TEATRO

Pasolini

Matías Feldman

Mariano López Seoane

Pier Paolo Pasolini fue asesinado brutalmente en noviembre de 1975. Eso dice la historia oficial. En la obra de Matías Feldman sigue entre nosotros, sostenido en una suerte de coma gracias al progreso de la ciencia. Desde ese umbral, sueña o recuerda una secuencia entrecortada de escenas al ritmo irregular que marca el respirador artificial. Literalización de un cliché: el poeta frente a su vida tal como se le presenta al borde de la muerte. Claro que en este repaso lo que desfila frente al espectador no son episodios de índole biográfica sino jirones de una obra y de un modo de intervención pública que marcaron a fuego nuestro breve siglo XX.

La decisión de revivir al autor es mucho más que un truco narrativo. Su presencia es central en la invocación irreverente que propone Feldman: son tres o cuatro los Pasolini que disputan el primer plano, turnándose para declamar reconocidas declaraciones incendiarias, corregir el tono de una escena en curso, activar un juego de espejos para protagonizar una discusión y hasta oficiar de personajes en los clips de Calderón, Che cosa sono le nuvole y Edipo rey que se encienden como un ritornelo en los noventa minutos que dura la obra.

Pasolini pendula entre dos procedimientos: la invocación propiamente dicha y lo que podríamos llamar mímica. Feldman es especialmente efectivo en esta segunda operación, cuando juega a ser Pasolini y lo reescribe, añadiendo algo de su propia cosecha. Un ejemplo son los momentos que hacen foco en la familia burguesa capitaneada por Andrea Garrote y Marcelo Subiotto, algo así como la familia de Teorema pasada por anfetaminas, y que alcanzan el cielo de los homenajes: nos movilizan como el texto y el film originales, recrudecen su violencia. Si este triunfo les debe mucho a las actuaciones (Garrote parece haber nacido para interpretar a esa madre que entiende su sinceridad agria como una forma de amor), también es obra de un trabajo textual astuto, en el que el estudio y el amor por la fuente no impiden la variación insumisa. En estas escenas sorprende ante todo el humor. Si las versiones originales de Teorema pulsan más bien una cuerda trágica, el cover que propone Feldman exprime la bilis negra de esa historia de amor hasta que destila su acidez cómica y sombría.

Esta oscuridad se amplifica en la puesta: la sala es un sótano oblongo y tanto la iluminación como el dispositivo escenográfico (una combinación siniestra de cortinas de plástico y muros móviles) nos recuerdan que estamos bajo tierra. Este dispositivo es manipulado por un trío de seres mitológicos que hacia el final de la pieza se revelan como encargados del infierno personal del muerto vivo. Esa escena le permite a Feldman entregarse a un lirismo que es recurrente en Pasolini, pero que está relativamente ausente de esta invocación. Sí: cuando no se aboca a la mímica insolente que acabo de celebrar, Feldman pone en escena a su oráculo para que exhiba sus dotes argumentativas y su talento para la polémica. Esta invocación propiamente dicha bordea el exceso. Hay que decirlo: después de Teorema, nadie necesita las palabras de su autor denunciando las miserias de la burguesía. La potencia de sus textos vuelve superfluo un recurso didáctico que ameseta el ritmo de la obra. Pasolini sufre así su pequeña caída cuando invoca al poeta para que se explique a sí mismo. Una pequeña caída que no mella el valor, la valentía de un contacto con el más allá hecho con las débiles tretas del teatro en una sociedad que puede prolongar artificialmente nuestra vida, pero aún no superó la tabla güija a la hora de comunicarse con los muertos.

 

Pasolini, dramaturgia y dirección de Matías Feldman, ciclo Invocaciones, concepto y curaduría de Mercedes Halfon y producción general de Carolina Martín Ferro, Centro Cultural San Martín, Buenos Aires.

 

 

TEATRO

Remar (un destino impropio)

Mariano Saba

Pablo Potenza

“El destino es un error de lectura”, le dice Rawson a Boris en uno de los tantos momentos de zozobra que padecen ambos personajes de Remar (un destino impropio), la obra de Mariano Saba … leer más

TEATRO

Arde brillante en los bosques de la noche

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

En un juego dinámico de encastres sucesivos las ficciones crecen dentro de las ficciones y se intrincan unas con otras. Hay una obra de marionetas que en un momento van a ver un espectáculo … leer más

TEATRO

Oberek, un bemol mayor

Mariana Obersztern

Marcelo Pitrola

En el espacio escénico, un piano de cola. Una pianista toma asiento y comienza tocar, acompañada por una orquesta que fue filmada y es proyectada en una gran pantalla. La pianista, también actriz, se … leer más

TEATRO

Caravana

Amparo González Sola / Juan Onofri Barbato

Mariano López Seoane

Caravana es un trabajo de exploración, de tanteo de límites. El público es invitado a contemplar el funcionamiento de una suerte de laboratorio en el que se separa a los seres de su ambiente … leer más

TEATRO

Parias

Antón Chéjov / Guillermo Cacace / Juan Ignacio Fernández

Marcelo Pitrola

Por la autobiografía artística de Stanislavski Mi vida en el arte, se sabe que Chéjov luchaba con denuedo contra la instalada interpretación de sus textos a partir del famoso “tedio chejoviano”. Una cosa es … leer más

TEATRO

Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse

Copi / Marcial Di Fonzo Bo

Mariano López Seoane

La llegada de Copi al Teatro Nacional Cervantes es un acontecimiento afín a la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género. Estamos ante marcas de la definitiva domesticación de la … leer más

TEATRO

El bululú

Osqui Guzmán / Leticia Gonzalez de Lellis

Romina Ronda

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este … leer más

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

TEATRO

Gurisa

Toto Castiñeiras

Román Setton

Desde fines del siglo XIX, muchos son los teóricos y críticos que han anunciado la exclusión del drama del ámbito del teatro, que vaticinaron que el escenario habría de limitarse únicamente al espectáculo. Tendrían … leer más

ver más de TEATRO