ARTE

Una flor de quince dólares

Martín Legón

Juan Laxagueborde

Descompuesta por tres entidades secretas, sacras y evocables, Una flor de quince dólares, la muestra de Martín Legón en Isla Flotante, nos invita a dilear de nuevo con la pasión de un asombro kármico. El paseante tiene ante sí testimonios de funcionarios públicos generalmente peronistas, revistas dominicales de las que se pasan rápido, interesadas en el mundo del arte más reconocible, cuadros colgados, poco pincel, fotos pegadas así nomás. La forma es la de un polirrubro suspendido en el aire. La invitación es a una condena. Del paseo cuelgan estas tres potencias: Liliana Maresca, la política y la estupidez a punto caramelo del desastre.

Maresca es un fantasma puesto en el centro, es aire impuro en la sala a través de un polvillo ilegible que toma formas de reflexiones sobre Pinocho, sobre lo decadente en lo histórico o sobre el pasaje de lo ordinario a la densidad que vive también en forma de piedra no preciosa. Todos los temas de Maresca son manejados con malabares por Legón, que no parece inmutarse. Como si propusiera que el arte se coma a sí mismo, no para terminar con el arte sino para condenarlo a un renacimiento, como ese artefacto monstruoso que Maresca situó alguna vez en el patio de la facultad de la calle Puan cerca del renombrado pinito, un sinfín hecho de apuntes viejos y engrudo en tres dimensiones que la miserabilidad de algunos de los habitantes de esa institución fue destruyendo con sagacidad de vándalo-prolijo-colectivo. La reacción a esa instalación fue una reacción política, cuando política significa lo que creemos que significa en esta muestra que recorremos para recorrernos a nosotros mismos también de nuevo: es un acto de reiteración, de evasión y de fogueo existencial para volver tumultuoso un sentimiento básico, el que consiste en darnos cuenta de la fugacidad con el peso de un cachetazo trágico. La política es liviandad para Legón no porque niegue el peso mítico de la historia en las palabras o los modos de leer, sino porque descubre que la representación es la ciénaga de todo acto heroico de la memoria en trance. Esa ilusión del espectador “comprometido” llama memoria en trance a la estupidez, que acá aparece con imágenes planas del significante Kuitca, entrevistas tediosas a artistas tediosos, el programa de Tinelli rescatado como fierro frío para un buen suicida espectador de cosas enmarcadas o el montaje final de un video más depresivo que erótico sobre la recurrencia de la imaginación como negación, como valor lábil.

Desilusionando, el alquimista Legón vuelve a las pavadas y a las perversiones de objetos reservados para la catarsis pública, la misma que el espectador hace en silencio, con un ojo en la lágrima y otro en la ira. La utilización de escenas históricas, de fuerza dramática y patética a la vez, cercanas al género “enredos”, le asigna a la sala la forma de un circo para un melodrama estratégico. ¿Qué es lo que hay que racionalizar tras las estrategias estéticas en esta muestra? Probablemente, la convivencia con imágenes al azar de algo infinito que las proyecta: la Argentina como malentendido entonado por la violencia. Directamente la advertencia de que las penas hoy resaltadas por el pasatiempo político son otra vuelta de rosca, la reiteración de frustraciones viejas, el plomo de algo normal. Más allá de la representación, más allá de los años noventa, lo que puede bordar la tela para cortar que hay no sólo en esta muestra, sino en toda la obra de Legón, es la pregunta sobre lo desgraciado sin más, llorar la ausencia de gracia para valorar más cualquier rasgo de vida en lo decadente.

 

Martín Legón, Una flor de quince dólares, Isla Flotante, Buenos Aires, 30 de enero – 27 de febrero de 2016.

ARTE

El presente está encantador

Diego Bianchi

Federico Baeza

La ajetreada agenda de Diego Bianchi en estos últimos años hacía difícil prever de qué modo iba a hacer frente al encargo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires sin tropezar otra vez … leer más

ARTE

El subastador

Simon de Pury / William Stadiem

Raúl A. Cuello

“Tienes que comerte las galletas cuando pase la bandeja” es la frase que se repite como un mantra en El subastador, extraño libro que retrata la biografía de Simon de Pury, marchante suizo catalogado … leer más

ARTE

Díptico

Jorge Macchi / Nicolás Fernández Sanz

Graciela Speranza

El prodigio sucede en “El otro cielo”, quizás el mejor cuento de Cortázar: un oscuro corredor de bolsa entra en el Pasaje Güemes de la calle Florida, viaja en el tiempo y el espacio, … leer más

ARTE

Los derivados

Hernán Borisonik

Desde el siglo XIX en general, pero muy en particular desde la década de 1980, la “ciencia económica” (y su principal producto, la economía neoclásica que domina las universidades) se ha encargado de elaborar … leer más

ARTE

Mano de obra

Juan José Cambre

Florencia Bohtlingk

Y todo es orden, lujo, calma y voluptuosidad. Esa noble aspiración de un Baudelaire exaltado de juventud, que todos al empezar deseamos mientras tiramos brochazos desesperados en la tela, tratando de encontrar el atajo … leer más

ARTE

La música es mi casa

Gastón Pérsico

Juan Tessi

La música es mi casa, la muestra de Gastón Pérsico con curaduría de Mariano Mayer en el Malba, toma su nombre del género house, el sucesor en línea de la música disco cuyo lugar … leer más

ARTE

Tristes trópicos

Nora Aslan / Sebastián Camacho / Lorena Marchetti / Kirsten Mosel

Clarisa Appendino

Confío en que los temas de algunas conversaciones provienen de experiencias cercanas, casi inmediatas, pero esa conexión no aparece hasta que decidimos indagarla. Partimos de la muestra Tristes trópicos caminando con un viento que … leer más

ARTE

Materia, forma y poder

Carlos Huffmann

Mario Scorzelli

Una pintura que parece representar la tapa de alguna versión alternativa del libro Leviatán de Thomas Hobbes recibe a los individuos que ingresan a la sala para observar la muestra de Carlos Huffmann. La … leer más

ARTE

Nicolás Mastracchio en Mite

Juan Tessi

La agenda porteña arranca frenética hacia fines de abril. Las galerías anuncian su programación más o menos en esa fecha y el ritmo va in crescendo hasta la feria de arte de fines de mayo. … leer más

ARTE

Comerme los ojos de los otros

Mauro Guzmán

Emmanuel Franco

Dos amigos se ajustan los chupines y salen a la calle en busca de algo memorable. Las expectativas crecen a la par del silencio que genera el maquinar de sus cabezas. Suben al taxi … leer más

ver más de ARTE