ARTE

Obsesión infinita

Yayoi Kusama

Gaby Cepeda

La narrativa cronológica de la carrera de Yayoi Kusama fue cultivada por ella misma a través de una cautelosa y difundida documentación de su estudio, y del lenguaje de la “obsesión” que promovió. En el catálogo de la muestra exhibida en Malba, se admite el uso de esta cronología canónica como pauta, y los curadores Philip Larrat-Smith y Frances Morris incluyen en ella pinturas y dibujos tempranos seguidos de claros ejemplos de sus sucesivas preocupaciones –repetición, falos, lunares–.

La obra de Yayoi Kusama es potente en la clave del pop desde su poder de reinvención visual constante; e interesante desde la aptitud de la artista para el personal branding en una época muy anterior a la de nuestras redes sociales. Cuando se instaló en Nueva York en 1958, Kusama entendió que debía reinventarse, ser más grande y más audaz que las pequeñas pinturas y dibujos que realizaba en su Japón natal. Trabajó en la creación de trademarks visuales y supo acompañarlos de una presencia efectiva en el ámbito artístico y en los medios.

Primero fueron las Infinity Nets, enormes lienzos monocromáticos cubiertos de circulitos blancos repetidos ad infinitum; después vinieron las esculturas Accumulation, donde montones de falos de tela y distintos tipos de pasta recubrían muebles, personas y cosas. Poco tiempo después, Kusama se asocia de una vez y para siempre con los lunares, su marca más establecida, que ya habían aparecido en collages y en instalaciones.

En la muestra de Malba, la narrativa lineal de Kusama se mantiene hasta la mitad de la primera sala, donde se proyecta el filme Kusama’s Self-Obliteration (1967), una psicodélica documentación de su intensa relación con los lunares y su entorno. Una fila retorcida de gente que atraviesa la sala se dirige al muy facebookeado Infinity Mirror Room – Phalli’s Field (1965/2013), con los espejos y adorables falos de tela moteada. A continuación, un laberinto de saturadas instalaciones inmersivas guían el recorrido: livings enrarecidos con lunares y luz negra; y una habitación reflejante, mezcla entre display comercial de alta gama y rave minimalista.

La exhibición delinea una revisión de los grandes éxitos de Kusama y relata la lectura más frecuente de su carrera. Se trata de una producción visual que, aunque gobernada por la obsesión, desarrolla un lenguaje visual accesible e incluso alegre o humorístico por momentos. En ese sentido, el oscuro diagnóstico que Larratt-Smith desarrolla con la historia psiquiátrica de la artista se hace presente únicamente en el texto que escribió para el catálogo. La lectura psicoanalítica del curador se diluye en una muestra que se conecta con el espectador desde lenguajes amigables y reconocibles, como la moda, la paleta de color del pop y la sexualidad floreciente de los sesenta. Sumamente exitosa en su relación con el público, la muestra es un acercamiento efectivo a la obra de una artista que se descubre como diversa y potente, mucho más que obsesiones y lunares.

Yayoi Kusama, Obsesión infinita, curaduría de Philip Larratt-Smith y Frances Morris, Malba, Buenos Aires, junio a septiembre de 2013.

ARTE

Glusberg

Federico Baeza

Su barbada figura se retuerce hasta lo indiscernible. Comienza a multiplicarse, vira hacia un naranja intenso mientras un naciente plano azul sideral lo acecha y hace implosionar toda la imagen en una trama caleidoscópica … leer más

ARTE

La evaporación del encanto

Nani Lamarque

Mario Scorzelli

Estamos atravesados por un relato que no es sólo una pesada herencia, sino una fuerza telúrica con la forma de un hiperobjeto que no podemos aprehender y del que sólo somos capaces de percibir algunos fragmentos … leer más

ARTE

Patricia

Gabriel Chaile

Martín Legón

En algún momento no muy lejano, la nueva gestión del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires deberá recibir un reconocimiento sincero por parte de la escena porteña; indiscutiblemente, en estos años han pasado … leer más

ARTE

Liliana Maresca: fotoperformance, registros y homenajes

Francisco Lemus

Dos momentos extremos se presentan en la trayectoria de Liliana Maresca (1951-1994). El primero fue la huida de la vida conyugal burguesa, constituida por un marido profesional y su hija en un hogar de … leer más

ARTE

Pepsi

Claudia del Río

Nancy Rojas

Pepsi, la exposición reciente de Claudia del Río en la galería Diego Obligado de Rosario, se despliega como una instalación, o más bien como una suma de impresiones sucesivas. La muestra es, por un … leer más

ARTE

Decomiso

Faivovich & Goldberg

Graciela Speranza

Asociados por un “&” como Gilbert & George o el rythm & blues, Faivovich & Goldberg llevan más de una década sondeando el misterio de una lluvia de meteoritos que aterrizó hace 4.000 años … leer más

ARTE

Ojo

Marcia Schvartz

Francisco Lemus

Las obras de Marcia Schvartz funcionan como una montaña rusa que nos pasea por los sentimientos de una nación y los de la intimidad y, sobre todo, nos sume en la tensión que surge … leer más

ARTE

Condición y cabeza

Max Gómez Canle

Florencia Qualina

En 1715 Rosalba Carriera se retrató sobre un fondo que se vuelve opaco a medida que se aleja de su rostro, del nimbo amarillo pálido que rodea su cabeza. Lleva unos bucles sobrios y … leer más

ARTE

Melodrama panorama

Sofía Berakha

Juan Laxagueborde

Tratemos de apuntar lo que vivió y lo que murió en la última muestra de Sofía Berakha. Podríamos señalar algo principal que no puede estar sino en el centro de donde esté. Es la … leer más

ARTE

Antología genética

Nicanor Aráoz

Jimena Ferreiro

Hubo un momento en la obra de Nicanor Aráoz en que el cubo blanco dejó de ser un simple “escenario baldío para la exhibición de piezas de arte”, ascético y neutral, para convertirse en … leer más

ver más de ARTE