LITERATURA ARGENTINA

Buena alumna

Paula Porroni

Jordana Blejmar

Puede leerse Buena alumna, la ópera prima de Paula Porroni, como una novela de formación frustrada, una novela donde la protagonista no aprende nada de los sucesivos rechazos a pedidos de becas en “la mejor universidad del mundo” del pueblo inglés adonde ha regresado para volver a estudiar. Lo que en todo caso sí aprende es que en la jungla de la academia anglosajona el talento no lo es todo, ni siquiera lo es la prepotencia de trabajo, y que ella y su madre son, en definitiva, “una familia sin suerte”. Buena alumna es hija de su tiempo: de redes sociales, recesión, pre-Brexit y post-2001; es, también, una cruda mirada sobre la generación de universitarios que se formó durante el menemismo, que conoció Europa con el “uno a uno” y que volvió al viejo continente para hacer carrera académica cuando casi no existían las becas del Conicet. La novela de Porroni es, además, el despiadado retrato de una clase social —la burguesía porteña— que después de la crisis teme quedar tan a la intemperie como la protagonista, una mujer que vive en cuartos prestados y que frente a las impúberes estudiantes de su antigua universidad se siente una anciana. Aun así prefiere soportar las bajas temperaturas de la Rubia Albión antes que volver a su país. Pero Inglaterra no la recibe como ella cree que se merece, un reconocimiento que alguna vez tuvo pero que no logró capitalizar. Se trata de una “inversión fallida”, “talento que se malgastó”, una (no tan) joven promesa que no llegó a cumplir las expectativas de sus maestros, las de sus padres y las de ella misma, su jueza más implacable.

La protagonista de Porroni tiene, además del paso del tiempo —que intenta compensar alterando el año de nacimiento en su currículum y con entrenamiento disciplinado—, otra desventaja: su condición de inmigrante sudaca. También contra esa marca identitaria empleará el arte del disimulo. Aprenderá el acento británico, imitará a su amiga Anna y se presentará como inglesa frente al serbio que conoce en un pub. Así y todo, no será suficiente. “Me pregunto en cuál de mis huesos, en qué espacio oscuro, se aloja el veneno”, se lamenta mientras se autoflagela para quitarse ese estigma de perdedora innata que pareciera ser contagioso. Tal vez por ello desprecia aquello que ve en otros y que ellos no ven en sí mismos, esto es, cierto aire de mediocridad y conformismo. Buena alumna sugiere que entre humillados y excluidos no hay solidaridad ni comunidad posible, sino sólo envidia y resentimiento, una observación que ya Masotta había hecho a propósito de los personajes de Roberto Arlt. Así, la narradora cuenta que su compañero de librería está “hinchado de resentimiento” y que a su amiga Katja “la envidia le parte la cara”. Incluso madre e hija están “en la sintonía del rencor”. La madre es, además, el mejor ejemplo de esa clase en decadencia de la que habla la novela. Visita el banco con frecuencia, hace caridad y ha salvado la plata del “corralito”. Sus únicas compañías son un perro y una empleada doméstica casi ciega que “ya no limpia como antes”, una empleada que cuando se viste con la ropa de su patrona parece “una madre más baja, más fea, más gorda”, es decir, otra impostora. Hacia el final de la novela la empleada renuncia a su trabajo y la madre se siente traicionada. Ambas, madre e hija, se convertirán entonces en “guardianas del orden de la casa”, las de allá y las de acá, las propias y las ajenas, tal vez para contrarrestar sus vidas irónicamente desperdiciadas; restos de lo que pudo haber sido útil pero que el tiempo, la saña y la mala fortuna han convertido en poco menos que still life (el objeto de estudio de la protagonista), vidas literalmente inmóviles o estancadas.

 

Paula Porroni, Buena alumna, Minúscula, 2016, 120 págs.

LITERATURA ARGENTINA

El gigante de tinta

Silvio Mattoni

Marcelo D. Díaz

En El gigante de tinta se recupera la pregunta por la relación entre hablar y cantar. Los poemas son piezas musicales que retoman la voz del poeta y la desplazan a un territorio borroso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regreso

Ezequiel Alemian

Raúl A. Cuello

En una de las interminables “notas-recuerdo”, el relator de Suicidio (2017) de Édouard Levé menciona que a su amigo le hubiese gustado ser un “autor de larga resonancia, de gestos hechos en unos minutos”, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

En cualquier lado

Pablo Katchadjian

Ariel Pavón

Los ilusionistas tienen un número acotado de posibilidades. Entre ellas, hacer aparecer o desaparecer cosas. El talento está en su capacidad de renovar el truco, de darle formas nuevas, de dotarlas de personalidad. Pablo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los cuadernos de Mishima

Marcelo D. Díaz

Fernanda Mugica

¿Puede un poema escribirse desde el futuro? Sí, responde Marcelo D. Díaz en Los cuadernos de Mishima. Afirma y repregunta: “Así ¿ves?, como si quisiera asegurarse que del otro lado —en ese otro tiempo— … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Pyongyang

Hernán Vanoli

Pablo Potenza

Quien lea la obra de Hernán Vanoli puede llegar a esta conclusión: su autor no le saca el cuerpo al desafío que implica hablar de la actualidad. Como si surfeara la ola del tiempo, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Bichos

Ezequiel Zaidenwerg / Mirta Rosenberg / Valentina Rebasa / Miguel Balaguer

Gabriel Caldirola

Bichos es más que un insectario. Es, primero, un diálogo poético entre Ezequiel Zaidenwerg (Buenos Aires, 1981) y Mirta Rosenberg (Rosario, 1951) urdido en torno a doce especímenes (trece, en realidad) que encarnan atributos … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La Historia

Martín Caparrós

Christian Snoey

Tratar de captar todo aquello que subyace a La Historia parece una labor tan ambiciosa como la propia novela, que entrega uno o varios mundos enteros. Sin embargo, me aventuro a proponer que es … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La extraña trayectoria de la luz

Jorge Fondebrider

Raúl A. Cuello

Existe un modelo de cuatro dimensiones que permite explicar los fenómenos del universo: así, por ejemplo, podemos alcanzar a registrar las propiedades anisotrópicas de la materia o, con mejor suerte, elucubrar sobre los derroteros … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Las malas lenguas

Alejandro López

Gerardo Tipitto

Desde el collage que ilustra la tapa, diseño de Nacho Jankowski sobre una obra del propio López, al collage interior de formas, materiales, voces y géneros que le dan espesor al relato, uno tiende … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Estrellas y Trotyl

Blanca Lema

Marcelo D. Díaz

Una voz lírica mantiene una suerte de correlato entre los pensamientos y las emociones en los versos de Blanca Lema. La sensibilidad es un territorio muy privado, en este caso lleno de preguntas que … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA