LITERATURA ARGENTINA

Florentina

Eduardo Muslip

Ariel Pavón

Del living de una casa familiar, en Barracas, un relato va a los campos de Galicia y vuelve, una y otra vez, sin cortes, sin saltos en zigzag; somos llevados y traídos en el curso elegante de una espiral, que avanza al tiempo que regresa. La sorprendente última novela de Eduardo Muslip es mucho más que la evocación de una abuela gallega llamada Florentina, es una indagación de la memoria y la experiencia.

En la “sala de estar” de la  casa de los tíos del narrador, espacio problemático, decorado y transformado mil veces sin integrarse nunca a la dinámica hogareña, la abuela Florentina reina. Desde el sofá, mientras el narrador, niño-adolescente, lee enciclopedias, ella ve transcurrir con desconfianza los últimos años de su vida, años que pudieron haber comenzado cuando debió abandonar Galicia definitivamente. “Infancia, adolescencia y juventud no formaban una secuencia, sino un período luminoso en el que los tres estadios se fusionan”, por eso el sentido siempre insatisfactorio que define al living se corresponde con el recelo de la abuela Florentina frente a toda experiencia que no provenga de esa fusión de infancia, adolescencia y juventud, transcurrida en Galicia: allí ha acontecido —y se ha perdido para siempre— lo real; todo lo demás es percibido como apócrifo. El recuerdo y el relato son las únicas herramientas capaces de salvar algo de ese pasado. Alejada del estereotipo de la abuela narradora y memoriosa, Florentina habla poco y fragmentariamente; es el narrador el que, con todos los fragmentos, los recuerdos propios y los de su abuela, los rumores y desgracias familiares, los personajes de una Barracas lejana ya en el tiempo, construye un universo de relatos que, al modo de Las mil y una noches, se engendran, mutan, se reescriben. El relato avanza sin realmente avanzar, o lo hace de modo diferente; en cada vuelta, sobre los sedimentos de los anteriores, el relato crece.

La unidad que forman infancia-adolescencia-juventud no constituye una unidad estática, un relato consumido, sino que, por el contrario, irradia aún calor y luz, ilumina y entibia zonas del presente, revela aristas nuevas de cosas conocidas, contamina lo real, lo invade y lo resignifica. La prosa de Muslip, precisa y tersa, de frases envolventes que parecen descubiertas más que escritas, de ritmo sosegado pero nunca lento, tiene la velocidad tranquila de la evocación, narra el vagabundeo por los caminos aparentemente caprichosos de la memoria. A su manera, para el narrador de Florentina, ese período luminoso de la infancia y la juventud también constituye un núcleo de sentido, una especie de libro que se escribe a los tropiezos, como se puede, y que durante los años venideros uno podrá dedicarse a leer y releer.

 

Eduardo Muslip, Florentina, Blatt & Ríos, 2017, 140 págs.

LITERATURA ARGENTINA

La música de Frankie

Luis Gusmán

Edgardo Scott

En verdad costaría encontrar en la literatura argentina otro autor con la trayectoria (en el sentido hiperespacial, de recorrido extenso y coordenadas) de Luis Gusmán. En esa trayectoria, por sus accidentes decisivos, Gusmán ha … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Deuda & Literatura

Omar Chauvié

Luis Sagasti

Nada descubrimos si decimos que poesía y capital son desde el vamos términos antagónicos: constituyen dos formas alternadas de vincularse con lo que es próximo. El asunto es darse cuenta de cuál de ambas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La casa de los eucaliptus

Luciano Lamberti

Gerardo Tipitto

La casa de los eucaliptus es el libro más reciente de Luciano Lamberti. Cordobés de San Francisco, con una obra en marcha que hilvana cuentos, poemas, una nouvelle  y otras múltiples intervenciones en medios … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los mejores días

Magalí Etchebarne

Graciela Speranza

En el prólogo a la colección de ciento setenta y cuatro fotografías de mujeres que Annie Leibovitz reunió en 1999, Mujeres, Susan Sontag resumía una de las grandes paradojas de la batalla feminista por … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El gigante de tinta

Silvio Mattoni

Marcelo D. Díaz

En El gigante de tinta se recupera la pregunta por la relación entre hablar y cantar. Los poemas son piezas musicales que retoman la voz del poeta y la desplazan a un territorio borroso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regreso

Ezequiel Alemian

Raúl A. Cuello

En una de las interminables “notas-recuerdo”, el relator de Suicidio (2017) de Édouard Levé menciona que a su amigo le hubiese gustado ser un “autor de larga resonancia, de gestos hechos en unos minutos”, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

En cualquier lado

Pablo Katchadjian

Ariel Pavón

Los ilusionistas tienen un número acotado de posibilidades. Entre ellas, hacer aparecer o desaparecer cosas. El talento está en su capacidad de renovar el truco, de darle formas nuevas, de dotarlas de personalidad. Pablo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los cuadernos de Mishima

Marcelo D. Díaz

Fernanda Mugica

¿Puede un poema escribirse desde el futuro? Sí, responde Marcelo D. Díaz en Los cuadernos de Mishima. Afirma y repregunta: “Así ¿ves?, como si quisiera asegurarse que del otro lado —en ese otro tiempo— … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Pyongyang

Hernán Vanoli

Pablo Potenza

Quien lea la obra de Hernán Vanoli puede llegar a esta conclusión: su autor no le saca el cuerpo al desafío que implica hablar de la actualidad. Como si surfeara la ola del tiempo, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Bichos

Ezequiel Zaidenwerg / Mirta Rosenberg / Valentina Rebasa / Miguel Balaguer

Gabriel Caldirola

Bichos es más que un insectario. Es, primero, un diálogo poético entre Ezequiel Zaidenwerg (Buenos Aires, 1981) y Mirta Rosenberg (Rosario, 1951) urdido en torno a doce especímenes (trece, en realidad) que encarnan atributos … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA