TEATRO

Oberek, un bemol mayor

Mariana Obersztern

Marcelo Pitrola

En el espacio escénico, un piano de cola. Una pianista toma asiento y comienza tocar, acompañada por una orquesta que fue filmada y es proyectada en una gran pantalla. La pianista, también actriz, se interrumpe y como si fuera una emanación casi inesperada de la performance musical empieza la teatral. La acción dramática es mínima: la pianista atraviesa una suave crisis vital que la lleva a cuestionarse su vocación musical, la complexión de su memoria, las decisiones y omisiones —meditadas o inconscientes— que fueron hilando su destino. Las detenciones provocan algo de fricción con los músicos que, por supuesto, están para tocar: un par de ellos interactúan con la pianista desde la pantalla en un juego atractivo y risueño.

Oberek, un bemol mayor podría ser definida como un ensayo musical-teatral, que no se interesa por la representación de un decurso narrativo ni por esa entidad que suele llamarse “personaje”. La actriz y pianista María Zubiri, sutil y precisa, se apropia de un texto casi ensayístico acerca de la experiencia subjetiva del tiempo y de la memoria como dadores de identidad. Al tiempo que atraviesa su conflicto individual, la pianista es visitada por una mujer y un hombre (encantadores y sabios Adriana Aizenberg y José María Marcos) que juegan a que son su madre y su padre, pero no lo son o no importa: la ficción se erige, frágil, a partir de esos contrapuntos sin necesidad de construir relato. El “ruido” subjetivo de la protagonista surge de las pausas que ella impone a la interpretación musical y así aparece el teatro que se despliega entre ella y los otros.

“Pieza para piano, mujer, público y orquesta”, dice el subtítulo para dar cuenta de lo que es a la vez pieza musical y teatral. La portentosa y rica en matices composición musical de Ulises Conti lleva el ritmo de la obra. No hay nada aquí de uso de la música para distanciar y cortar la acción dramática o la identificación porque casi no se producen tales fenómenos; más bien sucede lo contrario: la actuación hiende el despliegue de la interpretación musical. Se diría que, por momentos, la música opera con tanta incidencia dramatúrgica como las palabras, sobre todo en el nítido clímax… ¿musical o dramático?

El oberek es una danza —y forma musical— polaca, ligada a la mazurka, en la que los bailarines giran rápido sobre su eje al tiempo que trazan un círculo mayor. La analogía es inevitable: en Oberek… el teatro y la música rotan sobre sí mismos, mientras bosquejan juntos otra figura. Entre las artes, la música tiene la prerrogativa de no plasmar ninguna imagen, de constituirse como una materia temporal y sonora que no configura representación. La pieza de Mariana Obersztern construye una teatralidad que se impregna de esa condición, a la vez que yuxtapone ficción e imagen teatral a la música. Otras de sus obras ya mostraron lo que puede lograr el teatro cuando se expande hacia las artes visuales o hacia la literatura. En Oberek… es la música la que conduce al teatro a salir de sí mismo.

 

Oberek, un bemol mayor, autoría y dirección de Mariana Obersztern, Teatro Sarmiento, Buenos Aires.

TEATRO

Orlando. Una ucronía disfórica

Emilio García Wehbi / Maricel Álvarez

Daniela Berlante

Quienes hayan seguido la trayectoria artística de Emilio García Wehbi y Maricel Álvarez podrán suponer que su Orlando. Una ucronía disfórica parte del texto de Virginia Woolf, nunca para transponerlo sino para reescribirlo. Y … leer más

TEATRO

Remar (un destino impropio)

Mariano Saba

Pablo Potenza

“El destino es un error de lectura”, le dice Rawson a Boris en uno de los tantos momentos de zozobra que padecen ambos personajes de Remar (un destino impropio), la obra de Mariano Saba … leer más

TEATRO

Arde brillante en los bosques de la noche

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

En un juego dinámico de encastres sucesivos las ficciones crecen dentro de las ficciones y se intrincan unas con otras. Hay una obra de marionetas que en un momento van a ver un espectáculo … leer más

TEATRO

Caravana

Amparo González Sola / Juan Onofri Barbato

Mariano López Seoane

Caravana es un trabajo de exploración, de tanteo de límites. El público es invitado a contemplar el funcionamiento de una suerte de laboratorio en el que se separa a los seres de su ambiente … leer más

TEATRO

Parias

Antón Chéjov / Guillermo Cacace / Juan Ignacio Fernández

Marcelo Pitrola

Por la autobiografía artística de Stanislavski Mi vida en el arte, se sabe que Chéjov luchaba con denuedo contra la instalada interpretación de sus textos a partir del famoso “tedio chejoviano”. Una cosa es … leer más

TEATRO

Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse

Copi / Marcial Di Fonzo Bo

Mariano López Seoane

La llegada de Copi al Teatro Nacional Cervantes es un acontecimiento afín a la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género. Estamos ante marcas de la definitiva domesticación de la … leer más

TEATRO

El bululú

Osqui Guzmán / Leticia Gonzalez de Lellis

Romina Ronda

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este … leer más

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

TEATRO

Gurisa

Toto Castiñeiras

Román Setton

Desde fines del siglo XIX, muchos son los teóricos y críticos que han anunciado la exclusión del drama del ámbito del teatro, que vaticinaron que el escenario habría de limitarse únicamente al espectáculo. Tendrían … leer más

ver más de TEATRO