TEATRO

Kantor. Wielopole, Mezrich, Wielopole

Mariana Obersztern

María Fernanda Pinta

“A partir de ese momento, una cosa fue clara para mí: era Tadeusz Kantor aquello polaco que mi padre elegía para darme”. Con esta confesión, Mariana Obersztern recuerda cuando su padre compró entradas y la llevó a la función de Wielopole, Wielopole que Kantor estrenó en Buenos Aires en el Teatro San Martín en los años ochenta. Su padre había nacido en un pequeño pueblo llamado Mezrich. Llegó a la Argentina dos años antes de que estallara la guerra. A pesar de los pedidos de su hija, no quería hablar su lengua natal. En esta sexta entrega del ciclo Invocaciones, por azar o por destino, Obersztern y Kantor se vuelven a cruzar.

De un lado, una directora particularmente interesada por las expansiones del teatro contemporáneo: el contacto con las artes visuales en función de la imagen y la espacialidad, la escritura en función de la puesta en escena y el trabajo con el actor. La obra teatral finalmente se configura como un dispositivo fuertemente concreto, material y, a la vez, una maquinaria artificial y metateatral, puesta en funcionamiento para generar un pensamiento sobre el teatro.

Del otro lado, el teatro de Kantor. Teatro postinformalista y posthappening. Escenario de maniquís, embalajes y objetos. Teatro clandestino durante la guerra y de experimentación y manifiestos a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado. Es, también, un teatro que retoma uno de los tópicos más transitados por los artistas de aquellos años de un modo singular: la relación actor-espectador en tanto igualdad y extrañeza radicales, como aquella que nos separa de los muertos.

Entre ambos, una pieza como Kantor. Wielopole, Mezrich, Wielopole. Obersztern espeja sus propios intereses y su propia figura en relación con la obra y la figura de Kantor, expandiendo los elementos, volviéndolos a la vez próximos y lejanos. Así, la directora se instala en la escena y habla en un polaco que no conoce, traducida al español por unos intertítulos electrónicos. Con un sobretodo y unos gestos característicos, juega el rol de Kantor; otras veces, reflexiona con Agustina Muñoz acerca de la construcción del espectáculo: desarticulación y rearticulación de la estructura de la obra invocada, reflexión sobre el teatro del presente, afirmación y negación de la idea de la muerte.

Los actores recuerdan en sus gestos, acciones y vestuario a aquellas figuras representativas del teatro de Kantor: un poco como autómatas, ejecutan una tarea que debe ser representada, repetida, a los efectos de conjurar un programa que continúa, sin embargo, abierto e interrogativo. Interrogaciones sobre el arte y la existencia, pero también sobre cuestiones absurdas y prosaicas.

Si la repetición de “Wielopole” en el título original ponía en tensión la otra ciudad que coexistía con la ciudad de la infancia de Kantor, “Mezrich” interpone otra geografía, a la vez igual y distinta que la del director polaco, la de una memoria heredada pero también la de una imaginación y una experiencia puramente teatrales.

 

Kantor. Wielopole, Mezrich, Wielopole, dramaturgia y dirección de Mariana Obersztern, Ciclo Invocaciones, concepto y curaduría de Mercedes Halfon, Centro Cultural San Martín, Buenos Aires.

 

Ver nota relacionada (1)

Ver nota relacionada (2)

Ver nota relacionada (3)

TEATRO

Orlando. Una ucronía disfórica

Emilio García Wehbi / Maricel Álvarez

Daniela Berlante

Quienes hayan seguido la trayectoria artística de Emilio García Wehbi y Maricel Álvarez podrán suponer que su Orlando. Una ucronía disfórica parte del texto de Virginia Woolf, nunca para transponerlo sino para reescribirlo. Y … leer más

TEATRO

Remar (un destino impropio)

Mariano Saba

Pablo Potenza

“El destino es un error de lectura”, le dice Rawson a Boris en uno de los tantos momentos de zozobra que padecen ambos personajes de Remar (un destino impropio), la obra de Mariano Saba … leer más

TEATRO

Arde brillante en los bosques de la noche

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

En un juego dinámico de encastres sucesivos las ficciones crecen dentro de las ficciones y se intrincan unas con otras. Hay una obra de marionetas que en un momento van a ver un espectáculo … leer más

TEATRO

Oberek, un bemol mayor

Mariana Obersztern

Marcelo Pitrola

En el espacio escénico, un piano de cola. Una pianista toma asiento y comienza tocar, acompañada por una orquesta que fue filmada y es proyectada en una gran pantalla. La pianista, también actriz, se … leer más

TEATRO

Caravana

Amparo González Sola / Juan Onofri Barbato

Mariano López Seoane

Caravana es un trabajo de exploración, de tanteo de límites. El público es invitado a contemplar el funcionamiento de una suerte de laboratorio en el que se separa a los seres de su ambiente … leer más

TEATRO

Parias

Antón Chéjov / Guillermo Cacace / Juan Ignacio Fernández

Marcelo Pitrola

Por la autobiografía artística de Stanislavski Mi vida en el arte, se sabe que Chéjov luchaba con denuedo contra la instalada interpretación de sus textos a partir del famoso “tedio chejoviano”. Una cosa es … leer más

TEATRO

Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse

Copi / Marcial Di Fonzo Bo

Mariano López Seoane

La llegada de Copi al Teatro Nacional Cervantes es un acontecimiento afín a la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género. Estamos ante marcas de la definitiva domesticación de la … leer más

TEATRO

El bululú

Osqui Guzmán / Leticia Gonzalez de Lellis

Romina Ronda

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este … leer más

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

ver más de TEATRO