TEORÍA Y ENSAYO

Deleuze: los movimientos aberrantes

David Lapoujade

Federico Romani

El libro de David Lapoujade trabaja algunos aspectos del continuo énfasis en la individualidad del ser que inunda buena parte de la filosofía de la primera mitad del siglo XX, tendencia que entró en una suerte de crisis de impenetrabilidad cuando se trató de llevar el dato o la idea al terreno inestable de “lo colectivo”. Cada vez que se intentó migrar hacia la corriente continua de los movimientos masivos de sentido, se terminó replicando experimentos científicos más que ejecutando obras de reflexión. La filosofía moderna se desvió, entonces, hacia la técnica y la tecnología porque advirtió el descontento y la frustración que la mecanización de la realidad iba a arrojar a un mundo “doblado”, duplicado por el aumento artificial de un modo interferido de captura de la experiencia. Esa fue la coyuntura que volvió a Marshall McLuhan —teórico de un saber práctico— la cabeza de un movimiento heterogéneo y fatalista de resignación existencial (el de Paul Virilio, Jean Baudrillard y otros), que se detiene, en el mejor de los casos, en la fijación y fascinación estética por el medio antes que en la problemática inherente a la “situación” y sus agentes. Cuando el énfasis pasó de la idea al producto, la filosofía no pudo resistir la tentación de volverse, ella también, un artículo comerciable, un tipo de pop art trabado en la necesidad ontológica de imaginar sin referentes —y desde un nihilismo “de diseño” muy propio de la posmodernidad— las cosas a las que aludía en ese desquicio que insinuaba la futura era de la hipercomunicación.

Lapoujade señala que la auténtica filosofía de la resistencia de los años sesenta es la filosofía de los movimientos “aberrantes”, precisamente por la torsión que practica en ese contexto de agotamiento. Las figuras características de esa respuesta son la “diferencia”, la “repetición”, los “descentramientos”, los robos, las emisiones secretas y otros procesos “esquizofrénicos” que van a ser descritos en El anti-Edipo (1972) y Mil mesetas (1980), pero que ya estaban anticipados en la más temprana Lógica del sentido (1969) y, por supuesto, en Historia de la locura (1960), El nacimiento de la clínica (1963) y Arqueología del saber (1969), de Michel Foucault. La filosofía abandona así la estrechez de miras que la empuja hacia la cibernética y se vuelca a las distancias sin dimensiones de la vida inorgánica que cuestiona la idea de integridad cognoscible, y de allí al inconsciente concebido en términos de conflicto y deseo. Deleuze y Foucault se toman en préstamo mutuamente para otorgarle un nuevo lenguaje a una época frustrada por su imposible aspiración analítica a la “verdad”, y trasladan la discusión a las zonas inestables de la neurosis, la perversión y la psicosis para pensar un poder transformado que se ejerce en nuevos espacios y según nuevas estrategias. El nuevo léxico libera posibilidades: permite pensar “en enjambre”, abre los espacios y crea los conceptos para investigaciones que, según Lapoujade, ponen en el centro de la controversia cuestiones que hasta entonces, y por una carencia epistemológica, resultaban pura y simplemente indecibles. “Lo propio de una investigación trascendental es que uno no puede detenerla cuando quiere”, se señala en Deleuze: los movimientos aberrantes, y así se eleva el aporte del filósofo en cuestión a la potencia constitutiva de sujetos sometidos a una crisis masiva de impresiones y certidumbres. Lo mejor, sin embargo, estaba por venir, porque la filosofía de Deleuze no se agotó en el diagnóstico de esa nueva realidad y de la economía libidinal y sumergida que la rige, en cuyo seno cuestionó el imperativo de permanecer dentro de ciertas medidas reduccionistas propias de la categorización política, a las que retiró de circulación por el sobrepeso específico de las ideas que aportó a la discusión. El hecho de que algunos de sus conceptos sean hoy aplicables al estudio de áreas y desarrollos nodales de un saber maquínico al que él mismo no llegaría a apreciar en su pleno desarrollo —la eclosión de Internet y sus ramificaciones fantasmales en la vida de relación globalizada— permite suponer que la filosofía de Deleuze no sólo estaba adelantada a su época, sino que trazó, también, el horizonte contrastado de los acontecimientos que habrían de ilustrar a futuro algunas de sus ideas más potentes e inquietantes.

 

David Lapoujade, Deleuze: los movimientos aberrantes, traducción de Pablo Ires, Cactus, 2016, 320 págs.

TEORÍA Y ENSAYO

De una filosofía a otra

Bruno Karsenti

Esteban Dipaola

El surgimiento de las ciencias sociales impulsó la aparición de nuevas perspectivas que determinaron una transformación de la disciplina filosófica y, principalmente, de sus motivaciones políticas. El objetivo de Bruno Karsenti es estudiar este … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

1917

Martín Kohan

Fernando Bogado

Hay algo con los números que se nos impone. Desde la manía por el horóscopo hasta los números que se juegan a la quiniela o, como sucede cada tanto, cuando se alcanza la pulcritud … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Las bolas de Cavendish

Fernando Vallejo

Patricio Lenard

No se conforma con ser el primer escritor marciano, tras haber declarado a Colombia país extraterrestre. En Las bolas de Cavendish —novela extrema por lo ensayístico/ensayo inusitado por lo novelesco—, Fernando Vallejo se pone … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

La lógica de Copi

Daniel Link

Mariano Dorr

Cuando la crítica literaria evita la toma de una posición tética o dogmática, el resultado suele ser un recorrido posible, un paseo dentro de un conjunto de obras. En el caso del libro de … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Gramáticas de la acción social

Cyril Lemieux

Mariana Lorenz

El proyecto que Cyril Lemieux esboza en Gramáticas de la acción social resulta tan ambicioso como necesario. La propuesta de este cientista social francés, referente del campo de la sociología pragmática, es refundar las … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

La razón del estilo

Varios autores

Silvio Mattoni

La larga tradición del ensayo en inglés no resulta para nosotros tan ignorada en sí misma como podría pensarse a primera vista. Sus ejemplos están entre las primeras lecturas de un argentino letrado, si … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Notas de campo

Hernán Ronsino

Fernando Bogado

Digamos que hay dos grupos. Uno está compuesto por escritores que se arrojan de manera optimista a las posibilidades que el desarrollo de la técnica abre al arte de narrar. El otro busca proteger … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Los diferentes modos de existencia

Étienne Souriau

Federico Romani

Para Étienne Souriau, el mundo está (o nos es “dado”) a media luz, y su teoría de los posibles modos de existencia no es otra cosa que un tratado sobre lo incompleto de un … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Fantasmas del saber

Noé Jitrik

José Luis Petris

Los escritores no leen. Hurgan, indagan, evalúan, memorizan, comparan, se forman, descartan. La historia de sus lecturas es esencialmente una pesquisa, o se convierte en ella con el tiempo y a partir de sus … leer más

TEORÍA Y ENSAYO

Sobre la técnica

Gilbert Simondon

Federico Romani

En un texto de 1976 titulado “Hombre, androide, máquina”, Philip K. Dick anunciaba que “el mayor cambio que prolifera actualmente en nuestro mundo es, quizás, el impulso de lo viviente hacia la cosificación, y … leer más

ver más de TEORÍA Y ENSAYO