ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que anunciaba los primeros fríos y hablamos de películas. Mencionaron o mencioné a Herzog y llegamos a su documental sobre volcanes y, finalmente, al entrañable mediometraje La Soufrière, de 1977.

Entonces, para trazar algunas líneas de lectura sobre la exposición integrada por Nora Aslan, Sebastián Camacho, Lorena Marchetti y Kirsten Mosel, casi me perfilo desde una genealogía fílmica que construye una de las imágenes más recurrentes en el imaginario social: el fin del mundo. Aunque desconozcamos con alguna precisión qué significa esa frase, qué sugerimos (hoy) con mundo o con el tantas veces pronunciado fin, las imágenes siguen profiriendo algo cercano a ese imaginario de futuro.

Pero ¿es el fin del mundo una forma del futuro? En la mirada que elabora Federico Baeza como curador de la muestra, al elegir y acomodar cuatro obras en el espacio construye una imagen del presente que se erige con un dejo de melancolía, perplejidad o nostalgia sobre la destrucción presente-futura de lo habitable. La vista desde la calle, junto con las luces (fui casi de noche), transforma la vidriera de la galería Gachi Prieto en una pantalla que muestra situaciones de materialidades diferentes pero en las que asoma una modulación común.

Como en La Soufrière, el paisaje urbano, ante la inminente erupción de un volcán, es desolado, y los animales toman el lugar de activos ocupantes de las ruinas. En Tristes trópicos el protagonista es un pavo real blanco con su cola baja. Nos da la espalda pero igual nos seduce en una fotografía de Nora Aslan. Contrapuesta y enfrentada está la obra de Lorena Marchetti, también fotografía, en la que retiene tres vistas del paisaje urbano inmóvil con una coloración entre azul-verde o sepia. Una arriba de la otra sobre la pared negra, devuelven su condición de ventana indiscreta, de altura objetiva, de espía sobreviviente.

Otras dos obras actualizan la agonía de lo urbano. Las figuras orgánicas negras de Kirsten Mosel penden desde el techo como esculturas blandas olvidadas. Son algún tótem de culto que esconde la latencia de una deidad abstracta. Y junto a ellas, una pieza de Sebastián Camacho en la que dibuja una ciudad de escombros. No advertimos lo apocalíptico hasta ver que en realidad es un calado de papel sobre un libro de actas; esos compendios de hojas que se llenan con testamentos y se transforman en escritura sagrada contemporánea: declaraciones, avisos, sentencias, sesiones, memorias. Los materiales componen la visión anímica hacia la realidad que muchas veces se transita de manera solitaria y prudente.

Como quien filmó una ciudad a punto de desaparecer, deambulamos por imágenes de espacios abandonados o gobernados por una percepción brumosa del presente. Las geografías precisas se borran en la temporalidad de las imágenes. La circunstancia de esta resultante quizás sea el montaje potenciando esta lectura, o sea la pantalla en la que se transformó la vidriera, o un discurso autónomo sobre una experiencia más o menos fugaz.

Encontramos, insistiendo en la vista-pantalla, que la recurrente imagen del fin del mundo refiere al presente, y que finalmente es la potencia de un deseo afirmativo expresado a través de una visión no tanto del espacio, sino más bien del tiempo, la que se configura en la muestra. Porque, como enunció Agamben, “la tarea original de una auténtica revolución ya no es simplemente cambiar el mundo, sino también y sobre todo cambiar el tiempo“.

 

Nora Aslan, Sebastián Camacho, Lorena Marchetti y Kirsten Mosel, Tristes trópicos, curaduría de Federico Baeza, Gachi Prieto, Buenos Aires, 6 de mayo – 16 de junio de 2016.

ARTE

PintorAs

Emmanuel Franco

Una armando el listado de obras que van a Madrid. Del Excel pasa a dibujar arabescos mientras escucha reclamos de un curador vía Skype. Otra se concentra y se pierde en los colores de … leer más

ARTE

Skulptur Projekte Münster 2017

Mariano Mayer

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 … leer más

ARTE

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes

Maruki Nowacki

Emmanuel Franco

Soñé que me rapaba, me convertía en varón y desfilaba con un papel entre los dientes es el título de la exhibición de Maruki Nowacki en la galería UV. Algún curador multiuso, de esos que se … leer más

ARTE

Bóveda gagá

Ana Vogelfang

Laura Ojeda Bär

Las paredes son lo que la piel al cuerpo. Ambas cumplen roles similares. Por un lado, protegen el volumen que recubren. Por otro, en su superficie se registra el contacto con el exterior: primero, … leer más

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ver más de ARTE