TEATRO

Pasolini

Matías Feldman

Mariano López Seoane

Pier Paolo Pasolini fue asesinado brutalmente en noviembre de 1975. Eso dice la historia oficial. En la obra de Matías Feldman sigue entre nosotros, sostenido en una suerte de coma gracias al progreso de la ciencia. Desde ese umbral, sueña o recuerda una secuencia entrecortada de escenas al ritmo irregular que marca el respirador artificial. Literalización de un cliché: el poeta frente a su vida tal como se le presenta al borde de la muerte. Claro que en este repaso lo que desfila frente al espectador no son episodios de índole biográfica sino jirones de una obra y de un modo de intervención pública que marcaron a fuego nuestro breve siglo XX.

La decisión de revivir al autor es mucho más que un truco narrativo. Su presencia es central en la invocación irreverente que propone Feldman: son tres o cuatro los Pasolini que disputan el primer plano, turnándose para declamar reconocidas declaraciones incendiarias, corregir el tono de una escena en curso, activar un juego de espejos para protagonizar una discusión y hasta oficiar de personajes en los clips de Calderón, Che cosa sono le nuvole y Edipo rey que se encienden como un ritornelo en los noventa minutos que dura la obra.

Pasolini pendula entre dos procedimientos: la invocación propiamente dicha y lo que podríamos llamar mímica. Feldman es especialmente efectivo en esta segunda operación, cuando juega a ser Pasolini y lo reescribe, añadiendo algo de su propia cosecha. Un ejemplo son los momentos que hacen foco en la familia burguesa capitaneada por Andrea Garrote y Marcelo Subiotto, algo así como la familia de Teorema pasada por anfetaminas, y que alcanzan el cielo de los homenajes: nos movilizan como el texto y el film originales, recrudecen su violencia. Si este triunfo les debe mucho a las actuaciones (Garrote parece haber nacido para interpretar a esa madre que entiende su sinceridad agria como una forma de amor), también es obra de un trabajo textual astuto, en el que el estudio y el amor por la fuente no impiden la variación insumisa. En estas escenas sorprende ante todo el humor. Si las versiones originales de Teorema pulsan más bien una cuerda trágica, el cover que propone Feldman exprime la bilis negra de esa historia de amor hasta que destila su acidez cómica y sombría.

Esta oscuridad se amplifica en la puesta: la sala es un sótano oblongo y tanto la iluminación como el dispositivo escenográfico (una combinación siniestra de cortinas de plástico y muros móviles) nos recuerdan que estamos bajo tierra. Este dispositivo es manipulado por un trío de seres mitológicos que hacia el final de la pieza se revelan como encargados del infierno personal del muerto vivo. Esa escena le permite a Feldman entregarse a un lirismo que es recurrente en Pasolini, pero que está relativamente ausente de esta invocación. Sí: cuando no se aboca a la mímica insolente que acabo de celebrar, Feldman pone en escena a su oráculo para que exhiba sus dotes argumentativas y su talento para la polémica. Esta invocación propiamente dicha bordea el exceso. Hay que decirlo: después de Teorema, nadie necesita las palabras de su autor denunciando las miserias de la burguesía. La potencia de sus textos vuelve superfluo un recurso didáctico que ameseta el ritmo de la obra. Pasolini sufre así su pequeña caída cuando invoca al poeta para que se explique a sí mismo. Una pequeña caída que no mella el valor, la valentía de un contacto con el más allá hecho con las débiles tretas del teatro en una sociedad que puede prolongar artificialmente nuestra vida, pero aún no superó la tabla güija a la hora de comunicarse con los muertos.

 

Pasolini, dramaturgia y dirección de Matías Feldman, ciclo Invocaciones, concepto y curaduría de Mercedes Halfon y producción general de Carolina Martín Ferro, Centro Cultural San Martín, Buenos Aires.

 

 

TEATRO

Como si pasara un tren

Lorena Romanín

Román Setton

A contrapelo de buena parte del panorama actual porteño, sin pretenciosas vueltas de tuerca, sin guiños al espectador, sin autorreferencialidad, Como si pasara un tren muestra de manera ejemplar todo lo que se puede … leer más

TEATRO

Escritos. 1975-2015

Mauricio Kartun

Marcelo Pitrola

¿Es posible encontrar en un mismo libro un breviario teórico-práctico de dramaturgia macerado por años de experiencia docente, una revisión de muchos de los debates estéticos del teatro del siglo XX, un recorrido ensayístico … leer más

TEATRO

Himalaya

Juan Fiori

Mariano López Seoane

Encofrada en una sala tamaño dedal, Himalaya propone un viaje por los picos más altos del arte de la ilusión. La obra de Juan Fiori parece querer darle nueva vida a un sintagma exhausto: … leer más

TEATRO

Come en casa Borges / El perico tumba la paloma

Marc Caellas

Jorge Carrión

Con sus apropiaciones de textos literarios, trasladados a contextos inesperados para generar nuevas lecturas, Marc Caellas está creando su propio canon de la literatura universal. Un canon vila-matiano, pero no libresco, sino vivo y … leer más

TEATRO

El amor es un bien

Francisco Lumerman

Lucila Carzoglio

En Carmen de Patagones la soledad abunda, aunque la intención de amar también. Entre el océano Atlántico y la estepa patagónica, esa última ciudad de la provincia de Buenos Aires, su paisaje, se convierten … leer más

TEATRO

La crueldad de los animales

Juan Ignacio Fernández / Guillermo Cacace

Daniela Berlante

Patrice Pavis, uno de los teóricos teatrales más prolíficos y agudos de las últimas décadas, tiene una definición hermosa acerca de la naturaleza de un objeto tan controversial como la puesta en escena. En … leer más

TEATRO

Nadar mariposa

Lucas Lagré

Román Setton

Escrita y dirigida por Lucas Lagré, Nadar mariposa aborda la formación fallida de un deportista de alto rendimiento, que deviene entrenador de natación. Es, en este sentido, una especie de Anti–Bildungsdrama. El recorrido vital … leer más

TEATRO

Pequeños círculos

William Prociuk

Carmen Campanario

Qué bien se llevan el teatro y lo fantástico. A los dos les gusta la duda y desaprender certezas, fronteras de todo tipo: de tiempo, espacio, identidad, ficción y realidad, muerte y vida. El … leer más

TEATRO

El fiord

Osvaldo Lamborghini / Silvio Lang / Ignacio Bartolone

Mariano López Seoane

El dispositivo alucinado que ideó Silvio Lang para presentar El fiord en el marco del Festival Nueva Ópera Buenos Aires es cautivante y eficaz. Esta puesta exaltada, eco de un presente sombrío e insinuación … leer más

TEATRO

Cuando vuelva a casa voy a ser otro

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

El deseo de ser otro está entre los fundamentos de toda ficción, tanto en su producción como en su recepción, muchas veces incluso en el propio argumento —ahí están Don Quijote, casi cualquier novela … leer más

ver más de TEATRO