LITERATURA ARGENTINA

El caos

J. Rodolfo Wilcock

Alberto Silva

El tiempo pone a cada uno en su lugar. El lugar de Rodolfo Wilcock sigue siendo ambiguo en nuestras letras. Es el de una aventura particular mal entendida, tal vez por lo incisivo (y siniestro) de una mirada que atraviesa la hermosura exterior y se atreve a detenerse en lo monstruoso, deforme o agusanado, como en “La engañosa”, relato que integra el libro reseñado. Lugar encuentra Wilcock, pese a todo, por la fascinación que despierta en nosotros su escritura, capaz de capturar el brillo sombrío de las cosas. Cuatro décadas después de publicar estos cuentos en Sudamericana (en 1974; casi todos escritos en español) y de traducirlos en Italia (Bompiani; más tarde Adelphi), la presente edición de La Bestia Equilátera quiere compensar la suspicacia solícita dedicada a un autor difícil de tragar para muchos lectores.

Aparte de su característico malditismo, nuestras reticencias ante la obra de J. Rodolfo Wilcock también podríamos ligarlas al hecho de haber llevado sus textos al italiano para, en muchos casos, devolverlos al español, convirtiendo su lengua matriz (¿cuál de las dos?) en paradójica lengua extranjera, proclive a continuos y asombrosos deslizamientos. Corrector incansable, solía intervenir sus textos: alusiones, re-versiones de lo escrito, citas intermediadas. Se dedicó a reformular lo escrito, soñando con lograr el texto único (acaso como Chandler): un retorno continuo a secuencias, preguntas y personajes.

En los cuentos aquí reseñados (escritos entre 1948 y 1960), ya asoma el talante metamórfico de la escritura de Wilcock: escenas que se amalgaman, personajes que se funden/confunden, una pluma pervierte-lenguajes. Es lógico que esos catorce cuentos (la edición de Ernesto Montequin agrega otros dos, más apéndices) repliquen el tema del largo primer texto, a su vez evocado en varios otros: “Hundimiento”, “La noche de Aix”, “La fiesta de los enanos”…

En el cuento “El caos”, Johnny (así lo llamaba Bioy) adopta el aserto de Schrödinger: “la tendencia natural de las cosas es al desorden”. Dicho desorden exhibe un lado desolador y destructivo: el desprendimiento que sufren el príncipe ascético (en “El caos”) y Ulf Martin (en “Hundimiento”) los lleva a entregarse al desorden y a una acción alocada. Pero si leemos más a fondo, vemos que caos es, para Wilcock, condición intrínseca de la realidad, la cual encuentra cauce en un constante fluir de emociones, pensamientos o palabras. Surge el aspecto productivo de un caos que se vuelve necesario: designa lo real vivido y observado; se torna dispositivo para elucidar las historias que cuenta el ítalo-argentino.

Como rastros del estado de ebullición de su persona en la lengua (lo propio de Wilcock no era usar un estilo, sino forjar un lenguaje), los cuentos de El caos parecen capullos a punto de reventar, transformando murmullos (o tediosas frases hechas) en soluciones textuales. Antes que otorgarle un sentido a su materia, Wilcock la difumina, como fuego de artificio. Cada destello de ese hanabi queda librado a su endeble dibujo irisado, envuelto en aquello que, al decir de Edmond Jabès, crea lenguaje: oscuridad, silencio.

En estos cuentos, Wilcock hace presente la condición insubstancial de las palabras. De allí, continuas correcciones, puntuando su concepción dinámica de la composición. En Wilcock, caos es el ámbito propicio para que irrumpa la creación artística, para que la vida ocurra.

 

J. Rodolfo Wilcock, El caos, La Bestia Equilátera, 2015, 256 págs.

LITERATURA ARGENTINA

Teoría del derrame

Javier Piccolo

Raúl A. Cuello

La experiencia neoliberal argentina dejó en el imaginario colectivo una serie de nociones propias de las ciencias económicas; nociones que se comportan en nuestros días como significantes “flotantes”, prestos siempre a ser recuperados —acaso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

¡Párense derecho!

Eduardo Ainbinder

Marcelo D. Díaz

Para Eduardo Ainbinder los objetos de la casa tienen una voz: las sillas, las puertas, las lámparas, la mesa de trabajo configuran un microcosmos que se transforma en un mecanismo sentimental con el cual … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Poncho fue

Sole Otero

Laura Vazquez Hutnik

Novela gráfica integral y autorreferencial, Poncho fue nos llevará en una primera lectura a afirmar lo evidente: es una historieta sobre el proceso de desmoronamiento del amor, sobre las etapas más o menos conocidas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cómo me convertí en robot

David Nahón

Fernanda Mugica

El título de este libro de David Nahón ―Cómo me convertí en robot— está escrito con tinta azul y letra pixelada en las hojas gruesas que componen la colección Herramientas de la editorial Desde … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El estereoscopio de los solitarios

J. Rodolfo Wilcock

Kit Maude

El año pasado tuve la suerte de ver una traducción mía al inglés del cuento “La fiesta de los enanos” de J. Rodolfo Wilcock publicada por la revista británica Granta. Sin pensar mucho, mandé … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El río imaginario

Sergio Taglia

Raúl A. Cuello

Sergio Taglia concibe la literatura como un soporte en el cual se puede develar el estado de impermanencia de la materia: el río imaginario, él y el puente en que transita pueden a su … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El tiempo de la convalecencia

Alberto Giordano

Silvio Mattoni

Históricamente, el género del diario adquirió la calificación de “íntimo” debido a cierto carácter no decididamente secreto, pero sí al menos suspensivo: se escribía durante cierto tiempo, meses, años, toda una vida, y después, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cuadernos de lengua y literatura, volumen X

Mario Ortiz

Marcelo D. Díaz

En el volumen X de los Cuadernos de lengua y literatura, Mario Ortiz aborda la materialidad misma de la lengua como si el poeta fuese un geógrafo. En el relato lírico de Ortiz se … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Seres queridos

Vera Giaconi

Jordana Blejmar

Vera Giaconi (1974) acaba de publicar en Anagrama su segundo libro de cuentos, Seres queridos. Se trata de diez relatos que exploran el lado oscuro de los vínculos afectivos, sobre un telón de fondo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Una ofrenda musical

Luis Sagasti

Yamila Bêgné

¿Cuándo fue que dejamos de notar las correspondencias en Baudelaire para ver sólo la carroña? ¿O cuándo la i roja, la u verde de Rimbaud, para leer sólo el infierno? Quizás se pueda argumentar … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA