ARTE

Obsesión infinita

Yayoi Kusama

Gaby Cepeda

La narrativa cronológica de la carrera de Yayoi Kusama fue cultivada por ella misma a través de una cautelosa y difundida documentación de su estudio, y del lenguaje de la “obsesión” que promovió. En el catálogo de la muestra exhibida en Malba, se admite el uso de esta cronología canónica como pauta, y los curadores Philip Larrat-Smith y Frances Morris incluyen en ella pinturas y dibujos tempranos seguidos de claros ejemplos de sus sucesivas preocupaciones –repetición, falos, lunares–.

La obra de Yayoi Kusama es potente en la clave del pop desde su poder de reinvención visual constante; e interesante desde la aptitud de la artista para el personal branding en una época muy anterior a la de nuestras redes sociales. Cuando se instaló en Nueva York en 1958, Kusama entendió que debía reinventarse, ser más grande y más audaz que las pequeñas pinturas y dibujos que realizaba en su Japón natal. Trabajó en la creación de trademarks visuales y supo acompañarlos de una presencia efectiva en el ámbito artístico y en los medios.

Primero fueron las Infinity Nets, enormes lienzos monocromáticos cubiertos de circulitos blancos repetidos ad infinitum; después vinieron las esculturas Accumulation, donde montones de falos de tela y distintos tipos de pasta recubrían muebles, personas y cosas. Poco tiempo después, Kusama se asocia de una vez y para siempre con los lunares, su marca más establecida, que ya habían aparecido en collages y en instalaciones.

En la muestra de Malba, la narrativa lineal de Kusama se mantiene hasta la mitad de la primera sala, donde se proyecta el filme Kusama’s Self-Obliteration (1967), una psicodélica documentación de su intensa relación con los lunares y su entorno. Una fila retorcida de gente que atraviesa la sala se dirige al muy facebookeado Infinity Mirror Room – Phalli’s Field (1965/2013), con los espejos y adorables falos de tela moteada. A continuación, un laberinto de saturadas instalaciones inmersivas guían el recorrido: livings enrarecidos con lunares y luz negra; y una habitación reflejante, mezcla entre display comercial de alta gama y rave minimalista.

La exhibición delinea una revisión de los grandes éxitos de Kusama y relata la lectura más frecuente de su carrera. Se trata de una producción visual que, aunque gobernada por la obsesión, desarrolla un lenguaje visual accesible e incluso alegre o humorístico por momentos. En ese sentido, el oscuro diagnóstico que Larratt-Smith desarrolla con la historia psiquiátrica de la artista se hace presente únicamente en el texto que escribió para el catálogo. La lectura psicoanalítica del curador se diluye en una muestra que se conecta con el espectador desde lenguajes amigables y reconocibles, como la moda, la paleta de color del pop y la sexualidad floreciente de los sesenta. Sumamente exitosa en su relación con el público, la muestra es un acercamiento efectivo a la obra de una artista que se descubre como diversa y potente, mucho más que obsesiones y lunares.

Yayoi Kusama, Obsesión infinita, curaduría de Philip Larratt-Smith y Frances Morris, Malba, Buenos Aires, junio a septiembre de 2013.

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ver más de ARTE