LITERATURA ARGENTINA

El tiempo de la convalecencia

Alberto Giordano

Silvio Mattoni

Históricamente, el género del diario adquirió la calificación de “íntimo” debido a cierto carácter no decididamente secreto, pero sí al menos suspensivo: se escribía durante cierto tiempo, meses, años, toda una vida, y después, a veces póstumamente, casi siempre tardíamente, se publicaba la colección de tantos días. En El tiempo de la convalecencia, de Alberto Giordano, tal distancia se reduce al mínimo, si es que no se pulveriza por la publicación previa a la composición del libro. Muchas entradas se publicaron en Facebook en la cuenta del autor durante los tres años que fechan esas notas, quizás no todas las del libro y quizás falten algunas que sólo tuvieron la existencia comentada y pasajera de la red social. Pero lo que importa es que se pusieron allí, a la vista de muchos, para probar su consistencia. Se trata, sin embargo, más allá de las opiniones literarias y hasta de las teorías y las reflexiones sobre la escritura que no están ausentes, de un diario personal, al que también cabría llamar “íntimo”, aunque no en el sentido de lo que se guarda, apartado del exterior, sino en la acepción de una cercanía “espiritual” con el sujeto que escribe.

Me permito otra palabra antigua, cuando lo íntimo y el espíritu parecen cosas del pasado, porque entre los modelos de escritura de Giordano están ciertos moralistas e ironistas franceses, aficionados al mot d’esprit. El juego entre la red y el libro, que por momentos se vuelve un tema, indica también esa posibilidad de la ironía que nos lleva directamente al círculo íntimo del ensayista que ha suspendido su posición crítica para pensar en la vida, volviendo así al iniciador de todos los géneros subjetivos: Montaigne. Lo crucial y lo que torna amable incluso la tentativa de una moral para enfrentar la existencia cotidiana es que los giros irónicos corren muchas veces a cuenta de otros, cuyos humores no escritos merecen la anotación que los salva del tiempo que pasa. La hija adolescente, ante la invitación a una charla sobre el ensayo que el diarista debe impartir y en la que podría saber a qué se dedica el padre, declina el convite diciendo: “Prefiero mantener el misterio”. El padre del escritor extiende fantásticamente su ingenio y hace un chiste posible, imaginable, después de muerto. Amigos ocurrentes, un psicoanalista que permitió la risa luego de la angustia. La esposa que deslumbra al autor y que parece sonreír ante las peripecias del profesor que escribe.

En fin, en ese círculo de intimidad, al que se suman lecturas, viajes, conversaciones intelectuales y hasta recomendaciones de canciones pop y de viejas telenovelas, se entrevé un ámbito de felicidad al que corresponde una escritura feliz, donde la ironía se comparte y no socava la fluidez del estilo. Cada entrada tiene un guiño debajo de su fecha en forma de títulos o etiquetas, cuya enumeración podría ser la mejor reseña y el más claro señalamiento de una convalecencia que, como se pensó desde Baudelaire hasta Onetti, implica una sobreinvestidura de la atención. Tal vez en eso consista llevar o imaginar que se lleva un diario: la intensificación de lo que se vive.

Una última observación merece el título entonces. Por momentos, casi como si fuera un tema de novela, se menciona el tiempo de la enfermedad, que no se define sino negativamente. Se trataría de una falta, un desapego, incluso una tristeza que antes del diario, en tiempos de análisis personales que no se escribían, impedían hacer ciertas cosas, cumplir con obligaciones que no por banales habrían dejado de generar sentimientos de culpa. El diario de Giordano es por lo tanto una bitácora de la alegría, un muestrario de receptividad y de atención recobradas que devuelven los libros a la vida. Pero además cumple con viejas promesas que el estudioso del ensayo como género le había hecho a la tarea de escribir crítica: ser literatura tout court.

 

Alberto Giordano, El tiempo de la convalecencia, Iván Rosado, 2017, 288 págs.

LITERATURA ARGENTINA

Contradegüellos

Francisco Madariaga

Marcelo D. Díaz

En la obra de Francisco Madariaga, las canciones son poemas y los poemas se vuelven canciones. El poeta encuentra un correlato en la voz de las hechiceras que narran y mantienen vivas las fábulas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regalo de Virgo

Mariano López Seoane

Cecilia Palmeiro

Aventura, desvarío, romance, acción, comedia, misterio y melodrama: una fórmula perfecta que arenga en la lectura el deseo de llegar al final, pasando las páginas a toda velocidad sin a la vez perderse el … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los que duermen en el polvo

Horacio Convertini

Inés Arteta

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados; unos, para la vida eterna, y otros, para vergüenza y confusión perpetua”, dice el profeta Daniel en un pasaje que, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Escenas del delito americano

Indio Solari

Diego Tomasi

Estaba latente la sospecha de que Indio Solari podía escribir, cuando quisiera, un gran libro. Ahora que Escenas del delito americano existe, la sospecha pierde relevancia. Durante años, el interés en su obra poética … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Tipos móviles

Leonardo Sabbatella

Kit Maude

Es una verdad triste de este mundo que para hacer ruido en cualquier ambiente hay que… bueno, hacer ruido. Parece que la esfera literaria de América Latina no es una excepción. Cuando leo las … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Atlántov

Federico Spoliansky

Gerardo Tipitto

Breve y revoltoso, Atlántov es un libro que convoca en torno a sí un vasto número de referencias y mundos, personales y públicos que, puestos en palabras, construyen una suerte de meditación poética delirante. … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Teoría del derrame

Javier Piccolo

Raúl A. Cuello

La experiencia neoliberal argentina dejó en el imaginario colectivo una serie de nociones propias de las ciencias económicas; nociones que se comportan en nuestros días como significantes “flotantes”, prestos siempre a ser recuperados —acaso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

¡Párense derecho!

Eduardo Ainbinder

Marcelo D. Díaz

Para Eduardo Ainbinder los objetos de la casa tienen una voz: las sillas, las puertas, las lámparas, la mesa de trabajo configuran un microcosmos que se transforma en un mecanismo sentimental con el cual … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Poncho fue

Sole Otero

Laura Vazquez Hutnik

Novela gráfica integral y autorreferencial, Poncho fue nos llevará en una primera lectura a afirmar lo evidente: es una historieta sobre el proceso de desmoronamiento del amor, sobre las etapas más o menos conocidas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cómo me convertí en robot

David Nahón

Fernanda Mugica

El título de este libro de David Nahón ―Cómo me convertí en robot— está escrito con tinta azul y letra pixelada en las hojas gruesas que componen la colección Herramientas de la editorial Desde … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA