LITERATURA ARGENTINA

Osvaldo

Mariano Dorr

Paula Fleisner

En su primera novela, Musulmanes (2009), Mariano Dorr narraba con falsa ligereza los avatares cotidianos del joven Mariano, a punto de convertirse en padre justo en el momento en que parecía ser el dueño de una Buenos Aires tan cool como quemada. Osvaldo forma un díptico con esa primera entrega, porque se ocupa con igual honrada deshonestidad de la vida infantil de Marianito y, sobre todo, de Osvaldo, un rey sol en decadencia que pone en perspectiva aquel mundo juvenil transformándolo en un mero satélite. Bienvenidos, entonces, una vez más, al planeta Dorr: un planeta atrevido e impune, que vislumbramos ahora desde lejos y en perspectiva, como una estrella brillante que pertenece a una constelación mayor. Si Musulmanes tenía esa obscenidad brutal y deforme de la propia vida desnuda(da) vista con un microscopio, Osvaldo nos ofrece la sutil arqueología de una vida familiar y comunitaria mirada con un telescopio, que sólo deja entrever y conjeturar galaxias pasadas y olvidadas. Como una premonición terrible, Osvaldo pone en escena una especie de Big Crunch, ese momento en el que, según los astrónomos, el universo entrará en su colapso final: somos testigos de una implosión, una lenta contracción producida por una energía negra de naturaleza desconocida, en la que el pequeño y frágil planeta Dorr —a veces cándido, otras descarado— busca hacerse un lugar.

El niño Dorr, como la niña Margarita (la hija pequeña de cuya espera se cuenta en Musulmanes), se ve involucrado en una historia que lo arrasa a la vez que —como en el dictum antiguo que Nietzsche hizo propio— lo hace llegar a ser el que es. Pero ¿quién es Dorr? A veces, un estudiante de filosofía enamorado de la carrera de Letras (un auténtico chico-Puan), que se burla de sí mismo y de los sádicos rituales a los que se somete gozosamente. También un padre afectuoso e irresponsable, intelectualmente enamorado de la idea de tener una hija. Otras, un médico político ilegal e irreverente que lee a Lacan con Nietzsche para ironizar sobre una ley paterna que se convierte rápidamente en fortaleza fraternal irrompible. Siempre, un amigo agradecido y fascinado por el amor de los amigos. No faltan aquí, por supuesto, los largos párrafos de marilynismo explícito, pero matizados con un poco de autocinismo y otro poco de indefensión (el desolador “mi papi” es un recordatorio horadante de la lucha del planeta Dorr contra la creciente desertificación). A su vez, como una trama paralela, se desarrolla una lectura sin concesiones sobre la complicidad de la sociedad civil en los avatares de nuestra historia reciente que, en una posible biblioteca warburguiana organizada según la “ley del buen vecino”, permitiría ubicar la novela en amistosa cercanía de Los espantos (2016) de Silvia Schwarzböck y su análisis de los “niños-mierda”.

Como en la dialéctica suspendida entre el musulmán y el testigo, la vida del protagonista se debate entre la necesidad de decir (“desesperado por el placer de decir” lo vemos asistir, loco, a su examen de gnoseología) y la imposibilidad de decirlo todo (incapaz de decir el horror de una infancia en la complicidad más indigerible con el estado de cosas). Sin autocomplacencias fáciles, este libro narra con energía luminosa la historia de una energía oscura y atávica de la que muchos —los nacidos en una familia de clase media con algún tipo de aspiraciones— podemos sentirnos parte.

 

Mariano Dorr, Osvaldo, Blatt & Ríos / Las Cuarenta, 2016, 160 págs.

 

 

LITERATURA ARGENTINA

Maleza

Martín Legón

Javier Martínez Ramacciotti

Llegué a Maleza de Martín Legón azarosamente. Fui a comprarme un libro y me llevé otro. La bella edición a la que nos tiene acostumbrados Iván Rosado, el tópico del río y la primera … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La limpieza

Martín Hain

Mariana Kozodij

Después del cuento “De la felicidad que trae consigo” (Tres caminos a la playa, Bajo la Luna, 2014), en el que unos ladrones de “manos de terciopelo” se ven envueltos en una rutina de … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Nada es como era

Mercedes Güiraldes

Yamila Bêgné

Al explorar las metáforas que rodean el discurso sobre el cáncer, es Susan Sontag quien deja en claro que esta enfermedad —pero cualquier otra también— es, además de un hecho clínico, un mundo de … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La tierra de los mil caballos

Gabby de Cicco

Irina Garbatzky

“Horse horses horses horses”. La reiteración arroja, en nuestra pronunciación yegua, “jorsis”; es la base acústica con que Gabby de Cicco hace resonar en La tierra de los mil caballos las anchuras de la … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Geometría o angustia

Diego Bentivegna

Marcelo D. Díaz

La poética de Geometría o angustia explora nuevamente los alcances de la memoria subjetiva. En la experiencia del pasado la lengua poética encuentra una frontera, el habla se disuelve y la poesía se convierte … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Diario de viaje de Pretty Jane

Liliana Heer / Guillermo Saavedra

Marcelo Cohen

De la larga historia de obras hechas entre dos o varios escritores, tenemos el testimonio infidente de Bioy sobre la colaboración con Borges o las notas de Coleridge sobre la confección de las Lyrical … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Crónicas macrianas

Abel Gilbert

Gerardo Tippito

Crónicas macrianas nació como un blog y se transformó en un libro. De su origen abitacorado perduran las marcas de un itinerario personal concentrado en las maniobras que miden “el acontecimiento” en cuestión y … leer más

LITERATURA ARGENTINA

La luz mala dentro de mí

Mariano Quirós

Marcos Crotto

Cuando uno lee a Quirós enseguida sospecha que es de esos escritores transparentes y caudalosos a quienes les sobran buenas historias para contar, que impone un estilo propio sin esfuerzo y que, de luchar … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Acá todavía

Romina Paula

Ariel Pavón

Acá todavía, la última novela de Romina Paula, es el contundente manifiesto de una generación que hace de la vacilación su bandera y su coraza. Está dividida en dos partes, dos trances que Andrea, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Notas al pie

Silvana Franzetti

Diego Bentivegna

Mijaíl Bajtin consideraba en alguno de sus estudios que la palabra de la poesía era básicamente monológica. Es probable que el teórico ruso pensara no tanto en la poesía en general, sino en una … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA