LITERATURA ARGENTINA

Bajo cero

Damián Ríos

Jorgelina Núñez

El movimiento continuo está en la base de los seis cuentos de Bajo cero. Un movimiento de arrastre que puede venir de un recuerdo, de “una forma de la imaginación”, de un pensamiento que está adentro y de pronto irrumpe y es como los militantes que marchan en manifestación, siempre están llegando y no paran de llegar.

Damián Ríos encontró la manera de interrumpir ese flujo –de pensamientos, de sensaciones, de impresiones– escribiendo. Sin embargo, la interrupción no detiene el movimiento: es el salto que le permite sumarse a él. Que esa suma termine por modificar el flujo o al sujeto es otra historia. Escribir sería algo así como subirse a un tren en movimiento que, aunque lento, sigue avanzando. Luego, el cuerpo de quien escribe ocupa un lugar en ese tren que ha dejado de ser el mismo, como no es el mismo el sujeto metido en ese trance.

Escribir no es hacer literatura. El hacer invoca recetas donde se sabe lo que se hace y para qué o quién se lo hace. Ríos no hace literatura, aunque escribe. Escribe como le sale pero no habría que dejarse engañar por el supuesto espontaneísmo. Por ejemplo, se da el lujo de usar el adjetivo “lindo” y repetirlo en su sencillez cada vez que lo necesita. Dice “lindo” y no otra cosa; es su modo de afirmarse, de saltar al tren, diciendo lo que quiere y no lo que conviene. Tampoco elude las opciones cuando decide a qué tren subirse: ¿el del arte político o el del arte verdadero?, ¿el de la lengua de los sobrios que “tiene introducción, nudo y desenlace” o el de la de los borrachos que discurre sin fin?, ¿el de la experiencia directa o el del buscador de Google? Para la escritura no hay materiales espurios ni palabras proscriptas. Eso es lo que nos da a entender.

La mayoría de los cuentos transcurren en Entre Ríos y entre los Ríos, que son muchos y han dado descendencia como cauces de agua. Pasa un Ríos y cuenta algo y hay uno o varios Ríos que lo escuchan; pasa otro y toma un trago o varios y se le suelta la lengua y arrima una imagen o un recuerdo como quien arrima un banco donde sentarse. Así fluyen las historias sin freno y sin centro, leves como la chamarrita que un pescador compone para su perro o el grupito de militantes reunidos en una plaza de Concepción del Uruguay de los que quedan solo dos gritando su consigna desde una terraza.

“Todos son cuentos de amor”, reza la contratapa. De amor a lo perdido, a lo que estuvo casi de visita y por un rato y hoy se recuerda y le da un sentido a la tristeza, pariente pobre del dolor. Como ese río que en las playas de Atlántida no llega a ser mar y que Ríos padre se queda mirando, acaso comprendiendo o preguntándose por qué siempre se va hacia eso que nunca llega a ser del todo.

 

Damián Ríos, Bajo cero, Iván Rosado, 2013, 80 págs.

LITERATURA ARGENTINA

La música de Frankie

Luis Gusmán

Edgardo Scott

En verdad costaría encontrar en la literatura argentina otro autor con la trayectoria (en el sentido hiperespacial, de recorrido extenso y coordenadas) de Luis Gusmán. En esa trayectoria, por sus accidentes decisivos, Gusmán ha … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Deuda & Literatura

Omar Chauvié

Luis Sagasti

Nada descubrimos si decimos que poesía y capital son desde el vamos términos antagónicos: constituyen dos formas alternadas de vincularse con lo que es próximo. El asunto es darse cuenta de cuál de ambas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La casa de los eucaliptus

Luciano Lamberti

Gerardo Tipitto

La casa de los eucaliptus es el libro más reciente de Luciano Lamberti. Cordobés de San Francisco, con una obra en marcha que hilvana cuentos, poemas, una nouvelle  y otras múltiples intervenciones en medios … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los mejores días

Magalí Etchebarne

Graciela Speranza

En el prólogo a la colección de ciento setenta y cuatro fotografías de mujeres que Annie Leibovitz reunió en 1999, Mujeres, Susan Sontag resumía una de las grandes paradojas de la batalla feminista por … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El gigante de tinta

Silvio Mattoni

Marcelo D. Díaz

En El gigante de tinta se recupera la pregunta por la relación entre hablar y cantar. Los poemas son piezas musicales que retoman la voz del poeta y la desplazan a un territorio borroso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regreso

Ezequiel Alemian

Raúl A. Cuello

En una de las interminables “notas-recuerdo”, el relator de Suicidio (2017) de Édouard Levé menciona que a su amigo le hubiese gustado ser un “autor de larga resonancia, de gestos hechos en unos minutos”, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

En cualquier lado

Pablo Katchadjian

Ariel Pavón

Los ilusionistas tienen un número acotado de posibilidades. Entre ellas, hacer aparecer o desaparecer cosas. El talento está en su capacidad de renovar el truco, de darle formas nuevas, de dotarlas de personalidad. Pablo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los cuadernos de Mishima

Marcelo D. Díaz

Fernanda Mugica

¿Puede un poema escribirse desde el futuro? Sí, responde Marcelo D. Díaz en Los cuadernos de Mishima. Afirma y repregunta: “Así ¿ves?, como si quisiera asegurarse que del otro lado —en ese otro tiempo— … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Pyongyang

Hernán Vanoli

Pablo Potenza

Quien lea la obra de Hernán Vanoli puede llegar a esta conclusión: su autor no le saca el cuerpo al desafío que implica hablar de la actualidad. Como si surfeara la ola del tiempo, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Bichos

Ezequiel Zaidenwerg / Mirta Rosenberg / Valentina Rebasa / Miguel Balaguer

Gabriel Caldirola

Bichos es más que un insectario. Es, primero, un diálogo poético entre Ezequiel Zaidenwerg (Buenos Aires, 1981) y Mirta Rosenberg (Rosario, 1951) urdido en torno a doce especímenes (trece, en realidad) que encarnan atributos … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA