OTRAS LITERATURAS

Dios lo bendiga, señor Rosewater

Kurt Vonnegut

Marcos Crotto

Kurt Vonnegut maneja como nadie la tendencia del ser humano a desatar desastres colectivos, sea por impericia, maldad, instinto o mera estupidez. Sus novelas han recorrido la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto, las religiones y distintas ideologías políticas del siglo XX. En Dios lo bendiga, señor Rosewater, el objeto literario es algo mucho más cercano y tangible: el dinero. “Un monto de dinero es uno de los protagonistas de este relato sobre la gente, así como un tarro de miel podría ser el protagonista de un relato sobre las abejas”. Así empieza la novela.

Estamos en Estados Unidos por los años cincuenta del siglo XX. Quienes todavía le ponen el cuerpo a la economía productiva son románticos sin mucho sentido de la realidad, que van camino a la quiebra. La robotización avanza, y en las finanzas está la plata, por lo menos para los ricos que pueden pagar el consejo de expertos y así multiplicar panes sin sudar la frente. Pero cuando la masa popular busca imitarlos incursionando en la compra de acciones, hacen naufragar los pocos ahorros que esos inexpertos habían conseguido y a estos no les queda otra que trabajar, más esclavos que nunca. En este nuevo mundo que se impone, ¿qué valor tendrá un ser humano que no sabe o no puede producir bienes o servicios?

Una renta de 87.472.066, 61 dólares, el tarro de miel, le permite a Eliot Rosewater ganar 10.000 dólares por día, “domingos incluidos”, aunque no haga nada de su vida. Viene de una familia propietaria de un imperio que en algún momento tuvo fábricas y ahora se dedica a las maniobras especulativas. Eliot, ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial y doctor en Leyes en Harvard, quedó a cargo de la fundación filantrópica del imperio. Al ver su pueblo natal lleno de desocupados vagabundos y fábricas abandonadas, hace un juramento exaltado: “Amaré a estos americanos desechados, aunque sean inservibles y feos. Esa será mi obra de arte”. A pesar de estar borracho casi todo el tiempo, se encarga de ayudar a escuadrones de bomberos voluntarios, escritores, un pederasta, las víctimas del pederasta, artistas, etcétera. También da consejos por teléfono a quienes están angustiados. El conflicto aparece cuando un abogado de confianza, que conoce los vericuetos de la fundación, busca declararlo demente para desplazarlo de la presidencia y entregarla a otro Rosewater, un pobre diablo vendedor de seguros con instintos de suicida, que desciende de la rama de la familia que fue engañada y timada generaciones arriba.

Como en muchas obras de Vonnegut, el argumento pasa a un segundo plano o se suspende por un rato y la novela se transforma en un recipiente en el que van cayendo ocurrencias literarias, salidas de la imaginación tántrica del autor, que rara vez dialogan entre sí: clases magistrales sobre la Edad de Oro del Imperio Romano, reseñas de novelas de ciencia ficción, cartas, poemas, monólogos descolgados de la nada. Mediante este proceso de engorde desordenado y a través de un desfile de idiotas sabios —acaso los personajes marca registrada de Vonnegut—, se avanza en esta sátira en la que el dinero y su acumulación marchan en el tiempo rompiendo, destruyendo y creando sociedades, sin jamás retroceder o quedarse quietos.

Dios lo bendiga, Señor Rosewater es una obra inclasificable, tal vez no una obra maestra como Matadero 5, escrita apenas un año después, pero de una contundencia inesperada, y que logra sacar de las piedras (o del dinero), sin ningún esfuerzo, un humor que funciona como un arma de destrucción masiva capaz de extinguirnos, porque ese es nuestro destino para Vonnegut: destruirnos y empezar otra vez y sólo así sobrevivir.

 

Kurt Vonnegut, Dios lo bendiga, señor Rosewater, traducción de Carlos Gardini, La Bestia Equilátera, 198 págs.

OTRAS LITERATURAS

La caja de los deseos

Sylvia Plath

Federico Romani

Tal como señala su ex pareja Ted Hughes en el epílogo de esta compilación, el legado en prosa de Sylvia Plath permaneció mayormente inédito luego de su traumática muerte, acaso para no distorsionar o … leer más

OTRAS LITERATURAS

La galaxia caníbal

Cynthia Ozick

Juan F. Comperatore

La literatura de Cynthia Ozick (Nueva York, 1928) es un muestrario de erudición mordaz, irónica, de humor satírico; su escritura, robusta, acerada, es sobre todo un surtidor de metáforas de una singularidad y precisión … leer más

OTRAS LITERATURAS

Confabulaciones

John Berger

Javier Mattio

En unas pocas líneas, la escritura se muestra en su dimensión más literaria y literal, más maravillosa y enigmática, más pura y evidente. El deslumbramiento ocurre con las entradas sólo en apariencia dispersas que … leer más

OTRAS LITERATURAS

El vendido

Paul Beatty

Kit Maude

Una de las vetas más ricas, sabias y entretenidas de la literatura norteamericana es también probablemente la más trágica (el hecho de que haya competencia para este título es más trágico todavía): la tradición … leer más

OTRAS LITERATURAS

Reflexiones sobre Christa T.

Christa Wolf

Demian Paredes

¿Qué resta hacer con los restos de una vida? Una posibilidad, para quien escribe “ficción”, es compaginar e imaginar. Eso es lo que hace Christa Wolf en Reflexiones sobre Christa T., novela que se … leer más

OTRAS LITERATURAS

Los días de Jesús en la escuela

J.M. Coetzee

Juan F. Comperatore

Luego de algunos elogios dubitativos y la parva de críticas no menos erráticas con las que fue recibida su novela anterior, J.M. Coetzee vuelve al ruedo y ofrece la segunda parte de un proyecto … leer más

OTRAS LITERATURAS

Todos los cuentos

Raymond Carver

Inés Arteta

Con este título, Anagrama ha reunido en un solo volumen la obra narrativa de Raymond Carver: ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?, De qué hablamos cuando hablamos de amor, Catedral, Tres rosas … leer más

OTRAS LITERATURAS

Babilonia

Yasmina Reza

Manuel Crespo

Durante sus primeras setenta u ochenta páginas, Babilonia es una novela sobre fotografías. La narradora, Elisabeth, salta de una a otra imagen con la desesperación de no poder descifrar lo que ellas esconden o … leer más

OTRAS LITERATURAS

La maldición de Lono

Hunter S. Thompson

Federico Romani

En 1980, Hunter S. Thompson recibe la propuesta de una revista deportiva semidesconocida llamada Running para cubrir en Hawái la maratón de Honolulú (el “superbowl de las maratones”, como se la conoce en el … leer más

OTRAS LITERATURAS

Sanatorio La Clepsidra

Bruno Schulz

Juan F. Comperatore

Las ficciones de Bruno Schulz son piezas repletas de bifurcaciones y desvíos. Más aún: espacios para el despliegue de aquellos acontecimientos que el tiempo no logra abarcar. Concretamente, son piezas en las que un … leer más

ver más de OTRAS LITERATURAS