TEATRO

El rastro

Margo Glantz / Analía Couceyro / Alejandro Tantanian

Patricio O’Dwyer

“Y ni el sol ni la muerte pueden mirarse (impunemente) de frente”, reflexiona Nora García hacia el final de El rastro, después de ponerse sus anteojos de sol. Pero este gesto de autoprotección llegará para la protagonista demasiado tarde, cuando ya se haya expuesto demasiado al brillo paradójico que ha dejado tras de sí su ex marido. Siguiendo ese rastro ha regresado para participar de su funeral, después de muchos años, a la casa en la que convivió con él y con sus hijos. La certera adaptación de la novela de Margo Glantz realizada por Analía Couceyro (también intérprete de la obra) se centra en ese rastro ominoso que ha dejado el hombre del que Nora estuvo –y del que probablemente todavía está– profundamente enamorada. Ella regresa, como podría haberlo hecho en otras circunstancias la Nora de Ibsen, a saldar cuentas con el muerto, a comprobar, como espera, que Juan ha muerto solo como un perro. Ha sido expulsada de ese hogar por el egocentrismo de su marido, como aquella otra Nora (en esta ocasión, acompañada de sus hijos), pero el regreso le jugará una mala pasada. Constatará que, a fin de cuentas, todos recuerdan a Juan, que el mundo de la música que ambos compartían se ha convocado para despedirlo, que murió rodeado de sus amigos, desgajado por el sufrimiento físico, pero jamás solo. En el velatorio nadie parece reparar en ella; los visitantes no saben a quién dar el pésame; para la secreta satisfacción de Nora, Juan parece haberse ido sin deudos. Pero llegará María, una antigua amiga de la pareja, para no dejarle a Nora ni el mísero placer de la revancha ni la certeza de poder escapar a la perplejidad que la hace preguntarse qué hace ella ahí: María la tomará como su interlocutora por no saber, justamente, a quién dar ese pésame que se volverá siempre elusivo para Nora. María se propondrá, entonces, como el corifeo que denuncia la desmesura de la muerte obligando a Nora a enfrentar una y otra vez cada detalle de la enfermedad de Juan, su decadencia.

“El corazón tiene impulsos que la razón desconoce”, se repite una y otra vez Nora García, procurando entender el fallo del corazón de Juan, el motivo de su agonía y de su muerte, y cómo ese músculo (que ella fantasea guardar disecado junto a su cama) no cesa de hablarle en una lengua cuya traducción le resulta inabordable. En la puesta de Alejandro Tantanian, la obra fluye como la sangre de Nora; la acompaña un chelo (el instrumento que ella ejecuta y a través del cual conoció a Juan) que reproduce, cuando ya el corazón de Nora quiere decir basta, los latidos que amenazan siempre con desbocarse. La música es, como siempre en los trabajos de Tantanian, coprotagonista fundamental, contrapunto al soliloquio de Nora, quien descubrirá, en última instancia, que desearía ser amada en forma exagerada como Anastasia Filipovna en El idiota, de Dostoyevski –otra referencia central en la extensa obra de Tantanian–, pero que se verá inevitablemente sola, el corazón seco como si se hubiera encarnado en ella la muerte de Juan. El pésame tan deseado, el que la volvería a la vida, nunca llegará, y la muerte de Juan no será sino la coda de una pieza que ya no podrá ejecutar.

 

El rastro, de Margo Glantz, adaptación de Analía Couceyro y Alejandro Tantanian, dirección de Alejandro Tantanian, Teatro El Extranjero, Buenos Aires.

TEATRO

Orlando. Una ucronía disfórica

Emilio García Wehbi / Maricel Álvarez

Daniela Berlante

Quienes hayan seguido la trayectoria artística de Emilio García Wehbi y Maricel Álvarez podrán suponer que su Orlando. Una ucronía disfórica parte del texto de Virginia Woolf, nunca para transponerlo sino para reescribirlo. Y … leer más

TEATRO

Remar (un destino impropio)

Mariano Saba

Pablo Potenza

“El destino es un error de lectura”, le dice Rawson a Boris en uno de los tantos momentos de zozobra que padecen ambos personajes de Remar (un destino impropio), la obra de Mariano Saba … leer más

TEATRO

Arde brillante en los bosques de la noche

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

En un juego dinámico de encastres sucesivos las ficciones crecen dentro de las ficciones y se intrincan unas con otras. Hay una obra de marionetas que en un momento van a ver un espectáculo … leer más

TEATRO

Oberek, un bemol mayor

Mariana Obersztern

Marcelo Pitrola

En el espacio escénico, un piano de cola. Una pianista toma asiento y comienza tocar, acompañada por una orquesta que fue filmada y es proyectada en una gran pantalla. La pianista, también actriz, se … leer más

TEATRO

Caravana

Amparo González Sola / Juan Onofri Barbato

Mariano López Seoane

Caravana es un trabajo de exploración, de tanteo de límites. El público es invitado a contemplar el funcionamiento de una suerte de laboratorio en el que se separa a los seres de su ambiente … leer más

TEATRO

Parias

Antón Chéjov / Guillermo Cacace / Juan Ignacio Fernández

Marcelo Pitrola

Por la autobiografía artística de Stanislavski Mi vida en el arte, se sabe que Chéjov luchaba con denuedo contra la instalada interpretación de sus textos a partir del famoso “tedio chejoviano”. Una cosa es … leer más

TEATRO

Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse

Copi / Marcial Di Fonzo Bo

Mariano López Seoane

La llegada de Copi al Teatro Nacional Cervantes es un acontecimiento afín a la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género. Estamos ante marcas de la definitiva domesticación de la … leer más

TEATRO

El bululú

Osqui Guzmán / Leticia Gonzalez de Lellis

Romina Ronda

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este … leer más

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

ver más de TEATRO