LITERATURA ARGENTINA

Florentina

Eduardo Muslip

Ariel Pavón

Del living de una casa familiar, en Barracas, un relato va a los campos de Galicia y vuelve, una y otra vez, sin cortes, sin saltos en zigzag; somos llevados y traídos en el curso elegante de una espiral, que avanza al tiempo que regresa. La sorprendente última novela de Eduardo Muslip es mucho más que la evocación de una abuela gallega llamada Florentina, es una indagación de la memoria y la experiencia.

En la “sala de estar” de la  casa de los tíos del narrador, espacio problemático, decorado y transformado mil veces sin integrarse nunca a la dinámica hogareña, la abuela Florentina reina. Desde el sofá, mientras el narrador, niño-adolescente, lee enciclopedias, ella ve transcurrir con desconfianza los últimos años de su vida, años que pudieron haber comenzado cuando debió abandonar Galicia definitivamente. “Infancia, adolescencia y juventud no formaban una secuencia, sino un período luminoso en el que los tres estadios se fusionan”, por eso el sentido siempre insatisfactorio que define al living se corresponde con el recelo de la abuela Florentina frente a toda experiencia que no provenga de esa fusión de infancia, adolescencia y juventud, transcurrida en Galicia: allí ha acontecido —y se ha perdido para siempre— lo real; todo lo demás es percibido como apócrifo. El recuerdo y el relato son las únicas herramientas capaces de salvar algo de ese pasado. Alejada del estereotipo de la abuela narradora y memoriosa, Florentina habla poco y fragmentariamente; es el narrador el que, con todos los fragmentos, los recuerdos propios y los de su abuela, los rumores y desgracias familiares, los personajes de una Barracas lejana ya en el tiempo, construye un universo de relatos que, al modo de Las mil y una noches, se engendran, mutan, se reescriben. El relato avanza sin realmente avanzar, o lo hace de modo diferente; en cada vuelta, sobre los sedimentos de los anteriores, el relato crece.

La unidad que forman infancia-adolescencia-juventud no constituye una unidad estática, un relato consumido, sino que, por el contrario, irradia aún calor y luz, ilumina y entibia zonas del presente, revela aristas nuevas de cosas conocidas, contamina lo real, lo invade y lo resignifica. La prosa de Muslip, precisa y tersa, de frases envolventes que parecen descubiertas más que escritas, de ritmo sosegado pero nunca lento, tiene la velocidad tranquila de la evocación, narra el vagabundeo por los caminos aparentemente caprichosos de la memoria. A su manera, para el narrador de Florentina, ese período luminoso de la infancia y la juventud también constituye un núcleo de sentido, una especie de libro que se escribe a los tropiezos, como se puede, y que durante los años venideros uno podrá dedicarse a leer y releer.

 

Eduardo Muslip, Florentina, Blatt & Ríos, 2017, 140 págs.

LITERATURA ARGENTINA

Firket: misión tropical

Marcelo Miceli

Javier Mattio

Un sombrero panamá y unas rasantes descripciones paradisíacas bastan para instalar a un detective tan enigmático como picaresco en las siempre excitantes arenas del thriller de espionaje: José Firket, del que sólo se conoce … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Hay gente que no sabe lo que hace

Alejandra Zina

Pablo Potenza

¿Necesita la literatura tratar los grandes temas filosóficos, existenciales, sociales, políticos? La pregunta es tramposa, porque parece anticipar una respuesta afirmativa. En tal caso, habría que detenerse en los matices: esos grandes temas no … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Terminal

Noé Jitrik

Demian Paredes

Con la novela Terminal, Noé Jitrik retoma y relanza una de las líneas narrativas que venían insinuándose en anteriores libros como Evaluador, publicado en México, Citas de un día, Long Beach y, especialmente, en … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Las causas del desconcierto

Fabián Iriarte

Fernanda Mugica

Como ―suponemos― ocurre en los sueños, hay en Las causas del desconcierto una arquitectura que se sustenta en la plena materialidad de las palabras. El libro se abre con una advertencia: no trates, “porque … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Matate, amor

Ariana Harwicz

Gerardo Tipitto

En mayo de 2015, un blog literario convocó a cuatro escritores argentinos, entre ellos a Ariana Harwicz, para que recomendaran libros de otros. Harwicz seleccionó tres y fundamentó su elección de El adversario (2000), … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La abolición de los teclados

Martín Gambarotta

Marcelo D. Díaz

La materialidad de la lengua es multiforme. Escritas en el aire, en papel, en imágenes, las palabras se modifican con el paso del tiempo. Decir que la materia de la lengua se modifica equivale … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Maleza

Martín Legón

Javier Martínez Ramacciotti

Llegué a Maleza de Martín Legón azarosamente. Fui a comprarme un libro y me llevé otro. La bella edición a la que nos tiene acostumbrados Iván Rosado, el tópico del río y la primera … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Osvaldo

Mariano Dorr

Paula Fleisner

En su primera novela, Musulmanes (2009), Mariano Dorr narraba con falsa ligereza los avatares cotidianos del joven Mariano, a punto de convertirse en padre justo en el momento en que parecía ser el dueño … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La limpieza

Martín Hain

Mariana Kozodij

Después del cuento “De la felicidad que trae consigo” (Tres caminos a la playa, Bajo la Luna, 2014), en el que unos ladrones de “manos de terciopelo” se ven envueltos en una rutina de … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Nada es como era

Mercedes Güiraldes

Yamila Bêgné

Al explorar las metáforas que rodean el discurso sobre el cáncer, es Susan Sontag quien deja en claro que esta enfermedad —pero cualquier otra también— es, además de un hecho clínico, un mundo de … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA