LITERATURA ARGENTINA

La Historia

Martín Caparrós

Christian Snoey

Tratar de captar todo aquello que subyace a La Historia parece una labor tan ambiciosa como la propia novela, que entrega uno o varios mundos enteros. Sin embargo, me aventuro a proponer que es una invención monumental desplegada a lo largo de más de mil páginas, una utopía y a la vez una distopía de los orígenes argentinos, pero también el sueño y la pesadilla de la historiografía, la antiepopeya nacional y, sobre todo, el reverso humorístico del concepto de texto fundacional. Han tenido que pasar dieciocho años —desde 1999, cuando apareció aquella primera edición de circulación reducida— para que esta magna obra impacte en el tejido literario y para que el lector pueda tener una idea precisa del proyecto narrativo de Martín Caparrós, cuyo centro es La Historia, pues arroja luz sobre, por ejemplo, Ansay, su primera novela, o El interior, La voluntad y hasta Echeverría. Lo ha hecho de la mano de Anagrama, que además ha intentado preservar los detalles paratextuales de la edición original: la tapa robusta, el blanco de las solapas que anuncia ya el extrañamiento de la realidad que continúa en el interior.

Antes de acceder al ordenado laberinto de La Historia, el lector se topa con dos universos que enmarcan la novela: Borges y Cervantes, cifrados ambos en la cita de El Quijote que sirve de pórtico: “la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo porvenir”. Implícitamente, Borges se encuentra también aquí, pues este es uno de los fragmentos que escribirá siglos después Pierre Menard. Sin embargo, no sólo este cuento de Borges se encuentra detrás, también están las huellas del “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” y las del poema “Fundación mítica de Buenos Aires” y, en términos generales, el ánimo de la ingente labor de relectura y reescritura de las imágenes sedimentadas del pasado.

La novela, mixtura de crónica simulada y de interpretación histórica y reconstrucción ecdótica, avanza mediante el diálogo de los dos planos que la componen, el diálogo entre el presente y el pasado. Por un lado, se pormenoriza la historia de Óscar, cuyo relato se inicia la noche antes de convertirse en soberano de La Ciudad y las Tierras y que le dicta a su amanuense, Jushila. En la novela, entonces, toda la civilización, todo un cosmos imaginado tiene cabida: se detallan usos y costumbres; aparecen tanto ritos como poemas, mitos, biografías; también formas de concebir las relaciones sexuales, la muerte y, sobre todo, el tiempo, pues de toda la cosmogonía que aquí se detalla, el núcleo de reflexión desemboca en el tiempo y la muerte.

Por otro lado, a cada sección de esta crónica le sigue un cuerpo de notas, tomadas por Mario Corvalán Ruzzi, el historiador que ha encontrado cervantinamente el texto de La Historia y se dispone a editarlo, aunque la obra tenga una autoría dudosa, con el fin de institucionalizarlo como el texto fundacional de Argentina: “tenía que restablecer una edición completa de ese escrito, que arrojaría sobre la historia de la modernidad burguesa y sobre los propios cimientos de la historia de mi patria luces a todas luces nuevas y reveladoras”.

El vasto despliegue de la novela tiene así algo de performance, pues escenifica, simula los procesos de los que se sirve la historiografía oficial para tratar de construir una imagen unívoca de la historia, y a la vez, revierte irónicamente esos procedimientos, lanza su imagen deformada, proyecta la pesadilla en la que pueden desembocar, de tal forma que crea una contrarrealidad, un contradiscurso que evidencia la institucionalización tanto de la historia como de la identidad, y propone otra mirada desde la que pensar el pasado. Si el mito de los orígenes de la patria, así como la invención de un imaginario en el que el individuo se acomode, acaban tornándose una cárcel, la ficción, indagando en otras realidades, en otras posibilidades, puede liberar a la identidad del peso del mármol y la eternidad. Acaso La Historia sea una de las novelas que llevan hasta su formulación más radical la idea de reescribir, y por tanto de releer y pensar de nuevo la historia, acechada constantemente por las versiones oficiales que, sin embargo, quedan subvertidas ante la revelación de que todo pasado es ilusorio, todo origen, imaginario, y la historia, en su centro, ficticia.

 

Martín Caparrós, La Historia, Anagrama, 2017, 1024 págs.

LITERATURA ARGENTINA

La música de Frankie

Luis Gusmán

Edgardo Scott

En verdad costaría encontrar en la literatura argentina otro autor con la trayectoria (en el sentido hiperespacial, de recorrido extenso y coordenadas) de Luis Gusmán. En esa trayectoria, por sus accidentes decisivos, Gusmán ha … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Deuda & Literatura

Omar Chauvié

Luis Sagasti

Nada descubrimos si decimos que poesía y capital son desde el vamos términos antagónicos: constituyen dos formas alternadas de vincularse con lo que es próximo. El asunto es darse cuenta de cuál de ambas … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La casa de los eucaliptus

Luciano Lamberti

Gerardo Tipitto

La casa de los eucaliptus es el libro más reciente de Luciano Lamberti. Cordobés de San Francisco, con una obra en marcha que hilvana cuentos, poemas, una nouvelle  y otras múltiples intervenciones en medios … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los mejores días

Magalí Etchebarne

Graciela Speranza

En el prólogo a la colección de ciento setenta y cuatro fotografías de mujeres que Annie Leibovitz reunió en 1999, Mujeres, Susan Sontag resumía una de las grandes paradojas de la batalla feminista por … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El gigante de tinta

Silvio Mattoni

Marcelo D. Díaz

En El gigante de tinta se recupera la pregunta por la relación entre hablar y cantar. Los poemas son piezas musicales que retoman la voz del poeta y la desplazan a un territorio borroso … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El regreso

Ezequiel Alemian

Raúl A. Cuello

En una de las interminables “notas-recuerdo”, el relator de Suicidio (2017) de Édouard Levé menciona que a su amigo le hubiese gustado ser un “autor de larga resonancia, de gestos hechos en unos minutos”, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

En cualquier lado

Pablo Katchadjian

Ariel Pavón

Los ilusionistas tienen un número acotado de posibilidades. Entre ellas, hacer aparecer o desaparecer cosas. El talento está en su capacidad de renovar el truco, de darle formas nuevas, de dotarlas de personalidad. Pablo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los cuadernos de Mishima

Marcelo D. Díaz

Fernanda Mugica

¿Puede un poema escribirse desde el futuro? Sí, responde Marcelo D. Díaz en Los cuadernos de Mishima. Afirma y repregunta: “Así ¿ves?, como si quisiera asegurarse que del otro lado —en ese otro tiempo— … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Pyongyang

Hernán Vanoli

Pablo Potenza

Quien lea la obra de Hernán Vanoli puede llegar a esta conclusión: su autor no le saca el cuerpo al desafío que implica hablar de la actualidad. Como si surfeara la ola del tiempo, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Bichos

Ezequiel Zaidenwerg / Mirta Rosenberg / Valentina Rebasa / Miguel Balaguer

Gabriel Caldirola

Bichos es más que un insectario. Es, primero, un diálogo poético entre Ezequiel Zaidenwerg (Buenos Aires, 1981) y Mirta Rosenberg (Rosario, 1951) urdido en torno a doce especímenes (trece, en realidad) que encarnan atributos … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA