LITERATURA ARGENTINA

Cobalto

Pablo de Santis / Juan Sáenz Valiente

Laura Vazquez Hutnik

Cobalto es una novela gráfica policial editada por el sello Hotel de las Ideas con guión de Pablo de Santis y arte de Juan Sáenz Valiente. Mientras que este primer trabajo permanecía inédito, las historias breves que complementan la antología ya habían sido publicadas en Fierro: “El auto de Ciriapo”, “Tinta invisible” y “La pluma de las historias tristes”. La compilación emula una Buenos Aires en la que se combinan a la perfección los duelos a cuchillo borgeanos y los dramas urbanos de Arlt. En la historieta que abre la edición, el Sr. Cobalto retrata a un boticario viudo con cuerpo de ballena, cabeza blanca y perramus hasta los pies, ceñido al arquetipo del conocedor de oficios inútiles. Se trata de un vendedor cuya pereza tras el mostrador porta la frustración del inmigrante y la alquimia de los amores brujos. Como el memorable Ignatius Reilly, sus días son el placebo de una existencia sin mayores desafíos: “mis clientas son casi todas mujeres. Y lo que necesitan, más que recetas magistrales, es alguien con quien hablar”. La prosa de De Santis irradia una nostalgia palpable por los residuos de la modernidad y los escenarios discepolianos donde es posible imaginar al protagonista escribiendo unas memorias sin interés para nadie. El hombre que camina a diario hasta su casa porque le cuesta “dejar las viejas costumbres” es interceptado en el parque por unos sujetos y, como Emilio Gauna, aquel personaje retratado por Bioy, comprueba que no hay azar cuando el destino es irreversible. Pronto sabremos que el boticario es, en verdad, un agente encubierto requerido por poseer las habilidades de la “vieja escuela”. Así dejará su sosiego y pringosa rutina para cumplir con la orden de una serie de asesinatos echando mano de los ardides de la farmacología. La misión supone lidiar con “los problemas de la juventud sin las energías de la juventud”, reflexiona el personaje. Algo parecido podría decirse de los guiones de De Santis. Lejos de historietas como El hipnotizador (también con dibujos de Sáenz Valiente) o de la lograda Justicia poética (con el dibujante Frank Arbelo), esta entrega no evita una trama plagada de lugares comunes y pócimas de ideas gastadas. De Santis es un buen guionista pero, a veces, se vuelve un escribidor y advertimos los componentes de la fórmula. Con respecto al dibujo, diré lo siguiente: en la Edad Media, los mineros consideraban que el cobalto era un metal sin valor alguno, basándose en la creencia de que los duendes dejaban este hierro en sustitución de la plata que se habían robado. Con el tiempo, el mineral de cobalto se constituyó en un bien preciado y excepcional. Algo de esa mística se equipara a las tonalidades de la paleta de colores que inventa Sáenz Valiente, tan exquisita y accesible como la porcelana de la dinastía Ming o ese juego de té en la vitrina de la casa de nuestras abuelas. La estética gráfica de Cobalto indaga en la cuarta dimensión cinematográfica. No es fortuito, entonces, que la experticia de este joven dibujante alterne su culto por la patineta y las técnicas de animación. Sintetizando, la historieta argentina de estos años les pertenece a Sáenz Valiente, a sus dibujos aéreos y a la sociedad secreta de los alquimistas de su clase.

 

Pablo de Santis y Juan Sáenz Valiente, Cobalto, Hotel de las Ideas, 2016, 72 págs.

LITERATURA ARGENTINA

Teoría del derrame

Javier Piccolo

Raúl A. Cuello

La experiencia neoliberal argentina dejó en el imaginario colectivo una serie de nociones propias de las ciencias económicas; nociones que se comportan en nuestros días como significantes “flotantes”, prestos siempre a ser recuperados —acaso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

¡Párense derecho!

Eduardo Ainbinder

Marcelo D. Díaz

Para Eduardo Ainbinder los objetos de la casa tienen una voz: las sillas, las puertas, las lámparas, la mesa de trabajo configuran un microcosmos que se transforma en un mecanismo sentimental con el cual … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Poncho fue

Sole Otero

Laura Vazquez Hutnik

Novela gráfica integral y autorreferencial, Poncho fue nos llevará en una primera lectura a afirmar lo evidente: es una historieta sobre el proceso de desmoronamiento del amor, sobre las etapas más o menos conocidas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cómo me convertí en robot

David Nahón

Fernanda Mugica

El título de este libro de David Nahón ―Cómo me convertí en robot— está escrito con tinta azul y letra pixelada en las hojas gruesas que componen la colección Herramientas de la editorial Desde … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El estereoscopio de los solitarios

J. Rodolfo Wilcock

Kit Maude

El año pasado tuve la suerte de ver una traducción mía al inglés del cuento “La fiesta de los enanos” de J. Rodolfo Wilcock publicada por la revista británica Granta. Sin pensar mucho, mandé … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El río imaginario

Sergio Taglia

Raúl A. Cuello

Sergio Taglia concibe la literatura como un soporte en el cual se puede develar el estado de impermanencia de la materia: el río imaginario, él y el puente en que transita pueden a su … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El tiempo de la convalecencia

Alberto Giordano

Silvio Mattoni

Históricamente, el género del diario adquirió la calificación de “íntimo” debido a cierto carácter no decididamente secreto, pero sí al menos suspensivo: se escribía durante cierto tiempo, meses, años, toda una vida, y después, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cuadernos de lengua y literatura, volumen X

Mario Ortiz

Marcelo D. Díaz

En el volumen X de los Cuadernos de lengua y literatura, Mario Ortiz aborda la materialidad misma de la lengua como si el poeta fuese un geógrafo. En el relato lírico de Ortiz se … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Seres queridos

Vera Giaconi

Jordana Blejmar

Vera Giaconi (1974) acaba de publicar en Anagrama su segundo libro de cuentos, Seres queridos. Se trata de diez relatos que exploran el lado oscuro de los vínculos afectivos, sobre un telón de fondo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Una ofrenda musical

Luis Sagasti

Yamila Bêgné

¿Cuándo fue que dejamos de notar las correspondencias en Baudelaire para ver sólo la carroña? ¿O cuándo la i roja, la u verde de Rimbaud, para leer sólo el infierno? Quizás se pueda argumentar … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA