DISCUSIÓN

Sobre “Eva Perón” de Copi

Débora Vázquez

Si la Argentina fuera un museo, Evita sería nuestra Gioconda y Copi, el artista insolente que se atrevió a dibujarle los bigotes. Y no lo digo porque Eva Perón sea —como lo fue en su estreno parisino de 1970— interpretada por un hombre, sino por la irreverencia de hacer de ella y su mito una caricatura vanidosa y despótica, o en palabras del propio Copi, “una mezcla de Marilyn Monroe y Stalin”.

Me pregunto por qué será que en todas partes se habla de una Evita trans cuando en la obra la protagonista nunca se comporta como un varón. Me lo pregunto porque la característica que se impone en la Eva de Copi es su autoritarismo, y los autoritarismos no son patrimonio exclusivo de ningún género. ¿De dónde se infiere, entonces? Atribuirlo al espíritu de esta época sería un facilismo; deducirlo de la sexualidad de quien la interpreta, demasiado naíf. (Ni siquiera un niño pasaría por alto que el actor y el personaje pertenecen a planos diferentes). Otra posibilidad es que provenga de una replicación tardía de la definición de “travesti” que le asignó Aira en su intuitivo Copi (1991), pero es sabido que Aira es inventor antes que exégeta, y la belleza de su lógica se basa casi siempre en la falacia. Prefiero pensar que se trata de un deslizamiento, un contagio de la obra que la antecede en el Teatro Cervantes, El homosexual o su dificultad de expresarse, en donde sí estamos ante un cóctel del Copi más desbocado, potente, subversivo y procaz, con personajes exiliados en Siberia que cambian de sexo con la facilidad de quien aprende a hacer malabares con dos limones y una banana.

Eva Perón es otra cosa, es algo más apartado del grotesco, menos risible —hay una inocente que muere— y más macabro. Benjamín Vicuña interpreta su papel con convicción. Un prejuicio de peluquería sonaba antes del estreno: ¿por qué un chileno cuando hay tantos buenos actores argentinos? Es curioso que su nacionalidad llamara más la atención que el hecho de que sea varón; y eso me recuerda una anécdota simpática de Ionesco, que algo del absurdo sabía, en la que cuenta cómo lo había criticado un norteamericano por hacer que un personaje visitara la casa de otro sin llamar antes por teléfono, cuando los que se daban cita eran dos rinocerontes.

La elección del actor trasandino fue un hallazgo. Benjamín Vicuña no tiene el peso de la historia argentina sobre sus omóplatos, porque por más que viva en Buenos Aires, para el imaginario local siempre estará de algún modo del otro lado de la cordillera. Y esa distancia de piedra lo protege contra lo pequeño y provinciano de cualquier discusión partidaria. Vicuña actúa sin culpa, sin que puedan crucificarlo por hacer la “V” o esconderla en el bolsillo durante los aplausos. Y además, para quitarle un poco de ideología al asunto, hay que destacar que el strapless del vestido presidencial que lleva puesto durante casi toda la pieza le queda mejor a él de lo que les quedaría a muchas actrices vernáculas y foráneas.

Vicuña es un hombre delicado, sus hormonas no sobreactúan. Y por eso, y porque no es argentino, pudo contestar sin exabruptos cuando le preguntaron acerca de los dichos de un sector de la CGT que consideró la obra como “una bajeza” por “herir la fibra más íntima de cada alma peronista”. Un argentino hubiera puesto el grito en el cielo y hubiera aludido a la hilacha fascista de cierto peronismo perimido, al fantasma de la censura, y hasta hubiera recordado que en Francia hubo una amenaza de bomba el día del estreno, por más que de ese estreno hayan pasado cuarenta y siete años. Vicuña dijo simplemente: “Es una obra irreverente que incomoda y genera debate”.

Eva Perón no pretende ser el recorte de una biografía; es una parodia, una Eva irreal, la de Copi, y nada más contundente para demostrarlo que ese par de gigantografías con la imagen de la Evita angelical que se montan en el escenario, de cara al público, y hacen que Vicuña se vea como el simulacro platinado de una novia punk, o simplemente como Vicuña haciendo de Evita —como lo quiso su director, Marcial Di Fonzo Bo; como quizás lo hubiera querido Copi—.

Un “gorila” querrá seguir creyendo que Vicuña es efectivamente Eva Perón, sólo que el acomodador se olvidó de incluir en el programa los anteojos 3D. Un peronista ortodoxo le seguirá rezando a la estampita de la madre de los descamisados. El resto de los mortales se preguntará en qué punto —de los infinitos puntos que separan la gigantografía de la santa del Vicuña vestido de blanco— se encuentra la verdadera Eva. Y ese punto sigue siendo uno de los misterios de nuestra historia. Es raro que los detractores de la obra no se den cuenta de que el ataque virulento hacia un muerto implica de algún modo la sospecha de que este sigue vivo. Y sí, Evita vive hoy en el Teatro Cervantes, Vicuña cumple y Copi, bueno, Copi, como todo iconoclasta, nunca dignifica.

 

Ver nota relacionada (1)

DISCUSIÓN

Zama versus Zama. La piedad de Lucrecia Martel

Débora Vázquez

Cuando un director de cine se atreve a adaptar un libro excepcional, el lector más o menos ortodoxo sentirá culpa si se acerca a ver la película antes de haber leído el libro. Sencillamente, … leer más

DISCUSIÓN

Cuando la subjetividad se revela. Sobre “Independientes, ¿de qué?”, de Hernán López Winne y Víctor Malumián

Raúl A. Cuello

El concepto Sitz im Leben (literalmente, “asiento en la vida”) puede bien operar en el campo de la crítica literaria como un efector que permite situar los textos en su lugar; esto es, permite … leer más

DISCUSIÓN

La reintegración. A propósito de la retrospectiva de Liliana Maresca en el Mamba

Syd Krochmanly / Tomás Espina

A veintitrés años de la muerte de Liliana Maresca, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires presenta una retrospectiva de su obra. Resulta difícil dar cuenta de la dimensión de su legado sin … leer más

DISCUSIÓN

La electrónica queer de Arca: son tiempos de “orgullo crítico”

Pablo Schanton

“Algún culo va a echar sangre”, sinónimo de “Alguien tendrá que pagar las consecuencias”, es una frase corriente en Hispanoamérica. El compositor venezolano Alejandro Ghersi —de alias Arca, veintisiete años y domiciliado en Londres— … leer más

DISCUSIÓN

Una taza de café en el trono de san Pedro. A propósito de “El joven papa”, de Paolo Sorrentino

Patricio Lenard

Entre las monarquías de Europa, el Vaticano es la única que reclama potestad absoluta sobre los cielos, sin respetar el espacio aéreo de los países. Sin una aerolínea de bandera, este paraíso fiscal ha … leer más

DISCUSIÓN

Sobre “El artista más grande del mundo”, el arte contemporáneo y el punto de vista

Graciela Speranza

Leo con gusto a Juan José Becerra desde sus primeras novelas y sigo sus columnas filosas sobre la actualidad, escritas con una mezcla de brío, lucidez y gracia rara en la prensa cultural. Becerra … leer más

DISCUSIÓN

El terrible poder del traductor, segunda parte. Las excentricidades del mundo anglosajón

Kit Maude

Marcelo Cohen me ha pedido seguir con la discusión sobre el caso Zama en inglés y, como el bobo que soy, he dicho que sí. El suyo es un texto excelente y no me … leer más

DISCUSIÓN

El salón de las rechazadas. A propósito de una muestra de Antonio Berni en el MAMBA

Nicolás Cuello

Todo empieza con el color rojo. Una luminosidad vibrante proyectada desde el interior de la sala anticipa lo que está por suceder. La muestra Revelaciones sobre papel. 1922-1981, curada por Marcelo Pacheco para el … leer más

DISCUSIÓN

Sobre “Random”, de Charly García: lo que no cambia, lo que se ha perdido

Pablo S. Alonso

El mismo año en que Charly García y Pedro Aznar grababan Tango en Nueva York, Frank Miller, en The Dark Knight Returns, decía que el verdadero cambio, si es posible, va más allá de … leer más

DISCUSIÓN

La escritura como filosofía. A raíz del artículo de Kit Maude sobre la traducción de “Zama” al inglés

Marcelo Cohen

Esto no es una réplica. El artículo de Kit Maude me hizo pensar algunas cosas y recordar otras. Voy a tratar de hilarlas. La escritura de Di Benedetto (DB) es una condensación impar de … leer más

ver más de DISCUSIÓN