LITERATURA ARGENTINA

Katsikas

Pedro B. Rey

Edgardo Scott

¿Qué podría querer decir hoy que un libro es muy literario? O esa otra expresión: un escritor de escritores. ¿Hermetismo? ¿Una nueva ola de lo que no hace tanto se llamó “literaturización”? No. Lo que pareciera, en verdad, es que “muy literario” hoy simplemente significa “literario”, y que en todo caso el énfasis del adverbio serviría por oposición para ubicar lo que ya no sería “tan” literario, o siquiera literario a secas. ¿Y por qué habría que aludir e introducir de esta manera a Katsikas, el libro de relatos de Pedro B. Rey? Porque un libro y un autor también imponen sus condiciones, sus exigencias de lectura. Y una de las exigencias o condiciones de lectura puede ser, justamente, las lecturas previas.

En el corazón del libro, el relato “Lermontov” parece dar algunas pistas —pistas, por cierto, retomadas en una nota o declaración final del autor— de esa pasión literaria, de esa devoción, por ejemplo, por la ya vieja y a la vez permanente literatura rusa. No sólo por hilvanar una historia con Lermontov, Pushkin o Gorki, como banda de iniciados excéntricos, de honrados delincuentes —también hay un homenaje de espíritus chejovianos en “Ich sterbe”—, sino porque Rey usa aquellos textos, aquellas formas, para su propia forma. Se podría decir que sin estas lecturas, de veras, el libro no podría haberse escrito. No se trata de un “aire”, o de la cita esnob, altruista, autoritaria o especuladora, sino de las posibilidades de invención, de la dialéctica entre el deseo y la materia de la creación misma.

Respecto de la escritura, Rey controla la digresión a su gusto. No sólo la inmanente digresión de la escritura, esa inclinación de la frase a la adición y al desvío, sino la digresión narrativa. Hay en Katsikas el goce de un narrador frondoso, inagotable, un narrador que pareciera contar con un stock de relatos y microrrelatos, escenas y chismes, grandísimo. Rey escribe sus relatos alejado en el tiempo o en el espacio: hay apellidos rusos o lejanamente criollos, y geografías remotas o lugares tan literarios como un hipódromo. “Miss Vampiresa”, por cierto, cuento de antología, es otra muestra de que nuestra épica deportivo-literaria sigue siendo anacrónica y está más ligada a la hípica o al boxeo que al fútbol.

El título del libro es un nombre propio, un personaje. Eso también define el estilo de Rey: Katsikas es menos un libro de cuentos que de relatos. Porque a la hora de narrar, Rey se inclina más por el carácter y el destino que por una situación. Por eso en varios relatos el protagonista se desdobla o multiplica, como una fallida y prodigiosa clonación.

Por último, el tema realizado en muchos de los personajes reescribe la fábula arltiana de aquel escritor alemán resumido por Sebald: Alfred Andersch; aquel que padece el “síntoma del artista menor”; aquel que cambiaría espejitos de colores —notoriedad, dinero, cargos, incluso prestigio— por la eternidad o gloria posible, la validez de su arte.

 

Pedro B. Rey, Katsikas, Leteo, 2016, 192 págs.

 

LITERATURA ARGENTINA

La música de Frankie

Luis Gusmán

Edgardo Scott

En verdad costaría encontrar en la literatura argentina otro autor con la trayectoria (en el sentido hiperespacial, de recorrido extenso y coordenadas) de Luis Gusmán. En esa trayectoria, por sus accidentes decisivos, Gusmán ha … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Deuda & Literatura

Omar Chauvié

Luis Sagasti

Nada descubrimos si decimos que poesía y capital son desde el vamos términos antagónicos: constituyen dos formas alternadas de vincularse con lo que es próximo. El asunto es darse cuenta de cuál de ambas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La casa de los eucaliptus

Luciano Lamberti

Gerardo Tipitto

La casa de los eucaliptus es el libro más reciente de Luciano Lamberti. Cordobés de San Francisco, con una obra en marcha que hilvana cuentos, poemas, una nouvelle  y otras múltiples intervenciones en medios … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los mejores días

Magalí Etchebarne

Graciela Speranza

En el prólogo a la colección de ciento setenta y cuatro fotografías de mujeres que Annie Leibovitz reunió en 1999, Mujeres, Susan Sontag resumía una de las grandes paradojas de la batalla feminista por … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El gigante de tinta

Silvio Mattoni

Marcelo D. Díaz

En El gigante de tinta se recupera la pregunta por la relación entre hablar y cantar. Los poemas son piezas musicales que retoman la voz del poeta y la desplazan a un territorio borroso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regreso

Ezequiel Alemian

Raúl A. Cuello

En una de las interminables “notas-recuerdo”, el relator de Suicidio (2017) de Édouard Levé menciona que a su amigo le hubiese gustado ser un “autor de larga resonancia, de gestos hechos en unos minutos”, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

En cualquier lado

Pablo Katchadjian

Ariel Pavón

Los ilusionistas tienen un número acotado de posibilidades. Entre ellas, hacer aparecer o desaparecer cosas. El talento está en su capacidad de renovar el truco, de darle formas nuevas, de dotarlas de personalidad. Pablo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los cuadernos de Mishima

Marcelo D. Díaz

Fernanda Mugica

¿Puede un poema escribirse desde el futuro? Sí, responde Marcelo D. Díaz en Los cuadernos de Mishima. Afirma y repregunta: “Así ¿ves?, como si quisiera asegurarse que del otro lado —en ese otro tiempo— … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Pyongyang

Hernán Vanoli

Pablo Potenza

Quien lea la obra de Hernán Vanoli puede llegar a esta conclusión: su autor no le saca el cuerpo al desafío que implica hablar de la actualidad. Como si surfeara la ola del tiempo, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Bichos

Ezequiel Zaidenwerg / Mirta Rosenberg / Valentina Rebasa / Miguel Balaguer

Gabriel Caldirola

Bichos es más que un insectario. Es, primero, un diálogo poético entre Ezequiel Zaidenwerg (Buenos Aires, 1981) y Mirta Rosenberg (Rosario, 1951) urdido en torno a doce especímenes (trece, en realidad) que encarnan atributos … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA