TEATRO

Piedra sentada, pata corrida

Ignacio Bartolone

Alejandro Tantanian

Sucede a veces (pocas, excepcionales veces) que un autor desarma todos los paradigmas con su primera obra “pública” (claro, no necesariamente se tratará de la primera, ya que el ensayo y el error forman parte de una larga secuencia, una corriente que desemboca, sí, en la obra que deviene pública, que se presenta) y es más contundente ese desembarco, ese desarme, cuando la obra trae en su interior una extraordinaria, ácida y lapidaria mirada sobre la tradición.

Piedra sentada, pata corrida. Farsa civilizatoria, de Ignacio Bartolone, es una de esas excepciones. Mucho se ha escrito sobre cómo se inserta esta pieza (y el espectáculo que la contiene) en la gauchesca y en los “decires” de estos personajes que pueden ser leídos como alambiques del “hablar de la literatura”, pero yo quisiera entrar por una puerta lateral, quisiera leer el texto en sus diferencias y similitudes con otro texto que supo también fundar una memoria, construir un habla, otorgarle a una topografía su geografía definitiva: la de la imaginación.

El zoo de cristal de Tennessee Williams es la construcción de un pasado a partir de una memoria: la de Tom Wingfield. Es él quien recuerda, él quien construye ese leve y profundo relato familiar que es también la historia de ese país, la historia del Sur de ese país: los personajes hablan porque Tom recuerda o imagina (aquí son la misma cosa) a su familia: la fragilidad de Laura (espejada en su zoológico de cristal), la sujeción al pasado de Amanda, esa madre extraordinaria y nostálgica, fuerza centrípeta de la pieza y de la caída inexorable de la familia; todo en Amanda (o en lo que Tom evoca de Amanda) es un intento desesperado de volver al pasado. La imaginación de Tom, entonces, empeñada en reconstruir el pasado, en levantar a los muertos de sus tumbas. ¿Y qué otra cosa es el teatro sino el intento desesperado de permanecer, de postergar la muerte, de detener ilusoriamente el tiempo en un presente compartido?

Piedra sentada, pata corrida pone en su prólogo a un perro, Faustino, que deja de ladrar, se para en dos patas y habla (nos habla) para presentarnos (como un Tom animalizado, o como una de aquellas figuras del zoo de Laura, pero monstruosa, gigantesca, estallada) a su propia familia. Me gusta pensar esta caprichosa conexión entre estas dos obras: me gusta creer que Bartolone imagina a Faustino para presentar una familia indiscutiblemente argentina —muy alejada de aquellas que proliferan sin pausa en las carteleras hace años— así como Williams imagina a Tom para presentar la suya; allí (en El zoo…), la memoria piadosa sobre el pasado; aquí (en Piedra sentada…), la violencia del paisaje, la antropofagia como cultura. Tanto Williams como Bartolone construyen una memoria y reelaboran un lenguaje: piensan en el habla de sus personajes con el intento de fundar una civilización. Y lo consiguen. Me gusta pensar en Faustino escapado del zoo civilizado de Laura para derrapar en el desierto pampeano y contar una historia farsesca, única, argentina. Me gusta pensar en Piedra sentada dialogando con El zoo…, intentado construir un mito fundacional, pensando en el teatro que la precede para marcar una frontera, un límite, y asimismo generando una nueva manera de entenderlo, un exceso, un nuevo paisaje. Me gusta pensar en Piedra sentada… porque me permite unir pensamientos (como estos) tan poco afines entre sí. Porque me permite escribir este texto.

Vayan, vean, inspírense.

 

Piedra sentada, pata corrida. Farsa civilizatoria, dramaturgia y dirección de Ignacio Bartolone, Timbre 4, Buenos Aires. 

TEATRO

Orlando. Una ucronía disfórica

Emilio García Wehbi / Maricel Álvarez

Daniela Berlante

Quienes hayan seguido la trayectoria artística de Emilio García Wehbi y Maricel Álvarez podrán suponer que su Orlando. Una ucronía disfórica parte del texto de Virginia Woolf, nunca para transponerlo sino para reescribirlo. Y … leer más

TEATRO

Remar (un destino impropio)

Mariano Saba

Pablo Potenza

“El destino es un error de lectura”, le dice Rawson a Boris en uno de los tantos momentos de zozobra que padecen ambos personajes de Remar (un destino impropio), la obra de Mariano Saba … leer más

TEATRO

Arde brillante en los bosques de la noche

Mariano Pensotti

Marcelo Pitrola

En un juego dinámico de encastres sucesivos las ficciones crecen dentro de las ficciones y se intrincan unas con otras. Hay una obra de marionetas que en un momento van a ver un espectáculo … leer más

TEATRO

Oberek, un bemol mayor

Mariana Obersztern

Marcelo Pitrola

En el espacio escénico, un piano de cola. Una pianista toma asiento y comienza tocar, acompañada por una orquesta que fue filmada y es proyectada en una gran pantalla. La pianista, también actriz, se … leer más

TEATRO

Caravana

Amparo González Sola / Juan Onofri Barbato

Mariano López Seoane

Caravana es un trabajo de exploración, de tanteo de límites. El público es invitado a contemplar el funcionamiento de una suerte de laboratorio en el que se separa a los seres de su ambiente … leer más

TEATRO

Parias

Antón Chéjov / Guillermo Cacace / Juan Ignacio Fernández

Marcelo Pitrola

Por la autobiografía artística de Stanislavski Mi vida en el arte, se sabe que Chéjov luchaba con denuedo contra la instalada interpretación de sus textos a partir del famoso “tedio chejoviano”. Una cosa es … leer más

TEATRO

Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse

Copi / Marcial Di Fonzo Bo

Mariano López Seoane

La llegada de Copi al Teatro Nacional Cervantes es un acontecimiento afín a la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género. Estamos ante marcas de la definitiva domesticación de la … leer más

TEATRO

El bululú

Osqui Guzmán / Leticia Gonzalez de Lellis

Romina Ronda

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este … leer más

TEATRO

Diarios del odio

Roberto Jacoby / Syd Krochmalny / Silvio Lang

Ariel Schettini

Si las perspectivas desde las que se puede hablar de la puesta en escena de Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, son tan plurales, es porque se trata de una obra … leer más

TEATRO

La alegría

Ignacio Apolo

Marina Locatelli

Cuando Cary, la madre interpretada por Jane Wyman en Lo que el cielo nos da, el emblemático film de Douglas Sirk de 1955, se ve censurada por sus hijos por tener un novio mucho … leer más

ver más de TEATRO