ARTE

Prueba IV: El tiempo

Matías Feldman

Darío Steimberg

Es conocido el procedimiento llamado super slow motion: dispositivos capaces de obtener miles de fotos por segundo registran algún evento fugaz; más tarde, se reproduce la cadena de imágenes a una velocidad muy inferior (unas decenas de imágenes por segundo) y se hace posible ver cómo una manzana es atravesada por una bala, cómo ondula el metal de un platillo de batería tras un golpe, cómo revienta un globo lleno de agua sobre una cabeza. En experimentos científicos con dispositivos extremadamente potentes (que toman millones de fotos por segundo) incluso se ha registrado, y hecho visible, el movimiento de un haz de luz producido por el desplazamiento de un fotón. El efecto suele ser cautivante: comparable con lo que un microscopio permite percibir a partir de la amplificación de una porción diminuta del espacio (esa hiperrealidad), el super slow motion nos enfrenta con la amplificación inverosímil de un instante.

Ahora imagínense las posibilidades dramáticas de un proyecto escénico que investigase esta problemática, pero prescindiendo de cualquier artefacto tecnológico más complejo que los acostumbrados focos de iluminación. La Compañía Buenos Aires Escénica, dirigida por Matías Feldman, presenta en Prueba IV: El tiempo un conjunto de escenas que siguen, si es que la descripción les hace justicia, ese principio. Una treintena de actores agrupados en cinco sectores distintos de una galería de arte ofrece instantes de tensión inacabable, cinco escenas (las hay de un solo actor, de dos, de tres, de siete u ocho y de una quincena) frente a las cuales el espectador puede demorarse a sus anchas, cambiar de perspectiva y modificar el centro de su atención, para observar a cada personaje y a todos juntos en su relación con lo que los rodea, para observar a cada actor en la composición de una emoción específica, para abstraerse en la red de afectos que lo gobierna todo. Cada escena es un mundo casi detenido, un instante cuyo tiempo “normal” debería ser de unos pocos segundos y que se dilata aquí hasta ocupar cerca de media hora, en función de un conjunto de movimientos híper ralentizados que son la clave de apertura a una experiencia otra del tiempo. En palabras de Feldman, “la sensación de tiempo cronológico queda obturada, (…) el relato convencional de concatenación de acontecimientos se desvanece y, por el contrario, surge un relato de lo ‘instantáneo’, uno que ocurre de manera vertical y no horizontal”. Y es que no se trata de abolir el relato, sino de concebirlo a partir de una partícula microscópica de duración indeterminable.

Prueba IV: El tiempo es parte del Proyecto pruebas, cuyo plan es investigar a lo largo de diez piezas diversos procedimientos escénicos vinculados con la percepción. Cuenta, además de su dramaturgo y director, con un dramaturgista, Juan Francisco Dasso, quien lleva una bitácora de la investigación que puede ser solicitada a la compañía. Esta prueba es, a la vez, parte de Una teoría sobre el espacio, ciclo curado por Mariana Obersztern para la Galería Prisma, y que se completa con El carterista, de Gerardo Naumann.

¿Alcanza con treinta minutos para concebir la compleja trama dramática que albergan unos pocos segundos? Feldman y compañía arriesgan una respuesta.

 

Prueba IV: El tiempo, dramaturgia y dirección de Matías Feldman, Galería Prisma, Buenos Aires, 1, 8, 14 y 15 de abril de 2016.

 

Ver nota relacionada (1)

ARTE

Glusberg

Federico Baeza

Su barbada figura se retuerce hasta lo indiscernible. Comienza a multiplicarse, vira hacia un naranja intenso mientras un naciente plano azul sideral lo acecha y hace implosionar toda la imagen en una trama caleidoscópica … leer más

ARTE

La evaporación del encanto

Nani Lamarque

Mario Scorzelli

Estamos atravesados por un relato que no es sólo una pesada herencia, sino una fuerza telúrica con la forma de un hiperobjeto que no podemos aprehender y del que sólo somos capaces de percibir algunos fragmentos … leer más

ARTE

Patricia

Gabriel Chaile

Martín Legón

En algún momento no muy lejano, la nueva gestión del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires deberá recibir un reconocimiento sincero por parte de la escena porteña; indiscutiblemente, en estos años han pasado … leer más

ARTE

Liliana Maresca: fotoperformance, registros y homenajes

Francisco Lemus

Dos momentos extremos se presentan en la trayectoria de Liliana Maresca (1951-1994). El primero fue la huida de la vida conyugal burguesa, constituida por un marido profesional y su hija en un hogar de … leer más

ARTE

Pepsi

Claudia del Río

Nancy Rojas

Pepsi, la exposición reciente de Claudia del Río en la galería Diego Obligado de Rosario, se despliega como una instalación, o más bien como una suma de impresiones sucesivas. La muestra es, por un … leer más

ARTE

Decomiso

Faivovich & Goldberg

Graciela Speranza

Asociados por un “&” como Gilbert & George o el rythm & blues, Faivovich & Goldberg llevan más de una década sondeando el misterio de una lluvia de meteoritos que aterrizó hace 4.000 años … leer más

ARTE

Ojo

Marcia Schvartz

Francisco Lemus

Las obras de Marcia Schvartz funcionan como una montaña rusa que nos pasea por los sentimientos de una nación y los de la intimidad y, sobre todo, nos sume en la tensión que surge … leer más

ARTE

Condición y cabeza

Max Gómez Canle

Florencia Qualina

En 1715 Rosalba Carriera se retrató sobre un fondo que se vuelve opaco a medida que se aleja de su rostro, del nimbo amarillo pálido que rodea su cabeza. Lleva unos bucles sobrios y … leer más

ARTE

Melodrama panorama

Sofía Berakha

Juan Laxagueborde

Tratemos de apuntar lo que vivió y lo que murió en la última muestra de Sofía Berakha. Podríamos señalar algo principal que no puede estar sino en el centro de donde esté. Es la … leer más

ARTE

Antología genética

Nicanor Aráoz

Jimena Ferreiro

Hubo un momento en la obra de Nicanor Aráoz en que el cubo blanco dejó de ser un simple “escenario baldío para la exhibición de piezas de arte”, ascético y neutral, para convertirse en … leer más

ver más de ARTE