serie de recintos blancos, dispositivo que las sustrae muy convenientemente del hostil entorno arquitectónico de la Fundación Fortabat, marcado por el concreto y el brillo posindustrial del vidrio y el acero. En el interior de estas salas fulguran las pieles satinadas de las pinturas y los objetos, serpentean a su gusto las líneas gráciles de los dibujos —merecen una mención aparte las tempranas imágenes de la estadía paulistana de Pombo a principios de los ochenta, verdadero tesoro para los conocedores de su trabajo—. Aquí el tiempo se ha detenido, el espacio se aquieta al compás de una belleza caleidoscópica y serena.

Jorge Gumier Maier escribía sobre Pombo hace más de veinticinco años: “él ignora los alientos triunfales, la campana de lo histórico en favor de fantasías más cotidianas y mundanas”. Hoy, otra historia, la historia del arte local, se repliega sobre un artista que basó su proyecto en la improbabilidad, en la inclinación libidinal por el espacio de la proxemia, en una tensión nunca cerrada entre el terreno baldío de lo bajo, lo excéntrico, y el anhelo mistificado de una lejana alta cultura. Hoy la pregunta que se dirige al futuro, y al pasado, parece ser: ¿de qué modo comprender sus desvíos y divergencias cuando la reciente construcción de un canon lo cerca? La superficie esmaltada de sus pinturas encandila sin afirmar ni negar.

 

Marcelo Pombo, Marcelo Pombo, un artista del pueblo, curaduría de Inés Katzenstein, Fundación Amalia Lacroze de Fortabat, Buenos Aires, 28 de mayo – 16 de agosto de 2015.

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ver más de ARTE