LITERATURA IBEROAMERICANA

Prólogo para una guerra

Iván Repila

José Ignacio González

Una metáfora que ha hecho fortuna acostumbra a atribuir al arte de escribir un procedimiento análogo al de la arquitectura, en el que el folio en blanco sería el espacio en construcción; muchos autores han acudido a tal analogía, pero el singular empeño que Iván Repila se ha propuesto en Prólogo para una guerra consiste precisamente en construir su obra bajo esa premisa exacta, vale decir de manera literal. Así nos encontramos con una novela que se divide en las fases de un proyecto de edificación y que va creciendo frente a los ojos del lector desde el primer esbozo hasta la urbanización completa. Esto no quiere decir ni mucho menos que Repila nos desvele sus costuras o la estructura en la que va cimentando su argumento, ya que la maestría que exhibe en el oficio provoca que no podamos entender para qué sirve cada compartimento o cómo va colocando cada ladrillo hasta que el paisaje final se nos revele en su totalidad. Lo consigue mediante una prosa perfecta y precisa, que sabe ser críptica o reveladora cuando así se requiere.

Sabemos que Ayn Rand se ocupó en El manantial (1943) del arquitecto visionario, y que J.G. Ballard trasladó una figura análoga a la distopía de Rascacielos (1975) para mostrar que el tesón del primero era solipsista y enfermizo. En la misma estela, Prólogo para una guerra bascula sobre la creación de un monstruoso laberinto que Borges no podría haber imaginado ni en la peor de sus pesadillas, una ingeniería atroz que nos remite a Dante. Y es en ese infierno que se va haciendo físico y real donde se pierden los protagonistas de la novela sin saber bien qué quieren o lo que persiguen: su propio creador y la némesis de este, un desengañado que renuncia a la palabra para entregarse a una deriva casi situacionista.

La evolución de los dos personajes que se disputan el texto nos hace ir comprendiendo, según van encajando las piezas, que sus actitudes enfrentadas o sus anhelos inútiles no dejan de ser parejos, que sus búsquedas desesperadas acabarán confluyendo en el mismo lugar. Hay en el fondo un paisaje urbano deshumanizado, degradado; una crisis espiritual que es reflejo de la política; un dolor real que trasciende cualquier simbolismo o alegoría; gentes desubicadas en un entorno hostil fabricado ex profeso para su extrañamiento; un creciente rumor de insurrección civil por parte de los desposeídos, que torpemente se afanan en habitar plazas estériles; una visión desolada del mundo que se construye y conforma como proyección de nuestras mentes heridas.

 

Iván Repila, Prólogo para una guerra, Seix Barral, 2017, 288 págs.

LITERATURA IBEROAMERICANA

Así en la tierra como debajo de la tierra

Ana Paula Maia

Juan F. Comperatore

Diagramadora de microcosmos masculinos implacables, la brasileña Ana Paula Maia cuenta en su haber seis libros, cada uno de ellos el fragmento de una historia que sigue una temporalidad inversa respecto al orden de … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

El diablo de las provincias

Juan Cárdenas

Mario Hinojos

Los griegos nunca vieron un héroe clásico en Ulises. El viajero por antonomasia les resultaba demasiado embustero. Siempre fabricando argucias para sobrevivir. Dispuesto a casi cualquier cosa por vencer. Yo me acerco a El … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

La dimensión desconocida

Nona Fernández

Jorge Carrión

El último Premio Sor Juana Inés de la Cruz ha sido merecido por un libro no sólo excelente, sino también importante. Digo “libro” porque tiene aspecto externo de novela (como tal es presentada en … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Antígona González

Sara Uribe

Alejandro Higashi

Ejercer la violencia y padecerla parecería parte de nuestra naturaleza humana; llevar los resultados del ejercicio de la violencia al arte, también. Virgilio, en el libro XII de la Eneida, cuenta cómo Turno, enemigo … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Falso documental

Luis Chaves

Marcelo D. Díaz

Textos escritos durante casi veinte años conforman la obra poética del costarricense Luis Chaves. En cada libro hay un correlato narrativo con la experiencia poética. Escribir poesía y narrar son acciones que se confunden … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Anticristo

Javier Rodríguez

Jorge Carrión

Este libro es, al mismo tiempo, una novela gráfica, un catálogo de exposición, una crónica-ficción y una versión libre y dibujada de El proyecto de la bruja de Blair. En esa zona pantanosa se mueve … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

El regreso y otros relatos

Calvert Casey

Manuel Crespo

En el prólogo a El regreso y otros relatos, Antón Arrufat —gran escritor cubano y amigo de Casey— recomienda empezar la lectura por el cuento que da título al libro. Tal vez no sea … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Por breve herida

Margo Glantz

Mario Hinojos

En una entrevista para la agencia Télam aparecida en 2013, Damián Tabarovsky hacía decir a Ricardo Piglia: “No hacen falta más escritores vanguardistas, sino lectores vanguardistas”. Margo Glantz escribe como un lector vanguardista. Por … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Carta sobre los ciegos para uso de los que ven

Mario Bellatin

Mario Hinojos

Dice Elias Canetti en su Auto de fe que “nadie es más solitario que aquel que nunca ha recibido una carta”. Mario Bellatin parece empeñado en combatir ese abandono. Algunos de sus últimos libros … leer más

LITERATURA IBEROAMERICANA

Febrero 30

Amir Hamed

Enrique Foffani

Febrero 30 se abre y se cierra con la presencia numinosa de los gatos. No en el sentido baudelairiano, como emblemas de la voluptuosidad, sino en el de las sabias y misteriosas criaturas domésticas … leer más

ver más de LITERATURA IBEROAMERICANA