OTRAS LITERATURAS

La Reserva Nacional Pushkin

Sergéi Dovlátov

Manuel Crespo

Durante la mayor parte de su vida, Sergéi Donátovich Dovlátov ni siquiera tuvo la fortuna de ser considerado un escritor de culto. Publicó poco y recién fue reconocido en Rusia años después de una muerte que lo encontró demasiado temprano y muy lejos de su país, devastado por un alcoholismo al que jamás culpó. Más bien lo contrario: “Sobre el daño que hace el alcohol se han escrito decenas de libros”, escribe al cierre de La Reserva Nacional Pushkin. “Sobre su utilidad, ni un folleto”.

Todos en la Reserva Nacional, empleados y visitantes, dicen amar a Pushkin. Es un amor castrense, performativo: importa menos el amor en sí que su declaración férrea y sin cuestionamientos. En algo más de un centenar de páginas, Dovlátov superpone las historias de dos escritores. Por un lado, la historia minúscula del narrador, un artista malogrado y dipsómano que trabaja como guía en la Reserva mientras retrasa la decisión de ser olvidado en su propia tierra o en el exilio. Por el otro, la historia en mayúsculas, la del poeta nacional, su legado devenido destino turístico para rusos de todas latitudes que dicen venerarlo con el mismo ímpetu ausente con el que saludan la bandera soviética y la memoria de la Revolución. La década del ochenta se cierne sobre la patria comunista y sólo queda el vodka para distraer a los habitantes de una nación que empieza a crujir desde adentro.

La escenografía decadente vigoriza el humor de Dovlátov. Más allá de las repetidas menciones a Hemingway, hay en él un dejo ligeramente norteamericano. El narrador de La Reserva Nacional Pushkin reacciona frente al absurdo que lo rodea con la acidez hiperlúcida que exhiben a menudo ciertos avatares de la literatura estadounidense. Sus borracheras quizás sean más ásperas, más vehementes, más “rusas”, pero la apelación incesante al sarcasmo como conducto de la epifanía ubica a Dovlátov en una línea que lo acerca al Henry Miller de los Trópicos, al mismo Hemingway de Fiesta, al Bukowski de cualquier novela y a varios otros autores que refinaron sus estilos a partir de la autodestrucción y el ridículo consciente.

Los relatos “Ariel” y “La uva”, mucho más breves y bastante menores en su factura, completan una colección que permite conocer a un escritor a la vez extraño y familiar, invisibilizado hasta hace poco por los caprichos de la crítica y de la lengua. De la mano de Irina Bogdaschevski, traductora de vasta carrera que falleció en 2016, Dovlátov se sirve de la autobiografía para reflexionar sobre el rol de cualquier artista, sea marginal o canónico, en una sociedad que no sabe exactamente qué hacer con él. Se trata de un problema que no ha perdido vigencia. Una vigencia que ojalá la obra de Dovlátov siga ganándose a fuerza de nuevas traducciones y próximos libros.

 

Sergéi Dovlátov, La Reserva Nacional Pushkin, traducción de Irina Bogdaschevski, Añosluz Editora, 2016, 166 págs.

OTRAS LITERATURAS

Una pizca de maldad

Ah Yi

Juan F. Comperatore

Se podría arriesgar sin temor a equivocarse la opinión de que el aburrimiento es algo elidido en la vida del sujeto contemporáneo; la parafernalia disponible de dispositivos de inducción y encauzamiento del deseo parece … leer más

OTRAS LITERATURAS

Highlife

Leye Adenle

Raúl A. Cuello

Easy Motion Tourist es —además del título original del libro de Adenle— un tema del intérprete nigeriano King Sunny Adé. Su estilo musical ha sabido fusionar ritmos tradicionales de distintas latitudes africanas: así, el … leer más

OTRAS LITERATURAS

En las alturas

Thomas Bernhard

Demian Paredes

Escrita en 1959 (y publicada treinta años después), En las alturas ya contiene todo lo que caracterizará —en formas y en temas— la obra narrativa de Thomas Bernhard: el odio y desprecio a las … leer más

OTRAS LITERATURAS

El oficio

Sergéi Dovlátov

Manuel Crespo

Complemento vivencial de La Reserva Nacional Pushkin, novela que Añosluz publicó el año pasado, El oficio retoma la huella temática que marcó la vida y la obra de Sergei Dovlátov: el lamento cáustico e … leer más

OTRAS LITERATURAS

Noche caliente

Lee Child

Javier Mattio

Nómade e imperturbable, militar y detective, héroe y asesino, criatura de culto y best seller: Jack Reacher es mucho más que las películas con Tom Cruise —una buena, la otra mala— que lo dieron … leer más

OTRAS LITERATURAS

Variaciones postales

Kazimierz Brandys

Marcos Crotto

Una de las últimas ofertas del menú de terapias alternativas para enfrentar desequilibrios de la cabeza son las “constelaciones”. Aparentemente, cargamos con los traumas y silencios de nuestros antepasados, que barrenan por la sangre, … leer más

OTRAS LITERATURAS

La galaxia caníbal

Cynthia Ozick

Juan F. Comperatore

La literatura de Cynthia Ozick (Nueva York, 1928) es un muestrario de erudición mordaz, irónica, de humor satírico; su escritura, robusta, acerada, es sobre todo un surtidor de metáforas de una singularidad y precisión … leer más

OTRAS LITERATURAS

La caja de los deseos

Sylvia Plath

Federico Romani

Tal como señala su ex pareja Ted Hughes en el epílogo de esta compilación, el legado en prosa de Sylvia Plath permaneció mayormente inédito luego de su traumática muerte, acaso para no distorsionar o … leer más

OTRAS LITERATURAS

Confabulaciones

John Berger

Javier Mattio

En unas pocas líneas, la escritura se muestra en su dimensión más literaria y literal, más maravillosa y enigmática, más pura y evidente. El deslumbramiento ocurre con las entradas sólo en apariencia dispersas que … leer más

OTRAS LITERATURAS

El vendido

Paul Beatty

Kit Maude

Una de las vetas más ricas, sabias y entretenidas de la literatura norteamericana es también probablemente la más trágica (el hecho de que haya competencia para este título es más trágico todavía): la tradición … leer más

ver más de OTRAS LITERATURAS