OTRAS LITERATURAS

El gigante enterrado

Kazuo Ishiguro

Juan F. Comperatore

De los varios rostros que Kazuo Ishiguro viene ofreciendo a sus lectores, este quizá sea el que más perplejos los ha dejado. Sin dejar de interrogar sus temas habituales (la mixtura entre recuerdo, olvido e identidad) y de recurrir a sus ardides predilectos (escamoteo de información en consonancia con el uso del punto de vista), Ishiguro se las arregla para urdir un relato pródigo en peripecias en la Britania postartúrica del siglo sexto o séptimo en el que pululan ogros, duendes y dragones. Axl y Beatrice, la pareja de ancianos que comparte el protagonismo de la historia, viven en una aldea dispuesta como red de madrigueras en la ladera de una montaña. Corren tiempos de paz entre britanos y sajones, y tiempos de olvido: nadie recuerda nada. Una de las hipótesis que campea en la novela es que una niebla corroe los recuerdos en un espesor vaporoso. A pesar de eso, la realidad convoca y cualquier ocasión —un hombro al viento, por ejemplo— es propicia para activar los resortes oxidados de la memoria (evocación que se detiene antes del reconocimiento). Astillas de reminiscencias son las que persuaden a Axl y Beatrice de emprender un viaje en busca de su hijo. En el camino se encontrarán con un guerrero sajón de notable parecido con el Beowulf del poema épico; con un niño con un don natural para la caza y la guerra y que porta la marca de un monstruo; además de las esporádicas apariciones del quijotesco y algo vetusto Sir Gawain, último sobreviviente de los Caballeros de la Mesa Redonda y sobrino del difunto rey Arturo. Este elenco dispar, suerte de “comunidad del anillo” enclenque y desmemoriada, se enfrentará al ejército de Lord Brennus, a ogros y duendes, a una orden de monjes penitentes y al dragón hembra Querig.

En medio del olvido generalizado, que vuelve caduca toda apelación a la memoria como reservorio de vivencias compartidas, sólo se tiene un par de muletillas para nombrar al otro y así evitar que se desvanezca en el paisaje cenagoso. Pero a medida que despunten los recuerdos, las dudas y flaquezas dirán presente, y Axl y Beatrice comenzarán un gradual cuestionamiento de su vínculo amoroso. Este es el otro trayecto que hace la novela, paralelo al de las peripecias, relacionado con el amor, la vejez y la muerte, y en el que algún papel jugará un barquero semejante al Caronte de Virgilio.

Por más tentadora que sea —después de todo están presentes sus características principales: viaje, batallas, magia, criaturas fantásticas—, la adscripción de la novela al género de la fantasía heroica o épica es problemática, en la medida en que la aceleración del pulso narrativo y el emplazamiento por fuera de la mirada del lector de las escenas resolutivas proponen un juego de expectativas truncas; de ahí la decepción ante el tratamiento expeditivo de estas. No es casual —pienso— que a Axl y a Beatrice se les prohíba el uso de velas; algunas cosas van a quedar a oscuras. En definitiva, lo que Ishiguro se propone es desbaratar el género por dentro. Sutil, sigiloso, como saboteador encubierto.

Entre lo individual y lo social, entre la alegoría y la parábola, la novela interroga los modos en que una sociedad administra su pasado, y sugiere que el fundamento de toda sociedad es el olvido; que sienta sus bases sobre un gigante enterrado. La pregunta es, ¿qué pasa si se recuerda aquello que se pretendía silenciado? En esta novela de ritmo hipnótico y cautivante, Ishiguro vuelve a mostrar su particular tendencia a la volubilidad.

 

Kazuo Ishiguro, El gigante enterrado, traducción de Mauricio Bach, Anagrama, 2016, 368 págs.

OTRAS LITERATURAS

Confabulaciones

John Berger

Javier Mattio

En unas pocas líneas, la escritura se muestra en su dimensión más literaria y literal, más maravillosa y enigmática, más pura y evidente. El deslumbramiento ocurre con las entradas sólo en apariencia dispersas que … leer más

OTRAS LITERATURAS

El vendido

Paul Beatty

Kit Maude

Una de las vetas más ricas, sabias y entretenidas de la literatura norteamericana es también probablemente la más trágica (el hecho de que haya competencia para este título es más trágico todavía): la tradición … leer más

OTRAS LITERATURAS

Reflexiones sobre Christa T.

Christa Wolf

Demian Paredes

¿Qué resta hacer con los restos de una vida? Una posibilidad, para quien escribe “ficción”, es compaginar e imaginar. Eso es lo que hace Christa Wolf en Reflexiones sobre Christa T., novela que se … leer más

OTRAS LITERATURAS

Los días de Jesús en la escuela

J.M. Coetzee

Juan F. Comperatore

Luego de algunos elogios dubitativos y la parva de críticas no menos erráticas con las que fue recibida su novela anterior, J.M. Coetzee vuelve al ruedo y ofrece la segunda parte de un proyecto … leer más

OTRAS LITERATURAS

Todos los cuentos

Raymond Carver

Inés Arteta

Con este título, Anagrama ha reunido en un solo volumen la obra narrativa de Raymond Carver: ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?, De qué hablamos cuando hablamos de amor, Catedral, Tres rosas … leer más

OTRAS LITERATURAS

Dios lo bendiga, señor Rosewater

Kurt Vonnegut

Marcos Crotto

Kurt Vonnegut maneja como nadie la tendencia del ser humano a desatar desastres colectivos, sea por impericia, maldad, instinto o mera estupidez. Sus novelas han recorrido la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto, las religiones … leer más

OTRAS LITERATURAS

Babilonia

Yasmina Reza

Manuel Crespo

Durante sus primeras setenta u ochenta páginas, Babilonia es una novela sobre fotografías. La narradora, Elisabeth, salta de una a otra imagen con la desesperación de no poder descifrar lo que ellas esconden o … leer más

OTRAS LITERATURAS

La maldición de Lono

Hunter S. Thompson

Federico Romani

En 1980, Hunter S. Thompson recibe la propuesta de una revista deportiva semidesconocida llamada Running para cubrir en Hawái la maratón de Honolulú (el “superbowl de las maratones”, como se la conoce en el … leer más

OTRAS LITERATURAS

Sanatorio La Clepsidra

Bruno Schulz

Juan F. Comperatore

Las ficciones de Bruno Schulz son piezas repletas de bifurcaciones y desvíos. Más aún: espacios para el despliegue de aquellos acontecimientos que el tiempo no logra abarcar. Concretamente, son piezas en las que un … leer más

OTRAS LITERATURAS

Toda la verdad

Mike Tyson

Vicente Montañés

“A veces me odio. Nunca quise ser ‘Iron’ Mike”, ha dicho Mike Tyson. André Agassi dijo algo parecido. ¿El deporte de élite no lleva a la felicidad? Este libro narra la agitada vida de … leer más

ver más de OTRAS LITERATURAS