LITERATURA ARGENTINA

Katsikas

Pedro B. Rey

Edgardo Scott

¿Qué podría querer decir hoy que un libro es muy literario? O esa otra expresión: un escritor de escritores. ¿Hermetismo? ¿Una nueva ola de lo que no hace tanto se llamó “literaturización”? No. Lo que pareciera, en verdad, es que “muy literario” hoy simplemente significa “literario”, y que en todo caso el énfasis del adverbio serviría por oposición para ubicar lo que ya no sería “tan” literario, o siquiera literario a secas. ¿Y por qué habría que aludir e introducir de esta manera a Katsikas, el libro de relatos de Pedro B. Rey? Porque un libro y un autor también imponen sus condiciones, sus exigencias de lectura. Y una de las exigencias o condiciones de lectura puede ser, justamente, las lecturas previas.

En el corazón del libro, el relato “Lermontov” parece dar algunas pistas —pistas, por cierto, retomadas en una nota o declaración final del autor— de esa pasión literaria, de esa devoción, por ejemplo, por la ya vieja y a la vez permanente literatura rusa. No sólo por hilvanar una historia con Lermontov, Pushkin o Gorki, como banda de iniciados excéntricos, de honrados delincuentes —también hay un homenaje de espíritus chejovianos en “Ich sterbe”—, sino porque Rey usa aquellos textos, aquellas formas, para su propia forma. Se podría decir que sin estas lecturas, de veras, el libro no podría haberse escrito. No se trata de un “aire”, o de la cita esnob, altruista, autoritaria o especuladora, sino de las posibilidades de invención, de la dialéctica entre el deseo y la materia de la creación misma.

Respecto de la escritura, Rey controla la digresión a su gusto. No sólo la inmanente digresión de la escritura, esa inclinación de la frase a la adición y al desvío, sino la digresión narrativa. Hay en Katsikas el goce de un narrador frondoso, inagotable, un narrador que pareciera contar con un stock de relatos y microrrelatos, escenas y chismes, grandísimo. Rey escribe sus relatos alejado en el tiempo o en el espacio: hay apellidos rusos o lejanamente criollos, y geografías remotas o lugares tan literarios como un hipódromo. “Miss Vampiresa”, por cierto, cuento de antología, es otra muestra de que nuestra épica deportivo-literaria sigue siendo anacrónica y está más ligada a la hípica o al boxeo que al fútbol.

El título del libro es un nombre propio, un personaje. Eso también define el estilo de Rey: Katsikas es menos un libro de cuentos que de relatos. Porque a la hora de narrar, Rey se inclina más por el carácter y el destino que por una situación. Por eso en varios relatos el protagonista se desdobla o multiplica, como una fallida y prodigiosa clonación.

Por último, el tema realizado en muchos de los personajes reescribe la fábula arltiana de aquel escritor alemán resumido por Sebald: Alfred Andersch; aquel que padece el “síntoma del artista menor”; aquel que cambiaría espejitos de colores —notoriedad, dinero, cargos, incluso prestigio— por la eternidad o gloria posible, la validez de su arte.

 

Pedro B. Rey, Katsikas, Leteo, 2016, 192 págs.

 

LITERATURA ARGENTINA

Atlántov

Federico Spoliansky

Gerardo Tipitto

Breve y revoltoso, Atlántov es un libro que convoca en torno a sí un vasto número de referencias y mundos, personales y públicos que, puestos en palabras, construyen una suerte de meditación poética delirante. … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Teoría del derrame

Javier Piccolo

Raúl A. Cuello

La experiencia neoliberal argentina dejó en el imaginario colectivo una serie de nociones propias de las ciencias económicas; nociones que se comportan en nuestros días como significantes “flotantes”, prestos siempre a ser recuperados —acaso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

¡Párense derecho!

Eduardo Ainbinder

Marcelo D. Díaz

Para Eduardo Ainbinder los objetos de la casa tienen una voz: las sillas, las puertas, las lámparas, la mesa de trabajo configuran un microcosmos que se transforma en un mecanismo sentimental con el cual … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Poncho fue

Sole Otero

Laura Vazquez Hutnik

Novela gráfica integral y autorreferencial, Poncho fue nos llevará en una primera lectura a afirmar lo evidente: es una historieta sobre el proceso de desmoronamiento del amor, sobre las etapas más o menos conocidas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cómo me convertí en robot

David Nahón

Fernanda Mugica

El título de este libro de David Nahón ―Cómo me convertí en robot— está escrito con tinta azul y letra pixelada en las hojas gruesas que componen la colección Herramientas de la editorial Desde … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El estereoscopio de los solitarios

J. Rodolfo Wilcock

Kit Maude

El año pasado tuve la suerte de ver una traducción mía al inglés del cuento “La fiesta de los enanos” de J. Rodolfo Wilcock publicada por la revista británica Granta. Sin pensar mucho, mandé … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El río imaginario

Sergio Taglia

Raúl A. Cuello

Sergio Taglia concibe la literatura como un soporte en el cual se puede develar el estado de impermanencia de la materia: el río imaginario, él y el puente en que transita pueden a su … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El tiempo de la convalecencia

Alberto Giordano

Silvio Mattoni

Históricamente, el género del diario adquirió la calificación de “íntimo” debido a cierto carácter no decididamente secreto, pero sí al menos suspensivo: se escribía durante cierto tiempo, meses, años, toda una vida, y después, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cuadernos de lengua y literatura, volumen X

Mario Ortiz

Marcelo D. Díaz

En el volumen X de los Cuadernos de lengua y literatura, Mario Ortiz aborda la materialidad misma de la lengua como si el poeta fuese un geógrafo. En el relato lírico de Ortiz se … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Seres queridos

Vera Giaconi

Jordana Blejmar

Vera Giaconi (1974) acaba de publicar en Anagrama su segundo libro de cuentos, Seres queridos. Se trata de diez relatos que exploran el lado oscuro de los vínculos afectivos, sobre un telón de fondo … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA