TEATRO

Cuando vuelva a casa voy a ser otro

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

El deseo de ser otro está entre los fundamentos de toda ficción, tanto en su producción como en su recepción, muchas veces incluso en el propio argumento —ahí están Don Quijote, casi cualquier novela moderna o tantos cuentos de Borges, si hacen falta evidencias—. Las creaciones teatrales de Mariano Pensotti tematizan esta cuestión: en aquellos Cineastas que con sus películas hechas de procedimientos teatrales borroneaban los límites entre la ficción y la vida, en los cuatro ya no tan jóvenes de El pasado es un animal grotesco que dejaban lo que creían que iban a ser para encontrarse con lo que eran y, más lejos en el tiempo, en aquel joven de Vapor que se hacía pasar por amigo de la infancia para visitar moribundos.

Cuando vuelva a casa voy a ser otro comienza cuando un ex militante revolucionario de los setenta se entera de que mientras estaban excavando para hacer una pileta en el jardín de la que fue su casa encontraron bolsas con objetos que él había enterrado durante la dictadura y había dado por perdidos. Así, cuarenta años después, se ve enfrentado a los restos de una persona que ya no es. Reconoce todos los objetos salvo un cassette, que va a disparar las varias historias que se entrecruzan: Manuel, el hijo director teatral, que intenta recuperar su prestigio haciendo otra vez la obra que lo consagró (guiño divertido que envía a El pasado…)  y, cuando está en eso, se da cuenta de que hay un impostor que se apropió de su creación; una cantante que lidera un grupo de rock y se encuentra con una historia de su padre desaparecido que cambiará su destino musical; un político de izquierda cuya pareja entra en crisis cuando pierde las elecciones y ya no encuentra sentido en su actividad política, y más. Todos los personajes ven tambalear la imagen que tienen de sí mismos, como si sus identidades hubieran sido hasta ese momento artificiales, teatrales, pero la salida no parece estar sino en el acceso a una nueva ficción en la que creer.

Al igual que en las otras obras de Pensotti, Mariana Tirantte crea un potente dispositivo escénico que opera como multiplicador del sentido de la dramaturgia: en este caso, dos cintas transportadoras siempre en movimiento van haciendo pasar las escenas y los objetos. Por otra parte, se usan recursos, teatrales y cómicos, que parecen provenir de un viejo museo de arqueología que busca preservar los rastros materiales de otras eras. La obra indaga en la arqueología de estas vidas, en las capas “geológicas” de estas familias, como todas atravesadas por continuidades y discontinuidades. Los actores (notables Mauricio Minetti, Santiago Gobernori, Andrea Nussembaum, Javier Lorenzo y Juliana Muras), con destreza técnica, entran y salen de la ficción, encarnan las frágiles identidades de sus criaturas, el vértigo del tiempo y las mutaciones que las atraviesan. A la manera brechtiana, unos carteles narrativos hacen avanzar las historias e interactúan lúdicamente con las escenas.

Las obras de Pensotti fuerzan los bordes de la especificidad teatral y la estiran hacia otras artes o, más precisamente, convierten en teatro procedimientos de otros lenguajes artísticos: el cine, la literatura narrativa, las artes visuales. Es como si sus obras llevaran en sí el deseo del teatro de ser otra disciplina artística, como los personajes que luchan por ser otros, como los propios espectadores que al salir de ver la obra y volver a casa descubren que son otros.

 

Cuando vuelva a casa voy a ser otro, dramaturgia y dirección de Mariano Pensotti, escenografía y vestuario de Mariana Tirantte, Centro Cultural General San Martín, Buenos Aires.

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

TEATRO

Gurisa

Toto Castiñeiras

Román Setton

Desde fines del siglo XIX, muchos son los teóricos y críticos que han anunciado la exclusión del drama del ámbito del teatro, que vaticinaron que el escenario habría de limitarse únicamente al espectáculo. Tendrían … leer más

TEATRO

Kantor. Wielopole, Mezrich, Wielopole

Mariana Obersztern

María Fernanda Pinta

“A partir de ese momento, una cosa fue clara para mí: era Tadeusz Kantor aquello polaco que mi padre elegía para darme”. Con esta confesión, Mariana Obersztern recuerda cuando su padre compró entradas y … leer más

TEATRO

El carterista

Gerardo Naumann

Marcelo Pitrola

El público se reúne y espera en la vereda del pequeño pero siempre versátil espacio teatral Elefante. Al ingresar ―resulta difícil no anticipar un poco la experiencia―, se descubre que la platea está ubicada … leer más

TEATRO

El ritmo (Prueba 5)

Matías Feldman

Daniela Berlante

La Compañía Buenos Aires Escénica, dirigida por Matías Feldman, viene desarrollando hace cuatro años un trabajo sostenido de investigación teatral que aborda diferentes aspectos de lo escénico: desde el lenguaje y la percepción hasta … leer más

TEATRO

Tarascones

Gonzalo Demaria

Lía Noguera

“¿Qué es la amistad sino una proximidad tal que no es posible hacerse ni una representación ni un concepto de ella?”, se pregunta Giorgio Agamben en un ensayo titulado “El amigo”. Cuando la cercanía … leer más

TEATRO

La terquedad

Rafael Spregelburd

Graciela Speranza

A las obras de Rafael Spregelburd se llega con la expectativa de un vendaval que agita el pensamiento y sacude los sentidos. Sopla infalible desde hace años, con torbellinos de imaginación, inteligencia y gracia, … leer más

TEATRO

La teoría del drama burgués del siglo XVIII

Peter Szondi

Marcelo Pitrola

Hay un notable hiato en el canon teatral dominante: se estudian y se versionan textos de los siglos XVI, XVII, XIX o XX. Heredado, usado, muy de tanto en tanto cuestionado o disputado, el … leer más

TEATRO

Como si pasara un tren

Lorena Romanín

Román Setton

A contrapelo de buena parte del panorama actual porteño, sin pretenciosas vueltas de tuerca, sin guiños al espectador, sin autorreferencialidad, Como si pasara un tren muestra de manera ejemplar todo lo que se puede … leer más

ver más de TEATRO