LITERATURA ARGENTINA

Una ofrenda musical

Luis Sagasti

Yamila Bêgné

¿Cuándo fue que dejamos de notar las correspondencias en Baudelaire para ver sólo la carroña? ¿O cuándo la i roja, la u verde de Rimbaud, para leer sólo el infierno? Quizás se pueda argumentar que fue con ese cambio que lo que esperamos del arte, o de la belleza, empezó a mutar: el orden del cosmos se evidenció como imposible y, entonces, empezamos a querer fragmentación, estructuras desarmadas, sentidos esquivos. Es ahora, no obstante, tan adentrados en el mundo post-, cuando quizás ya estemos en otro lado sin notarlo; es ahora cuando una novela como la última de Luis Sagasti, Una ofrenda musical, puede abrir la lectura hacia un mundo que, de tan desandado, nos parece casi nuevo: el de las correspondencias, las sintonías, el del orden invisible. Un mundo en el que armonía no es mala palabra.

A partir de la elección de un núcleo de interés, la música, o más bien, el silencio —su doble inalienable—, la novela de Sagasti construye una constelación de historias, escenas y reflexiones. El big bang de la constelación que es la novela lo conforman las variaciones que Bach compone para dar sueño al conde Keyserling, y que muchos años más tarde interpretará Glenn Gould. Con toda la materia de esa primera explosión, la novela convoca sus planetas: canciones de los Beatles, Las mil y una noches, los cuadros de Rothko, las Vexations de Satie, la sonda Voyager y más. El orden musical y la unidad en el silencio se transforman en el plano que conecta las distintas historias. Es esta una de las elecciones más valientes del libro: no temer nunca enfrentarse con eso que muchas veces ya no queremos ni tocar, el sentido.

A lo largo de siete capítulos, Una ofrenda musical refuerza una forma de narrar que Sagasti investigó también en Bellas artes (2011) y Maelström (2015). La historia no es una, sino muchas, y se pueden leer, a la manera benjaminiana, como relámpagos de intensidad atemporal. El de Una ofrenda musical es un narrador que avanza con una lógica que no es la de los sueños ni la del mundo racional, sino la de un justo medio: la asociación intuitiva. Su tarea es la del costurero que cose con hilo traslúcido y logra una estructura arborescente que deslumbra.

La bella paradoja final es la siguiente: la apuesta más fuerte de Una ofrenda musical es invisible. Aunque deliciosamente escritas, las distintas historias —parece decir el libro— no importan tanto; ni la de del conde, ni la de Gould, ni la de la mejor canción compuesta por los Rolling Stones (una que nunca grabaron), ni la de Sherezade, ni todas las que podrían indefinidamente sumarse a esta constelación. Lo que en verdad importa es la línea asociativa que las hace señalar hacia ese mismo big bang musical y silencioso, como si todos sus personajes dijeran, en éxtasis: “¡eso, eso!”. Narrar, aquí, es intuir y construir correspondencias, de modo tal que, después de leer, uno queda recordando lo que decía Stendhal: que la belleza es promesa de felicidad. O reformulemos: de armonía.

 

Luis Sagasti, Una ofrenda musical, Eterna Cadencia, 2017, 128 págs.

LITERATURA ARGENTINA

El estereoscopio de los solitarios

J. Rodolfo Wilcock

Kit Maude

El año pasado tuve la suerte de ver una traducción mía al inglés del cuento “La fiesta de los enanos” de J. Rodolfo Wilcock publicada por la revista británica Granta. Sin pensar mucho, mandé … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El río imaginario

Sergio Taglia

Raúl A. Cuello

Sergio Taglia concibe la literatura como un soporte en el cual se puede develar el estado de impermanencia de la materia: el río imaginario, él y el puente en que transita pueden a su … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El tiempo de la convalecencia

Alberto Giordano

Silvio Mattoni

Históricamente, el género del diario adquirió la calificación de “íntimo” debido a cierto carácter no decididamente secreto, pero sí al menos suspensivo: se escribía durante cierto tiempo, meses, años, toda una vida, y después, … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Cuadernos de lengua y literatura, volumen X

Mario Ortiz

Marcelo D. Díaz

En el volumen X de los Cuadernos de lengua y literatura, Mario Ortiz aborda la materialidad misma de la lengua como si el poeta fuese un geógrafo. En el relato lírico de Ortiz se … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Seres queridos

Vera Giaconi

Jordana Blejmar

Vera Giaconi (1974) acaba de publicar en Anagrama su segundo libro de cuentos, Seres queridos. Se trata de diez relatos que exploran el lado oscuro de los vínculos afectivos, sobre un telón de fondo … leer más

LITERATURA ARGENTINA

El hombre de las ideas

Pablo Schiaffino

Matías Butelman

El hombre de las ideas, la primera novela de Pablo Schiaffino, nos presenta la atribulada existencia de Alfredo de los Palotes. Alfredo es un economista que descubre gradualmente las limitaciones de su ciencia para … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Una aventura

César Aira

Kit Maude

Hace un par de semanas, un prestigioso escritor argentino declaró en una entrevista: “Aira es más que Borges”. Dicen que es una costumbre saludable en las culturas que los hijos maten a sus padres … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Los mantras modernos

Martín Felipe Castagnet

Alberto Silva

Título atrevido para una novela que encara lugares comunes ripiosos, de esos que provocan ataques de pánico de puro obvios: “quiero y me quieren, todavía tengo expectativas, existe un futuro y es luminoso”. ¿Se … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Un drama eléctrico

Lucas Soares

Marcelo D. Díaz

En el nuevo libro de Lucas Soares predomina un tono epigramático, versos dispersos, breves como esquirlas, que articulan un único poema, juego de contrastes entre sonido y silencio. El mundo, desde esta perspectiva, es … leer más

LITERATURA ARGENTINA

Katsikas

Pedro B. Rey

Edgardo Scott

¿Qué podría querer decir hoy que un libro es muy literario? O esa otra expresión: un escritor de escritores. ¿Hermetismo? ¿Una nueva ola de lo que no hace tanto se llamó “literaturización”? No. Lo … leer más

ver más de LITERATURA ARGENTINA