CINE y TV

Hacksaw Ridge

Mel Gibson

Federico Romani

Mel Gibson es un animal de cine (o, para algunos, “del” cine) con plena conciencia de ese mecanismo de supervivencia llamado “aprendizaje del miedo”. Cuando se puso por primera vez detrás de cámara, lo hizo con una película que pocos vieron y muchos menos recuerdan. En El hombre sin rostro (1993), Gibson se derritió la mitad de la cara para narrar el “adiestramiento” intelectual de un adolescente problemático a manos de un hombre con un pasado oscuro. La película sigue exhibiendo, aún hoy, una solidez narrativa envidiable, sigue teniendo un final conmovedor hasta las lágrimas, y funciona, todavía, como ensayo y anticipación de cierta determinación suicida: Gibson ya avisaba ahí que venía “en serio”, que no se había transformado en director para prolongar el éxito de su carrera como actor, y que las derivaciones que su filmografía podía tener a partir de entonces eran, en efecto, impredecibles. Braveheart (1995) fue, a su modo, una película engañosa. La fascinación generada por la fisicidad sangrienta de sus batallas encubrió la anticipación de la polémica carnicería de La Pasión de Cristo (2004), el deleite morboso por los cuerpos flagelados que ya estaba en el martirio final de William Wallace, aunque suavizado, todavía, por cierto criterio de comercialidad “oscarizable”. Gibson, se ha dicho, es ultraconservador, antisemita, alcohólico, golpeador y, según Wikipedia, adepto a una rama extrema y tradicionalista del catolicismo denominada “sedevacantismo”. Pero Gibson es, también, y ante todo, un hombre con muchos miedos, que a veces se traducen en furias: miedo al “otro”, a la incomprensión (artística), a parecerse demasiado, en la vida real, a algunas de las bestias salvajes que pueblan su imaginación. Su cine como director es uno de los más impresionantes análisis del miedo que alguien haya podido construir en el contexto de un cine contemporáneo que rehúye la negatividad como si de una peste se tratara, y el mérito es doble sólo por el hecho de haberse producido en el corazón de Hollywood. La personalidad cinematográfica de Gibson es tan potente y abrumadora que lo ha colocado en ese sitio de privilegio ―junto con Clint Eastwood, Jerry Lewis, John Wayne y algún otro― que corresponde a aquellos actores capaces de contagiar su autoría (en el sentido “cahierista” del término) incluso a aquellas películas en las que actúan pero que no dirigen; y si tienen dudas, échenles un vistazo a Revancha (1999), Señales (2002), Edge of Darkness (2010) o las más recientes ―y estupendas― Get the gringo (2012) y Bloodfather (2016). La brutalidad ritual de las películas de Gibson es una reacción catártica frente a la angustia atávica de un existir condicionado por la mirada divina, la congoja inherente a la secularización del alma. Porque Gibson es, ante todo, un creyente. Y si esa cosa impresionante que era Apocalypto (2006) no había querido, tampoco, disimular esa artesanía del desasosiego ―recuerden el final de esa cacería de más de dos horas de duración―, Hacksaw Ridge es ya, decididamente, un puro salto de fe. Aquí se narra la historia de Desmond Doss (el joven de la iglesia adventista del Séptimo Día que, aun siendo un objetor de conciencia, se transformó en uno de los mayores héroes de la Segunda Guerra Mundial) como un vía crucis de una honestidad intelectual apabullante, incluso molesta. La pena de Doss es la pena universal del Cristo crucificado, y para que no queden dudas, Gibson lo filma más de una vez “elevándose” hacia el cielo, bañado en una luz celestial, ofrecido reiteradas veces a un sacrificio que no llega. Que la primera hora de la película tenga escenas dignas de un telefilm de la difunta señal Hallmark o de La película de la semana, que solía presentar el inefable Alejandro Romay en el viejo Canal 9, es apenas un detalle. Hacksaw Ridge incluye en su segunda mitad la mejor y más extensa secuencia de guerra jamás filmada (un aquelarre de sangre, vísceras y fuego —mucho fuego— que reduce las escenas bélicas de Rescatando al soldado Ryan al nivel de un capítulo de Combate con Vic Morrow), aunque para Gibson esto siga siendo apenas un detalle y a él, en el fondo, le interesen más otras cuestiones vinculadas a la penitencia mística o a la revelación sufriente, tan legítimas como la cuestionable fe personal que articula casi todo lo que hace y cuenta. ¿Cómo se gana ese derecho a filmar lo que se quiera de la manera en que se quiera? Olvidándose del mundo, yendo para adelante, con un convencimiento autoral que, en sus mejores momentos, puede llegar a helar la sangre (y Hacksaw Ridge tiene y exhibe, orgullosa y brutal, varios de esos momentos) pero, sobre todo, con talento. Mucho talento.

Hacksaw Ridge (Estados Unidos y Australia, 2016), escrita por Robert Schenkkan y Andrew Knight, dirigida por Mel Gibson, 138 minutos.

CINE y TV

Gilliamismos

Terry Gilliam

Pablo S. Alonso

Al igual que sucedía con Orson Welles, Terry Gilliam es una figura con la que los ejecutivos de los estudios preferirían no lidiar. No necesariamente por ser box office poison —como se denomina en … leer más

CINE y TV

Elle

Paul Verhoeven

Federico Romani

La última película de Paul Verhoeven comienza como una de Darío Argento: hay violencia sexual, una agresiva figura vestida de negro y un gato pardo que lo observa todo con una curiosidad demoníacamente concentrada. … leer más

CINE y TV

El cielo del Centauro

Hugo Santiago

Federico Romani

El cine de Hugo Santiago es fantástico (en el sentido fantastique del término) pero —como en los casos igualmente desconcertantes de Chris Marker o Alain Robbe-Grillet— su único efecto especial es el verosímil. Santiago … leer más

CINE y TV

La academia de las musas

José Luis Guerin

Federico Romani

El erotismo del cine de José Luis Guerin está restringiéndose cada vez menos, en la medida en que sus últimas películas ya son una apuesta bien definida por habitar la intimidad de sus personajes … leer más

CINE y TV

Manchester junto al mar

Kenneth Lonergan

Federico Romani

Se ha escrito muchísimo más sobre la muerte del western que sobre la del melodrama, como si la defunción genérica se llevara mejor con las cuestiones de vestuario que con las anímicas. En la … leer más

CINE y TV

The Crown

Peter Morgan

Virginia Higa

Ser joven todavía era un incordio, una molestia pasajera, cuando Isabel II asumió el trono de Inglaterra a los veinticinco años. Las secuelas de la Segunda Guerra seguían afectando la vida cotidiana y faltaba … leer más

CINE y TV

Hell or High Water

David Mackenzie

Florencia Romano

Hell or High Water es una película narrativa en sentido clásico. Y es, además, una película de género, con el gran mérito de hacerse cargo de ello. Utilizando todos los elementos del western de … leer más

CINE y TV

La idea de un lago

Milagros Mumenthaler

Federico Romani

La segunda vida que los textos y las fotografías de la novela Pozo de aire (2009) de Guadalupe Gaona encuentran en el delicado movimiento cinematográfico de Milagros Mumenthaler demanda al espectador una percepción azarosa, … leer más

CINE y TV

I Am Not Your Negro

Raoul Peck

Antonio Gómez

Cediendo a la fascinación que parecen provocar en los documentalistas los proyectos inconclusos o fracasados, los textos incompletos, los restos, el director haitiano Raoul Peck construye I Am Not Your Negro a partir de … leer más

CINE y TV

La La Land

Damien Chazelle

Luciano Alonso

California. Embotellamiento de tránsito. Día de sol. Bocinazos. En algún momento, los conductores abandonan sus vehículos para sumarse a una peculiar coreografía. La canción tiene un dejo de rumba melancólica. A pesar de la … leer más

ver más de CINE y TV